lunes, 9 de febrero de 2015

Documento: 12 años de kirchnerismo en TELAM (Primera Parte)

Por José M. Stella e Ignacio Montes de Oca

Dar a conocer la situación y novedades del país desde una óptica objetiva, buscando satisfacer la demanda de información de una sociedad de pensamiento diverso. Así de sencilla debiera ser la tarea de una agencia de noticias estatal sostenida por el dinero de los contribuyentes que pagan sus impuestos por igual, sin importar si  adhieren o no a las políticas del gobierno de turno. Pero TELAM Sociedad del Estado (TELAM S.E.), la oficina estatal de noticias, se ha convertido desde hace décadas en un órgano de propaganda y un agujero negro de recursos estatales en donde conviven militantes del actual partido de gobierno con otros heredados de otras administraciones y periodistas que intentan hacer su tarea de un modo profesional.

Nombramiento de Alberto Dearriba, el primer presidente K de TELAM
Desde el 07 de febrero del 2012, TELAM S.E. de está presidida por el miembro de La Cámpora y “ex bloguero k”, Santiago  “Patucho” Álvarez.  Álvarez,  reemplazó a Carlos Martín García, más conocido como Martín García, quien estuvo al frente de ese ente estatal entre octubre del 2010 hasta febrero del 2012.

Durante los más de tres años que lleva “Patucho” Álvarez al frente de la agencia,  el presupuesto a su cargo, según documentos oficiales, alcanzará la suma de $1.901.589.101. Se trata de un estimado inicial, ya que es posible que se repita el esquema de ampliar ese gasto a medida que avance el año, tal como viene sucediendo en ejercicios anteriores. A valor actual, calculado a 8.65 pesos por billete, la cifra del gasto desde el 2012 a la fecha, equivale a 219.8 millones de dólares.
Semejante cifra, que es similar a un presupuesto anual actual del Programa Fútbol para Todos, sirve para contar mediante la emisión de cables, el relato del modelo kirchnerista. Del análisis de la actividad de TELAM S.E., surge que con sugestiva frecuencia las únicas noticias oficiales “políticas” y “económicas” que se emiten desde esa agencia, son las declaraciones de funcionarios del Gobierno, las opiniones de la presidente, o comunicados de entidades estatales de poca o nula credibilidad fuera del círculo político oficialista. En contraposición, los pocos cables que se emiten de figuras de la oposición son, básicamente, aquellos en donde se critican entre ellos o en los cuales el oficialismo tiene algún interés coyuntural a la hora de darlos a conocer.  Cualquier persona puede corroborar lo que se dice en estas líneas, haciendo el ejercicio de acceder durante varios días a la denominada “Cablera” de TELAM S.E., o bien a la página web de la agencia.
Este despliegue de militancia oficialista se produce en un contexto de creciente gasto. Si se revisan las cuentas en el período que Álvarez lleva al frente de TELAM S.E., la pérdida (desahorro) en el lapso 2012-2015, alcanzará la impresionante cifra de $1.066.722.101, o US$ 123.3 millones a valor oficial actual.
Presupuesto 2003 de TELAM

Se podrá decir para mitigar un poco el impacto de estos números durante la gestión de “Patucho” Álvarez, que durante su mandato se inauguró en el 2014 y a un costo de 32 millones de pesos, un nuevo edificio de 8 pisos que centraliza las operaciones de TELAM S.E. O que se impulsó bajo su mandato el uso del video en noticias, televisación online de eventos –discursos presidenciales, comentarios en elecciones, etc.-, y la puesta en marcha de una radio online con la marca de la agencia oficial. Sin embargo, esos logros se opacan al comprobarse que el aumento del tamaño de la repartición se hizo a expensas de un aumento desproporcionado de la planta de personal en iniciativas que eran redundantes con las tareas que además realizan la Casa Rosada y la Jefatura de Gabinete, entre otros.
Las gestiones que más empelados agregaron a TELAM S.E. fueron la de Martín García y la de Santiago Álvarez, que incrementaron la dotación total de la agencia en un 51.5 por ciento, llevándolo desde los 612 trabajadores a comienzos del 2010, hasta los 927 con los que se piensa concluir el 2015.

Datos Generales: El período 2003-2015 del Kirchnerismo en TELAM
De acuerdo a un relevamiento realizado por (Eliminando Variables) en base a los 12 presupuestos  y 9 incrementos presupuestarios mediante decisiones administrativas que tuvo durante el “Kirchnerato”,  el gasto total que demandó la operatividad de TELAM S.E. desde el 25 de mayo del 2003 hasta comienzos de febrero del 2015, trepa a $3.476.720.814, cifra que – a valores actuales- equivalente a  401.9 millones de dólares a cambio oficial de 8.65 pesos, o –si se toma el valor individual de dólar en cada uno de los 12 años-, aproximadamente 700 millones de dólares.
En ese mismo lapso  las pérdidas de la agencia oficial se transformaron en multimillonarias. Por ejemplo, en el primer año de la gestión de Néstor Kirchner (2003), según el presupuesto al que accedió este blog, tuvo una pérdida (desahorro) de  $615.991; en contraposición, la pérdida proyectada para el 2015, bajo la gestión de Cristina Fernández, alcanza los $493.361.985. Es decir, un incremento en el pasivo de 80.092 por ciento desde el 2003, una cifra que podría ser considerada record para cualquier ente estatal en la historia argentina.

Objetivos del primer presupuesto K de TELAM
Aún existe algo más llamativo: El 91.7 por ciento del gasto total de TELAM S.E. durante el Kirchnerismo, es decir, $3.188.286.983, se dio desde el año 2008 en adelante, momento que coincide con el inicio de la primera de las dos presidencias de Cristina Fernández. El conflicto con el campo por la famosa resolución 125, en donde se buscaba subir fuertemente las retenciones a los granos, fue el puntapié de una feroz guerra del Gobierno contra el Grupo Clarín, que perdura hasta la actualidad. Es también en esta etapa en donde comienza el desembolso de cifras millonarias en el aparato de comunicación gubernamental, todos con fines propagandísticos electorales o coyunturales, como por ejemplo el rubro “Prensa y Difusión de Actos de Gobierno”  o el “Programa Fútbol para Todos”.
Durante el período 2003-2015, la agencia oficial de noticias también incrementó su personal en un 90 por ciento: De un total de 488 trabajadores en el 2003 hasta el actual proyectado de 927 para el 2015, muestran que TELAM S.E. se transformó en una fuente de empleo. Las fuentes consultadas dentro de la agencia indican que casi en su totalidad se trataron de puestos de trabajo otorgados como favores por simpatías políticas o personales. La ausencia de concursos abiertos o convocatorias públicas como regla de contratación indica que en la actualidad al menos la mitad de los trabajadores de TELAM S.E. forman parte de la militancia oficialista o su contratación se relaciona con ella.
En los tres gobiernos del Kirchnerismo, hasta el momento fueron nombrados formalmente cuatro presidentes en la empresa TELAM Sociedad del Estado: Alberto Enrique Dearriba (desde el 05/08/2003 hasta el 09/08/2005); Martín Enrique Granovsky (desde el 09/08/2005 hasta el 29/12/2009); Carlos Martín García (desde el 14/10/2010 hasta el 07/02/2012) y Santiago Álvarez (desde el 07/02/2012 hasta la actualidad).  Además, desde fines de agosto del 2010, gracias al decreto 1205/2010, firmado por Cristina Fernández, Aníbal Fernández y Amado Boudou, los miembros del directorio de la empresa poseen el rango y jerarquía de “Secretario de Estado”.
Hay que recordar que durante los diez primeros meses del 2010, quien estuvo a cargo de la agencia fue el que era entonces vicepresidente, Eduardo Sergio Daniel Fernández, más conocido por su seudónimo de “Sergio Fernández Novoa”, quien de acuerdo con crónicas de la época, firmaba documentos internos con el sello “vicepresidente a cargo de la presidencia”.

Presidencia de Néstor Kirchner: Alberto Dearriba y  la cuestionada gestión de Martín Granovsky
El 05 de agosto del 2003, mediante la firma del decreto 498/2003, Néstor Kirchner nombró al periodista Alberto Enrique Dearriba (por recomendación del ex Secretario de Medios Enrique Albistur), Armando Rubén Vidal y Guillermo Rolando Pérez como presidente, vicepresidente y director vocal de TELAM S.E. respectivamente, que unos días antes había sido trasferida desde la órbita de Presidencia de la Nación a la Jefatura de Gabinete, y cuyo titular por aquel entonces era Alberto Fernández. Como dato de color, el mismo día en que fue nombrado Dearriba, también se rubricó el decreto 497/2003 por el cual Adelina Olga “Mona” Moncalvillo era designada directora ejecutiva de Radio Nacional, que también dependía de Fernández.

Presupuesto 2004 de TELAM
Al momento de poner en funciones a la dupla Dearriba-Vidal, ambos periodistas especializados en temas legislativos, el entonces jefe de Gabinete Alberto Fernández,  afirmó que la decisión de nombrarlos había estado en que la pertenencia a los medios públicos “sea del Estado y no a un gobierno”, afirmando que eran “profesionales de calidad” y que a lo largo de su trayectoria habían tenido “independencia de criterio”. Poco  tiempo duraron esas promesas de Fernández.
Dearriba, en particular, no tuvo un “presupuesto kirchnerista” para trabajar en el 2003, ya que debió adecuarse al que había dejado sancionado Eduardo Duhalde antes de entregar el poder el poder el 25 de mayo de ese año.  Vale recordar, sin embargo, que ese año Néstor Kirchner realizó unas 70 modificaciones del Presupuesto, ninguna de las cuales recayó en TELAM S.E., ya que no era prioritario por aquellos días. El periodista, que hasta ese momento había sido secretario general de El Cronista Comercial y de La Voz,  secretario de Redacción de Página 12 y que se desempeñaba como miembro del staff de TELAM S.E., recibió parte de los  $32.282.771 (por aquel entonces, unos 10 millones de dólares) que originalmente habían sido distribuidos para la agencia  y un staff de 488 trabajadores.
Año 2004
El presupuesto de TELAM S.E. para el 2004, se incrementó en 20 millones de pesos respecto al del año 2003: $51.252.106 (unos US$ 16.5 millones en valores de aquellos días), concluyendo ese año con un total de 493 trabajadores. Fue el primer año en dónde el Kirchnerismo comenzó a definir a pleno su estrategia dentro de la agencia, afirmando el nunca cumplido precepto de “pluralismo político” entre sus objetivos. En septiembre del 2004, asumió como vicepresidente de Telam S.E. Felipe Enrique Yapur en reemplazo de Armando Rubén Vidal.

Nombramiento de Martín Granovsky como presidente de TELAM en el 2005
De acuerdo con la denominada Agrupación “Arturo Jauretche” de TELAM S.E., en el 2004 comenzaron una serie de inconvenientes con el personal en la gestión de Alberto Dearriba. Por ejemplo, en un comunicado emitido en agosto del 2005, esa agrupación afirmó que en diciembre del 2004 a un trabajador de la agencia “le rebajaron 1.500 pesos de sueldo y lo trasladaron a otra sección  con la tarea de “contar bidones de agua”. Las presiones sufridas le transformaron seriamente su vida personal y familiar”.  Ese mismo texto, a la vez, afirma que la jueza federal María Romilda Servini de Cubría allanó la administración de TELAM S.E., supuestamente porque un gerente general emitía planillas “cuatrillizas” de ciertas órdenes de publicidad.
Año 2005
Durante el año 2005, de acuerdo con datos a los que accedió (Eliminando Variables), se dispuso que el presupuesto de TELAM S.E. alcanzara los $46.952.684 (unos US$ 15.1 millones en la época). Fue, a la vez, el primer año en la era Kirchnerista donde la pérdida operativa fue más de la mitad que el gasto: $23.510.594. Dearriba se hizo cargo de la presidencia de TELAM S.E. hasta el 09 de agosto, y fue reemplazado por Martín Enrique Granovsky, que fue –según los testimonios de los trabajadores de la agencia- uno de los peores presidentes que tuvo la agencia de noticias en su historia.
Granovsky, ex Página 12, reemplazó a Dearriba justo cuando éste último cumplía dos años al frente de la agencia. Fue nombrado por Néstor Kirchner mediante el decreto 948/2005, firmado del 09 de agosto del 2005, siendo confirmado como su segundo el ex Página 12, Felipe Yapur y como director vocal, Guillermo Pérez.

Presupuesto 2005 de TELAM
Al asumir, Granovsky  se encontró con un staff de 493 personas, de las cuales 31 eran directores. En un discurso efectuado en Casa Rosada, que la comisión gremial aún recuerda, había afirmado que TELAM S.E. tenía que ser absolutamente honesta en términos administrativos, en términos de gestión y en términos intelectuales. Y agregó: “En TELAM no va a haber tergiversación de nada, en TELAM no van a haber mentiras”. Y concluyó: “TELAM no será neutral”.
Las palabras de Granvosky resultaban coherentes con una de las primeras operaciones de prensa que realizó TELAM S.E. en la gestión kirchnerista. Días antes de las elecciones nacionales del 2005, la agencia dirigida por el ex Página 12 fue responsable de emitir información errónea contra el entonces candidato a legislador porteño del ARI, el recientemente fallecido Enrique Olivera. En un cable de ese ente enviado a todas las redacciones abonadas se afirmaba que el ex director general de Deportes de la Ciudad, Daniel Bravo (hijo de un ex socio político de Elisa Carrio, Alfredo Bravo, fallecido en el 2010), había solicitado a la Oficina Anticorrupción que investigara si Olivera había omitido declarar más de 2 millones de dólares en su declaración jurada.
Según “la denuncia” de Bravo, Olivera era propietario de dos cuentas bancarias: Una perteneciente al Banco Credit Suisse First Boston de la Confederación Helvética por US$ 1.671.571 (cuenta número 420028471) y otra en la sede neoyorquina del HSBC, con un saldo de 566.157 dólares  (cuenta orden n 90037537). Bravo declaraba por esos días que había recibido “anónimamente” un sobre cerrado “con una notita que explicaba que la documentación era sobre dos cuentas no declaradas por Olivera”.

Presupuesto 2006 de TELAM
A partir de esa operación política la agencia tomó un rumbo definido: Se transformó en un medio del Gobierno para intentar poner en duda la credibilidad de opositores, apelando a ensuciarlos y denostarlos. Y no sería la única vez.  De hecho, tanto Carrió como Olivera denunciaron penalmente por "falsa denuncia, inducción con engaños al voto y calumnias e injurias" al entonces presidente Néstor Kirchner; al jefe de Gabinete, y jefe de Granovsky, Alberto Fernández; al titular de la agencia oficial TELAM S.E., Martín Granovsky, y el director general de Deportes porteño, Daniel Bravo. Carrió, a la vez, fue muy directa sobre los responsables de la operación: “El Presidente inició esto acusando a Olivera y quiero decirle a él y a (Alberto) Fernández que no sean cobardes, que la cobardía en un hombre es peor que en una mujer, que si la batalla es conmigo que me ataquen a mí, pero que se pongan los pantalones largos”. Fernández, en una actitud que dista de su posición actual de no haber hecho nada malo durante la gestión Kirchner, irónicamente le dijo a Carrió: “Una vez que les toca explicar a ella y a sus socios es un problema, y parece que estamos queriendo doblegar la voluntad popular”.
Casi dos años después,  en agosto del 2007, Daniel Bravo, se retractó de la denuncia contra Olivera al afirmar que los datos contra Olivera eran falsos y se creó injustamente un “manto de dudas sobre el entonces legislador”.
Desde ese momento, se marcó una nueva impronta en cómo sería manejada la información desde la agencia estatal de noticias. El uso de TELAM S.E. como usina de operaciones políticas fue “in crescendo” durante la misma gestión Granovsky y en las que le siguieron, a cargo de Carlos Martin García y “Patucho" Álvarez.
Año 2006
El año 2006, ya con Granovsky en plenas funciones, vio como TELAM S.E. recibió inicialmente $69.191.837 (unos 22.1 millones de dólares por aquel entonces), casi 25 millones de pesos más que en el 2005. Las pérdidas operativas alcanzaron ese año los $24.607.847 (US$ 8 millones por esos días), y el staff de trabajadores al concluir el año en la empresa trepaba a 560, es decir, en poco más de 12 meses de gestión habían sido contratadas 67 personas, de las cuales  42 eran directores (como se dijo antes, había 31 en el 2005).
Sin embargo, el 2006 será recordado por los trabajadores de TELAM S.E. como el año del “Paro de los 38 días” por parte de los trabajadores de la agencia. La medida de fuerza fue decidida a partir de la decisión de  Martín Granovsky de despedir a dos empleados de la agencia. Los agremiados de la agencia sumaron el pedido por la reincorporación de sus compañeros a un fuerte reclamo salarial para lograr recategorizaciones.
El paro se realizó entre los días 10 de abril y 18 de mayo del 2006. Allí se pedía la reincorporación inmediata del editor Hernán Pereyra, quien había sido despedido a comienzos de ese año por una supuesta trompada hacia Granvosky, y en la cual no hubo testigos, y de Jorge Azar, de administración, echado por supuestas irregularidades en el área de contaduría de la agencia.

Presupuesto 2007 de TELAM
El caso de Pereyra es particularmente interesante, ya que el entonces presidente de TELAM S.E. no pudo demostrar judicialmente la agresión, quedando expuesto negativamente frente a los trabajadores de la agencia. Y quizá lo más llamativo haya sido el uso de la Secretaría de Inteligencia, en este caso (una supuesta agresión) y como denunció el blog “TELAM (sin censura)”,  para realizar escuchas telefónicas  a periodistas de la empresa, y que quedaron reflejadas en el expediente judicial.
Granovsky inició una demanda penal contra Pereyra por el supuesto cachetazo. Sin embargo, la Justicia decidió sobreseer a Pereyra, ya que según el juez, “…las pruebas colectadas en autos no se ha podido determinar fehacientemente que los hechos investigados hayan efectivamente acontecido del modo en que fueran descriptos por el denunciante y por lo tanto no existe conducta que pueda atribuírsele a Pereyra como constitutiva de un ilícito”.  La decisión del magistrado, además, echaba por tierra las supuestas lesiones que Granovsky denunció, ya que “…no pudieron ser determinadas por no asistir el nombrado a que le efectuaran los exámenes médicos ordenados por el Tribunal al respecto”.
En ese caso, los testigos aportados –de acuerdo con el juez-,  también fueron contundentes: “…en los testimonios aportados por los testigos estos refirieron no haber visto marca alguna en el rostro que evidenciara la agresión que habría sufrido por parte de Pereyra”.
En medio del conflicto gremial, el 09 de mayo del 2006, se emitió desde TELAM S.E. un cable que estuvo a punto de incrementar aún más el conflicto diplomático que se tenía con el Uruguay por aquellos días. Eran épocas de disputa por la ex papelera Botnia (hoy UPM), y el tema se encontraba en el Tribunal de La Haya.
De acuerdo con ese cable,  conocido como el “sin 067”, TELAM S.E. distribuyó el despacho con declaraciones  de una supuesta “rueda de prensa” que dio Néstor Kirchner desde la ciudad de Viena. El texto, según recuerda un texto del matutino El Cronista, afirmaba que Kirchner había pedido “racionalidad” a su par del Uruguay, Tabaré Vázquez, para destrabar “vía el diálogo político y no por la justicia internacional”, la instalación de las plantas celulosas en la localidad de Fray Bentos.

Primera modificación de Presupuesto de TELAM en la era K
El caso es que a poco de ser emitido, la agencia denunció una “maniobra de sabotaje” al “emitir un cable equivocado” (SIC), decidiendo anularlo.  Al anular el cable  las autoridades de TELAM S.E. denunciaron un complot e informaron que “la Justicia Federal ya está investigando las causas y los responsables por la desprogramación deliberada de parte de los sistemas informáticos".
“TELAM aclara a los usuarios que el sistema de controles ha cambiado y fue reforzado y que los cables de la agencia continúan manteniendo el nivel de profesionalidad y confiabilidad habitual”, concluía la aclaratoria recordando que ese mismo día se ingresaba en el día 30 de conflicto laboral.
Sin embargo, jamás se realizó ninguna denuncia penal por el supuesto sabotaje. Sólo quedó el asunto como un papelón más, al igual que lo sucedido con un cable de la agencia distribuido el 25 de mayo del 2006, donde se afirmaba que en Plaza de Mayo se habían reunido “500 mil personas”, cuando los cálculos más optimistas para una aglomeración de personas en ese lugar alcanza los 110 mil personas. Minutos antes, el actor Coco Silly había dicho por los micrófonos dispuestos en el escenario que estaban reunidas unas 350 mil personas. Esa fue la denominada “Plaza del SI”, donde Néstor Kirchner lanzó la “Concertación Plural”, que dio origen a los radicales K, y con el ex gobernador mendocino Julio Cobos como emblema.
Año 2007
Para el año 2007, año de elecciones presidenciales, se le asignó inicialmente a TELAM S.E. 88.754.433, aunque durante el año, mediante la decisión administrativa 335/2007 de agosto, se le entregó una partida adicional a Martín Granovsky de $37.400.000. El gasto total ese año trepó a $126.154.333 (unos 40.7 millones de dólares a valor de esos días), prácticamente el doble que en el año 2006. La planta para ese año, según documentos en poder de este blog, trepaba a 592 empleados, 48 de los cuales eran directivos. La pérdida en ese año, alcanzó los $11.744.433 (unos 3.7 millones de dólares a valor dólar oficial del 2007).

Cantidad de trabajadores en TELAM a fines del 2003
Ese año, la Comisión Gremial interna de TELAM S.E. denunció que en el lapso de poco más de un año, Granovsky había hecho ingresar a la agencia un total de 130 empleados –los documentos oficiales en poder de (Eliminando Variables), en cambio, señalan que ingresaron 99 personas-, 13 gerentes y un abogado (Carlos Prim), con el fin de conformar una aparente “agencia paralela”, mudando las operaciones de varios sectores (como Internet, Ventas, Sistemas y Publicidad) hacia un edificio de la calle Defensa al 300.
A fines de julio del 2007, mediante el decreto 1132/2007, Néstor Kirchner y Alberto Fernández prorrogaron el mandato del combo Martín Granovsky,  su vicepresidente, Felipe Yapur, y el director vocal Guillermo Pérez hasta por lo menos el 10 de diciembre, aunque como se verá más adelante, la sucesora presidencial, Cristina Fernández, confirmó al ex Página 12 a cargo de la agencia.

Cantidad de trabajadores en TELAM a fines del 2007

El gasto durante los más de 4 años del gobierno de Néstor Kirchner en TELAM S.E. trepó a $288.433.831, que llevado a dólares en valores de aquellos días, significaban unos 93 millones de dólares.  Específicamente, entre el 2003 y el 2007, se cuadriplicó el gasto (desde $32.3 millones a 126.1 millones), mientras que las pérdidas totales (desahorro) de ese período alcanzaron los $61.250.105 (unos US$ 19.7 millones).
En ese mismo lapso, el personal se incrementó desde  488 empleados en el 2003 hasta 592, con el directorio aumentando desde 32 personas hasta 48, es decir, un 50 por ciento, fundamentalmente  en el período presidido por Martín Granovsky. Según los balances oficiales en poder de los autores que firman este artículo, el personal profesional y periodístico de TELAM S.E (efectivos y contratados) se incrementó desde 319 en el 2003 hasta 372 a fines del 2007, un 15.5 por ciento.
En cuanto a administrativos de la agencia, en el 2003 había 118 personas en la agencia estatal, mientras que concluyendo el 2007, la cifra se ubicaba en 154 (un crecimiento del área del 30.5 por ciento).
Al llegar a este punto de la historia, comienza a quedar en claro que el kirchnerismo fue tomando conciencia del valor que tenía TELAM S.E. para su estrategia de medios y para satisfacer la continua demanda de puestos de trabajo que le exigía su política de captación de adherentes.
En ese proceso, una agencia que se había distinguido por ser el sitio de encuentro de periodistas de las más variadas ideologías que iba dejando cada gobierno, recorría el camino para convertirse en un ente dominado por el partido oficial.  La estrategia fue incrementar el número de empleados propios sin importar que la agencia acumulase pérdidas cada vez más grandes en cada ejercicio.
En la segunda parte de esta nota, repasaremos las gestiones más recientes y explicaremos como es que TELAM S.E. se convirtió en uno de los más caros e ineficientes instrumentos de la propaganda oficialista.
En Twitter: @EliminandoV