domingo, 6 de septiembre de 2015

El enfermo de Echegaray: El caso Walker y el recaudador impasible

Por Ignacio Montes de Oca y José M. Stella

¿Quién es Juan Santiago Walker? ¿A quién le importa su nombre? ¿Sirve de algo saber que detrás de ese nombre se oculta la historia de 21 años de disputa contra la burocracia estatal, y una década de intentos estériles de despertar algún reflejo de sensibilidad en Ricardo Echegaray, el director de la Administración Federal de Ingresos Públicos?  No la hubo. Juan Santiago Walker murió el sábado 5 de septiembre del 2015. La morfina que se le administraba para soportar el dolor de una enfermedad terminal, en conjunto con el destrato del gobierno y la Justicia, marcaron sus días finales.

Parte de la demanda del fallecido Walker contra la AFIP
Apelar hasta el infinito, desgastar al “contrincante” de turno, ignorar o desobedecer fallos parece ser casi una constante en muchas reparticiones públicas desde la llegada del Kirchnerismo.  Pese a que funcionarios se llenan la boca de ser respetuosos con la Ley y sus decisiones, como así también la de pagar juicios, la realidad es otra. Y hasta debió intervenir la Corte Suprema de Justicia de la Nación en este asunto, por ejemplo en mayo del 2014, exhortando a un organismo como el ANSES a que se acaten las sentencias y se agilicen los procesos de pago a jubilados. El titular de ese ente, respondió que no se modificaría la actitud.  El ANSES, es uno de los tantos entes que tiene ese modus operandi.

La trampa

Juan Santiago Walker entró a trabajar en la Dirección General de Aduanas en 1978 con el legajo 18.100-5. En 1993 fue trasladado a la oficina de Paso de los Libres y al año siguiente fue dejado en la calle por medio de la Resolución 1040 del 28/4/94 firmada por Gustavo A. Parino, en ese entonces Administrador Nacional de Aduanas. Se usó como argumento para el despido con causa una investigación del inspector Rolando Mac Lean que acusaba a Walker y otros 14 empleados de cometer irregularidades en 168 permisos de exportación hacia Brasil. El reporte indicaba que “ (…) En lo concerniente al agente Walker, asesor del Administrador local en el área operativa – sector CO. TE.CAR. – no advirtió las irregularidades que se producían en dicho sector, que posibilitaron la concreción de la maniobra, no obstante sus funciones específicas…”.

Sin embargo, a raíz de esa irregularidad, se iniciaron dos causas judiciales que finalmente exoneraron a Walker de su culpa. En efecto, en los casos caratulados “Empresa Exportadoras-Importadores Krubia S.A. y otros s/Contrabando” (Expte. 1-11662/94), iniciada el 23 de marzo de 1995 y concluida en marzo de 1999, e “Ixemar y otros s/Contrabando calificado…” (Expte. 226/02) con fallo del 6 de abril de 2011, se concluyó que el agente aduanero fallecido ayer era inocente. Otro fallo de la Sala III de Casación avaló ese fallo el 18 de junio de 2012. El expediente 14.343 de Casación sobreseyó a Walker de toda responsabilidad luego de 19 años de estar procesado.

Con el tiempo, aquella remoción de los agentes aduaneros se mostró funcional a una serie de irregularidades que comenzaron a registrarse en ese paso aduanero y que cubrieron de sospecha el despido irregular de los empleados unos años antes.

En tanto duró el reclamo judicial, Walker tuvo que dedicarse a trabajar en puestos de la actividad privada que nada tenían que ver con su experiencia como agente aduanero y dar explicaciones sobre un proceso judicial por corrupción del que se sabía inocente. De acuerdo al relato de Walker ante la Justicia, fueron muchos años trabajando en puestos mal remunerados y sometido a la incertidumbre económica.

El 28 de abril de 2015, la justicia falló a favor de Juan Santiago Walker y ordenó que se le devolviera su puesto de trabajo en el Estado o se procediera a abonarle el dinero que se le adeudaba por haberlo despedido sin causa.

Astreintes que impuestos a Ricardo Echegaray hace unos meses
Armado con el fallo de la justicia, Walker pidió ser reincorporado a la Aduana con una nota dirigida a la Dirección de Asuntos Legales Administrativos el 25 de septiembre de 2012. Probada su inocencia, correspondía por ley que fuera repuesto en su cargo y le fueran pagados los sueldos desde el momento en que fuera echado injustamente, tal como lo había declarado la justicia en sucesivos fallos. El empleado a cargo de los asuntos legales de la aduana, Guillermo A. Sorrentino, rechazó el pedido de Walker calificándolo de “improcedente”. El 8 de julio de 2013 Walker volvió a reclamar su reintegro de a Marisa Virzi, titular de la Dirección de Personal de Aduanas. El resultado fue igual de inútil. En todo momento, los abogados de la AFIP rechazaban cada pedido argumentando que se trataba de un pedido “improcedente” o “perimido”, por considerar que ya había pasado mucho tiempo como para considerar válido el pedido de Walker.

El abogado de Walker, el Dr. Santiago Ruiz Rocha, decidió reforzar su pedido con un informe emitido por el Hospital Universitario Austral el 17 de marzo de 2015, en el que se demostraba que sufría una lesión en el cuerpo y cuello del páncreas compatible con cáncer y que su supervivencia estaba en serio riesgo. Lejos de conmoverse, los abogados de la AFIP rechazaron tal urgencia y se refirieron al cáncer de páncreas como una “grave enfermedad presuntamente acreditada por el demandante”.

Todo esto sucedía mientras los gastos provocados por el tratamiento médico se multiplicaban y Walker se veía impedido de generar ingresos por su evidente dificultad para trabajar. De allí que el éxito de su demanda era, para ese momento, mucho más urgente que un mero reclamo laboral o económico.

Y no se trataba de una demanda económica solamente; difícilmente un enfermo terminal que apenas podía resistir con la asistencia de la morfina, pudiera ser acusado de pretender dinero para viajar o darse otro lujo que el intentar llegar al otro día. Aún así, en los textos de los abogados de la AFIP y su director, se acusa sutilmente al demandante de tener pretensiones materiales exageradas.

Para darse una idea de lo que había dejado de percibir Walker por su cargo tras ser despedido sin causa, la liquidación de la demanda indica que tras 20 años de litigio en total se le adeudan $16.373.433,19 que corresponden a salarios, antigüedad, preaviso e indemnizaciones con su respectiva actualización por intereses por dos décadas de reclamo. Ahora bien, si se considera el costo de las dilaciones judiciales y el daño moral provocado por la decisión de afectar la vida de Walker en lugar de dar lugar a sus reclamos, el valor total de lo adeudado al ex agente escala a los 24.912.029,95 de acuerdo a la estimación de la demanda aprobada por la Justicia.

Ese valor representa un intangible difícil de estimar, si se considera que además de obligar a Walker a llevar un estilo de vida inferior provocado por una falsa imputación, se volvía más urgente porque los costos del tratamiento de su dolencia se incrementaban con el paso de cada día.

El abogado de Walker, en los escritos a favor de su defendido, presentó como argumento constante lo que consideraba una evidente afectación de los Derechos Humanos de Juan Santiago Walker, al privársele de la oportunidad de recibir aquello que consideraba justo y de limpiar su legajo, tal como lo indicaban las pruebas judiciales  a las que accedió (Eliminando Variables).

Ahora bien, aquella lesión de Walker fue al mismo tiempo una corroboración de su situación apremiante y un riesgo judicial. Si el demandante moría en el trámite, su esposa debería recibir 20 sueldos como compensación de parte de la repartición estatal, por lo que las postergaciones posteriores a la presentación del informe del Hospital Austral, eran una mera especulación de la AFIP para apostar a favor de un desenlace fatal antes que a un fallo definitorio. La diferencia era tan grande en contra de Walker, que su abogado, Ruiz Rocha, decidió apurar los tiempos judiciales con una serie de presentaciones para lograr una pronta respuesta judicial. En un pedido ante el Juzgado Nacional del Trabajo N° 25 reclamó que se le aplicara una multa tanto a la AFIP como a Ricardo Echegaray por entender que estaban dilatando una solución y que era suficiente que su cliente hubiera estado 7.665 días despedido, de los cuales 6.570 estuvo procesado siendo inocente.

La acción de la demanda tuvo su efecto. El 28 de mayo de 2015 el juzgado laboral N° 25 decidió aplicar la figura de “astreintes”. Ese procedimiento es utilizado para multar a las personas e instituciones que se niegan a obedecer un fallo judicial. Es lo que les sucedió, por ejemplo, a la funcionaria Cristina Caamaño, secretaria de Seguridad Operativa del Ministerio de Seguridad de la Nación, obligada por el juez Luis Armella en 2009 a pagar $500 diarios de su sueldo por negarse a desalojar un asentamiento en la barrio porteño de Villa Soldati. Los astreintes, fueron también aplicados a 4 funcionarios del gobierno nacional que integran el ACUMAR (responsables de llevar adelante el saneamiento de la cuenca del Riachuelo- Matanza). En ese caso, el mismo juez les fijó una multa de $5000 diarios por incumplir con la tarea que se les había encomendado.

En el caso Walker, se invocó la figura de los “astreintes” para aplicar una multa aún más elevada que en el caso ACUMAR. El fallo del 28 de mayo ordenó descontar $5.000 diarios del sueldo de Ricardo Echegaray en tanto no cumpliera la orden de reincorporar al ex empelado de la Aduana de Paso de los Libres e impuso una multa diaria de igual monto a la AFIP hasta que ambos se avinieran a cumplir con la justica.

Apelación de abogados de la AFIP por el caso Walker
En otras palabras, Echegaray fue obligado a sufrir un descuento de $ 155.000 mensuales. Si se considera que por el Decreto 484/87 no se puede embargar más de un 20% del sueldo si supera el Salario Mínimo Vital y Móvil, es posible imaginar a cuánto asciende el salario del recaudador de impuestos. Sumando lo que debían pagar Echegaray y la AFIP, la tozudez para aceptar un fallo que les resultó desfavorable demandaban $ 10.000 cada 24 horas, mitad de la cual era pagada con dinero de los contribuyentes.

Con mi sueldo, no

El embargo de su sueldo tuvo un efecto inesperado en Echegaray al provocar por primera vez en mucho tiempo una reacción diferente de la oficina de impuestos ante el caso Walker. Luego de años de apelar sin éxito, de insistir en la legalidad del despido de su ex empleado y de presentar medidas cautelares que fueron desechadas, decidieron ponerle un punto final que desnudó por completo su burla por la situación terminal de Walker.

El 19 de junio de este año firmó la Resolución 271/ 15 que ordenó reincorporar a Juan Walker en su cargo y reconocerle la categoría A7 que le correspondía según el trámite judicial.

Y el acto final de Echegaray fue típico de lo peor de la viveza criolla. El hombre que lucha para desarticular las trampas de los contribuyentes a la hora de no pagar sus obligaciones tributarias, sacó un as de la manga que hizo que superara al más audaz de todos los evasores: luego de aprobar la resolución para regresar a Walker, firmó otra más para despedirlo. Y para echarlo nuevamente invocó aquella medida disciplinaria que lo había dejado cesante en 1994, reponiendo toda la carga acusatoria contra quien ya había sido exonerado de toda culpa por la justicia. Fue un acto de prestidigitación judicial que le privó a Walker de toda posibilidad de su reivindicación por aquella falla que nunca cometió y de cobrar la totalidad de lo que había reclamado durante 21 años.

Al haber repuesto a Walker en su cargo, Echegaray cumplió con la Justicia y evitó el embargo sobre su sueldo. Fue una jugada calculada además para evitar que se siguiera afirmando que incumplía los fallos judiciales y, al mismo tiempo, privar a Walker de una parte sustancial de su indemnización, ya que la demanda por despido sin causa pasaría ahora a correr a partir del más reciente despido.

Y así, con un artilugio legal, el equipo de abogados de la AFIP apostó a ganador al saber que el tiempo corría en contra de Walker y que su muerte inminente provocaría un ahorro importante en la indemnización y las costas que debía pagar.

Como si todo esto no fuera suficiente para hacer más tristes los días finales de Walker, la agencia presentó una apelación para que revisara el caso a la Sala 6 de la Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo en donde, entre otros jueces, presta servicio desde enero de 2011 Graciela Lucía Craig, madre de Mariano Recalde, el presidente de Aerolíneas Argentinas. Ese cuerpo, aun luego de ser notificado del estado terminal de Walker, tardó dos meses en dar un dictamen y cuando lo hizo emitió una opinión de cuatro carillas basada en la opinión del Fiscal General, en lugar de elaborar uno propio.

El fallo a favor de Echegaray y la AFIP de la Sala 6 llegó el viernes 4 de septiembre de 2015 y dejó al demandante con el único recurso de apelar ante la Corte Suprema de Justicia. No hubo tiempo, Santiago Walker murió al día siguiente y con él la posibilidad de continuar adelante con la lucha judicial. Esa fue la extremaunción que le dieron la justicia y los abogados de la AFIP. Así, de la forma más dura y cruel, termina esta historia sobre el enfermo de Echegaray.

En Twitter: @EliminandoV

45 comentarios:

  1. Tengo un nudo en la garganta. Me cagaron el domingo muchachos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Queríamos publicarlo hoy, mientras velan a Walker.

      Eliminar
  2. Quedás desolado después de leer esto. Putear a Echegaray es una parte, el sistema está re podrido y es toda una mierda asquerosa. QEPD

    ResponderEliminar
  3. Hijos de puta!!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  4. Lloro de rabia. Qué impotencia. Maldito Echegaray. Le deseo la muerte como la de Walker a todos sus seres queridos y a el una larga vida llena de dolor.

    ResponderEliminar
  5. Debe haber cientos de estos casos. Esto que le hicieron que le hicieron a este hombre no tiene perdón. Indignada. Gracias Eliminando variables por sacarle a muchos la venda de los ojos!

    ResponderEliminar
  6. Estoy demolido después de haber leído esto. Destrozado y avergonzado de los funcionarios que tenemos.

    ResponderEliminar
  7. Este y Bossio deben tener "varios" casos como el que cuentan bajo su haber. Estoy muy mal después de haber leído esto

    ResponderEliminar
  8. Y como sigo mi día después de esto? Hay forma?

    ResponderEliminar
  9. Les deseo a cada uno de estos hijos de mil puta el triple de la humillación y padecimnientos que sufrió este hombre. No tienen perdón

    ResponderEliminar
  10. Estoy sin voz, sin ganas, con bronca, desahuciada. Gritar hijos de puta y cagar a tiros a esta lacra, sentimientos que me vienen todos juntos y amontonados. Que vergüenza vivir en un país asi

    ResponderEliminar
  11. "Un país en serio"? Hijos de mil puta. Escorias cínicos soretes. Adjetivar menos queda corto

    ResponderEliminar
  12. Este tipo es intocable. Haga lo que haga, zafa.

    ResponderEliminar
  13. Con pena y respeto digo: hay que sacarse el pacifismo de encima.

    ResponderEliminar
  14. Pescado podrido. Vayan al maxikiosco mejor, háganme caso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Probablemente no tengas ninguna culpa de haber nacido de 20 probables padres o de haber sido criado por cretinos. Pero, siendo una persona mayor, sí sos responsable de burlarte de un caso tan sensible

      Eliminar
  15. Duele el alma. Nada más.

    ResponderEliminar
  16. Tremendo, desolador, y demoledor. Los felicito por el trabajo que llevan adelante, lo que queda escrito no se pierde (del todo, o al menos eso espero). Fuerza!!!!

    ResponderEliminar
  17. Que decir después de todo lo que pusieron antes? Estoy muy mal y con mucha bronca. Gracias por dar a conocer esto

    ResponderEliminar
  18. DOLOR GIGANTE POR ESTE HOMBRE QUE NO CONOCI. ES INDIGNANTE Y DELEZNABLE LA ACTITUD DE ESTOS FUNCIONARIOS. LES DESEO LO PEOR

    ResponderEliminar
  19. Estoy espantando. Conmocionado. Aturdido. Una de las notas más fuertes que leí este año.

    ResponderEliminar
  20. Después de leer esta nota...no encuentro palabras para decir lo que siento. Q.E.P.D y un abrazo a su familia!!!

    ResponderEliminar
  21. Mierdas. Simplemente eso quiero decir.

    ResponderEliminar
  22. Indignante es poco. No hay manera de describir semejante salvajada.

    ResponderEliminar
  23. Que fue de la vida de Rolando Mac Lean? Responsable de la falsa acusación. Participe necesario que le dicen. Se lo podrá ubicar y enterar lo de la cagada que se mando en asociación ilícita con sus jefes? Que quiso ocultar? A quien le favorecía sacar a Walker? Que hechos sucedieron en esa aduana? Demasiadas preguntas sin respuestas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Existen varios nombres que colaboraron para que esta tragedia personal sucediera. A todos y cada uno de ellos, les deseamos el asedio de sus conciencias.

      Eliminar
  24. Hay muchos casos como este en los últimos años. Pero pocas cosas me enojaron tanto como esta.

    ResponderEliminar
  25. Gente de mierda. Qué podes esperar????

    ResponderEliminar
  26. Disculpen la grosería, pero qué tremendos hijos de puta Etchegaray y todo el resto de la banda de la AFIP. Especular con que la cotraparte se va a morir para no pagarle lo q se le debe es de una bajeza vomitiva

    ResponderEliminar
  27. Hay una usuaria de Twitter llamada Dra Alcira Pignata. Es bueno citarla en este momento: "Bala y fuego". Muchas gracias por dejarme expresar.

    ResponderEliminar
  28. Que mierdas que son todos, empezando por Echegaray. Especulando con la posible muerte de Walker para estirar el cumplimiento de la ley. Son un ascoooooooooooo!!!

    ResponderEliminar
  29. Tristeza Más allá de los EchegarayS o ParinoS ésto es una constante ligado a lo judicial Apelación tras apelación vas dejando la vida (Literal) Solo es saber, que miles de jubilados, han fallecido esperando una sentencia con referencia a los juicios iniciados a ANSES Marian Carra

    ResponderEliminar
  30. Pido disculpas por adelantado por la ignorancia legal e impositiva, pero no era posible que la causa fuera continuada por los deudos de Walker?
    Parece mentira que a veces cuando es cuestión de deudas, terminan persiguiendo a familiares, pero cuando es sobre algo que le terminó llevando la vida a alguien, y sobre todo cuando hubo lisa y llánamente un crimen perpetrado por el Estado, ahí se acaba.
    Indignación y tristeza absolutas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Walker falleció ayer y fue inhumado hoy, eso aún puede suceder.

      Eliminar
  31. Lo mismo hacen con los jubilados y pensionados; un exterminio en cuotas y de paso se burlan. Excelente artículo.

    ResponderEliminar
  32. Justicia lenta no es justicia. Echegaray es la frurillita de la torta que corona una infinita fila de mal partidos desidiosos que viven del estado con una justicia corrupta e inoperante. Un litigio no puede llevar toda una vida. Todo, todo, desde el comienzo de la historia con el manipuleo habitual de la agentes de la aduana hasta la viveza criolla del que encabeza la AFIP es el reflejo de la sociedad de mierda que conformamos los argentinos, un país con buena gente.

    ResponderEliminar
  33. Lo que da mas escalofríos es tener la certeza de que debe haber cientos de casos así...

    ResponderEliminar
  34. Este hecho es, de por sí, lamentable y repudiable. Pero si consideramos todos los jubilados a los que han caminado históricamente (este gobierno y varios de los anteriores) es de lesa humanidad (crimen perpetrado por el Estado de turno usando su poder en contra de ciudadanos, en forma sistemática).
    Hay miles y miles de casos de jubilados que empiezan un juicio, todavía no sale la sentencia y los caminan de nuevo, empiezan otro, y así sucesivamente hasta acumular varios. Puede que en vida lleguen a cobrar alguno, y le heredan el resto a sus hijos. Hasta ahí un problema de plata solamente, de por sí bastante cruel, pero muchas veces esa falta de plata se traduce en mal estándar de vida (tratamientos médicos, alquiler de vivienda, esparcimiento) que el aportante se ganó con décadas de descuento en su sueldo y no puede disfrutar en su retiro. Es imposible calcular cuántos de esos juicios heredados se convierten en muertes prematuras, o largos sufrimientos por enfermedades.

    ResponderEliminar
  35. Da para un especial de Lanata en el 13.

    Coincido con el comentarista de arriba, el pacifismo no sirve para un carajo.

    ResponderEliminar
  36. Leí el libro "Fuera de Control" de Matías Longoni sobre Echegaray. Esta nota deberia agregarse al libro como una especie de edición corregida, para mostrar la verdadera porquería que está a cargo de un organismo público.

    ResponderEliminar
  37. Si fuera el hijo de Walker, etchegaray no se me escapa, le descargo una 9 y me siento a fumar un pucho sobre su cabeza.-

    ResponderEliminar
  38. Conocí a Juan Walker, recién me entero de su fallecimiento. Sabia de su falsa imputación, así y todo era un tipo pacífico con el que daba gusto charlar.
    Mis respetos y Ojalá Echegaray pague por esta y por todas las trapisondas que hizo en la Aduan, pero esta mas que ninguna.

    ResponderEliminar