domingo, 25 de septiembre de 2016

La cofradía del Dragón: las razones familiares de Alberto Pérez para defender al cajero de Scioli.



Nos vemos en el Club House. Tras la apurada aparición del ex Jefe de Gabinete provincial se escondía una buena explicación. Una sociedad, dos esposas, dos funcionarios, un monstruo en el jardín. Documentos exclusivos.


Por: Equipo de Eliminando Variables y Claudio Martino (@claudiomartino)


Cuando el 14 de septiembre de 2016 fue allanada la casa del ex funcionario sciolista Walter E. Carbone en el country Abril, se descubrió un bello y delicado dragón de metal de cuatro metros de altura con una bandera argentina en una pata y una caja fuerte empotrada en su interior. Muy normal. El ex jefe de gabinete del sciolismo, Alberto Pérez, se apresuró a defender al otrora funcionario. Sin que se le arrugase la cara de vergüenza, explicó que aquella obra de dudoso buen gusto era usada para guardar elementos de limpieza de la pileta, como lo haría cualquier otro argentino que coloca una figura de acero en su jardín con una bóveda dentro. Detrás de la explicación clorada se esconde una razón mucho más concreta: la relación societaria que une a las esposas de Carbone y Pérez. Y no, no se trata de una sociedad para ahorrar en cloro.

Walter Carbone fue el subsecretario administrativo de la Jefatura de Gabinete del gobierno bonaerense durante la gestión Daniel Scioli. Trabajó bajo las órdenes directas de Alberto Pérez y desde 2008 fue el responsable de administrar miles de millones de pesos del presupuesto provincial. En simultáneo fue el jefe de las finanzas de la fallida campaña “Scioli Presidente 2015”. Su gestión en ambos rubros está sospechada de haber malversado grandes cantidades de dinero cuyo destino final habría sido el uso de fondos públicos para promover la candidatura del gobernador y haber aportado a la mejora de la vida patrimonial de sus funcionarios más cercanos. La causa penal en la que se investiga el manejo de los fondos de campaña tras la denuncia de la diputada Elisa Carrió es llevada adelante por Álvaro Garganta, fiscal a cargo de la Unidad Funcional de Instrucción n°11 de La Plata.

Un dato que no es menor es que, antes de llegar al cargo de jefe administrativo en la Provincia, Carbone era un simple monotributista de baja categoría. ¿Su antecedente más notable? Fue socio de un locutorio en la ciudad de Buenos Aires junto con el exdiputado kirchnerista Martín Cosentino Moreto. Como suele suceder con muchos funcionarios, al llegar a un alto cargo gubernamental tuvo una racha inmejorable de buena suerte financiera. 

La conexión familiar. Silvina Noemí Lorenzo es la esposa de Walter Carbone y –según se investiga– quien aportó dinero de una herencia para que la familia pudiera comprar la casa dentro del country Abril. Sin el aporte súbito de tanto dinero, es muy difícil justificar cómo hizo un ciudadano para hacerse de tanto patrimonio cobrando menos de 100 mil pesos mensuales que, si bien no es un sueldo despreciable, no alcanza para el nivel de vida que permite gastos suntuarios tales como contratar a un artista para que le construya un bodoque de hierro con el único fin de guardar el limpiafondo y el cloro de la pileta. 

Según los registros impositivos de la sucursal Lomas de Zamora de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), Silvina Lorenzo es docente y trabaja en relación de dependencia en la categoría “servicios de asesoramiento, dirección y gestión empresarial”. Es además monotributista clase B con autorización para brindar “locaciones y servicios”. 

Su registro laboral indica que es empleada del Fondo Fiduciario Federal de Infraestructura Regional y que al mismo tiempo presta servicios en la oficina del Defensor del Pueblo. Probables incompatibilidades mediante, hasta aquí nada indica que haya tenido una carrera empresarial que explique su contribución para que el matrimonio pueda haberse mudado a un departamento en el edificio de la calle Callao 1618 del porteño barrio de la Recoleta. No es que sea una zona que diste con el espíritu Nac & Pop: el departamento queda a metros de la vivienda de la expresidente Cristina Fernández de Kirchner. Al mismo tiempo pudieron hacerse propietarios de una costosa casa en el country Abril, con lo cual resta saber si la mentada herencia alcanzó para dos adquisiciones inmobiliarias, para una, o tuvieron suerte con el plan Procrear: Abril Club de Campo, ubicado en el partido de Berazategui, es uno de los emprendimiento más caros de la zona zur del conurbano bonaerense, sus gastos de mantenimiento no son precisamente bajos, mucho menos si hay que mantener bien alimentado a un dragón que pernocta en el jardín. 

Uno de los negocios hasta ahora desconocidos de Silvina Lorenzo de Carbone es la sociedad CMS Consultores SRL. Creada el 1° de diciembre de 2010 la empresa tuvo por socios a María Marta Orella, a la psicóloga Gabriela Campana y a Slivana Lorenzo. La sede social fue establecida en la Avenida Montes de Oca 1762, piso 6, departamento “D”. Aparentemente, la unidad es enorme, ya que en la misma dirección fueron inscritas otras empresas denominadas “Aeromotores SA” y los accionistas de “Sistemas Integrados SA”, sin que pueda establecerse otra relación con la consultora de la empresa de Lorenzo.

Según la carta orgánica, el objeto de CMS Consultores SRL es “ejercer por cuenta propia o ajena o asociada a personas físicas o jurídicas nacionales, extranjeras o mixtas, públicas, privadas o mixtas, las siguientes actividades: Diseño de herramientas y metodologías para captar necesidades y expectativas. Asistencia técnica y asesoramiento en proyectos de investigación social, política y psicológica”, además de “evaluación de proyectos de inversión de todo tipo, estudios de factibilidad y pre inversión de planes, programas, proyectos de inversión (SIC)”.El objeto social se amplía luego a “realización de programas de entrenamiento para dirigir, instruir, y entrenar a grupos de personas” y “realizar encuestas, estadísticas, elaboración y análisis de datos”.

El acta fue firmada por el escribano Armando Malich. Si no le suena, le contamos que es el mismo tipo que el 12 de junio de 2014 dio fe de las donaciones hechas por un grupo de ciudadanos a la campaña de Daniel Scioli por 70 mil pesos. Fuentes reservadas que participaron de la campaña, sugieren que el mismo escribano prestó servicios en otras donaciones similares. El 20 de noviembre de 2013, CMS Consultores SRL anotó la salida de la socia Claudia Campana, quien cedió sus acciones a Lorenzo y Orella. El cambio de composición societaria había sido avalado también por el escribano Malich.


¿Quién es María Marta Orella, la socia que quedó como única compañía de la esposa de Carbone en la consultora? Nada menos que la actual mujer de Alberto Pérez. La sociedad de María Marta Orella con la esposa de Carbone explica el apuro de Alberto Pérez por salir a los medios apenas se descubrió la presencia de la caja fuerte dentro de la obra de arte que descansaba en el jardín de su ex subalterno. Ambas familias son vecinas del country y el propio Pérez reconoció haber ido en numerosas ocasiones a la casa de Carbone.



Ningún registro público muestra que CMS haya tenido actividad comercial relevante y las consultas en el mercado indican que nadie conoce siquiera de su existencia. Resulta difícil que aquella sociedad de objetivos sociales amplios fuera útil para justificar la fortuna del excajero de Daniel Scioli. O quizás haya que bucear en los registros provinciales para saber si facturó algún servicio que les haya permitido darle sentido al haber puesto los 30 mil pesos de capital que aportaron las fundadoras de la empresa al momento de crearla.

Por ahora, CMS Consultores SRL solamente sirve para explicar una actitud urgente del ex jefe de gabinete sciolista para justificar de un modo torpe la utilidad de aquella obra cumbre del arte escultórico contemporáneo argentino encontrada en un jardín del sur bonaerense.

12 comentarios:

  1. Qué lindo todo, ya sabía yo que los seres celestiales como los dragones traen buena suerte entre agrandafondos y blanqueos.

    ResponderEliminar
  2. No sean malos, el cloro es caro y no podían arriesgarse a que fuera robado, otro tanto para el barrefondo, caracho, no creen en nada Uds¡¡

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya pedimos a la Bolsa de Valores que lance una cotización diaria del cloro en NEw York y Tokio

      Eliminar
  3. PyMES familiares...un clásico kirchnerista...

    ResponderEliminar
  4. todo sea por la movilidad social ascendente...fiel a sus principio el PJ no deja de brindarles esa posibilidad a socios y allegados.

    ResponderEliminar
  5. Me extaña la poca cobertura mediatica de los grupos monopolios (ja) Conozco Nacho tus investigaciones serias y me duele que Scioli siga siendo un protegido,a no ser que estén esperando para tirarle un carpetazo. Excelente investigación. Saludos

    ResponderEliminar
  6. Me extaña la poca cobertura mediatica de los grupos monopolios (ja) Conozco Nacho tus investigaciones serias y me duele que Scioli siga siendo un protegido,a no ser que estén esperando para tirarle un carpetazo. Excelente investigación. Saludos

    ResponderEliminar