lunes, 24 de agosto de 2015

La vieja costumbre argentina del antisemitismo

Por Luciana Sabina e Ignacio Montes de Oca

Las sugerencias sobre un complot judío contra la Argentina se convirtieron en una moda entre muchos militantes oficialistas y, también, entre los que se le oponen. Las referencias a un poder judío mundial a partir del “suicidio” del fiscal Alberto Nisman y la defensa del "Memorándum de Entendimiento" con la República Islámica de Irán, despertaron las alarmas de las agrupaciones comunitarias y de los grupos que ven en el antisemitismo un peligro constante. Aunque resulte extraño observar semejante despliegue de ideas intolerantes, esto mismo ya sucedió muchas veces en el pasado. Y lo que parece un momento particular por la virulencia de los discursos contra los judíos, no es otra cosa que una cuenta más en el rosario de hechos similares que pueblan la historia argentina.

El "Plan Andinia"
Es curioso que el fanatismo judeófobo esté presente en estas latitudes desde el momento mismo de la llegada de los conquistadores españoles. Poca gente sabe que para embarcar hacia América, la corona exigía al colono un certificado garantizando que no era moro o judío. Pero como el Río de la Plata era la parte más recóndita del imperio español en América, esos requisitos se relajaban y los certificados podían ser comprados sin que las autoridades hicieran demasiado esfuerzo por controlar esas maniobras.

Así Buenos Aires, como demostró Mario Sabán, se pobló de “criptojudíos”, nombre que recibían aquellos que habían jurado convertirse de la fe judía a la católica pero que en la intimidad seguían practicando los ritos mosaicos. Buenos Aires y otras ciudades del virreinato como Córdoba, Tucumán y Santiago del Estero se convirtieron en ciudades sin sinagogas en donde una gran cantidad de hebreos vivieron su verdadera religión en secreto. El libro de Sabán “Judíos conversos: la influencia hebrea en los orígenes de las familias tradicionales argentinas” se presentan indicios que ligan a los apellidos patricios con la llegada de los criptojudíos.

Tal era la concentración de criptojudíos en la zona, que la sede de la Santa Inquisición en Lima recibió en 1620 una queja del comisario de Buenos Aires por las facilidades que se les daba para entrar y radicarse en la ciudad. Tan poco importaba el caserío costero que luego sería la capital argentina, que la Inquisición ni siquiera envió un solo torturador para averiguar si aquella denuncia era cierta.

El odio a los judíos en las redes sociales

Desde la independencia hasta finales de siglo, casi no se produjeron expresiones antisemitas masivas. Hubo que esperar a la oleada inmigratoria de 1870 que trajo a un numeroso contingente de extranjeros a estas tierras, entre ellos a una gran cantidad de judíos desde Europa que huían de las matanzas ocurridas en Rusia y otros estados de la región. En coincidencia con ese arribo, en Europa comenzaba a gestarse el nacionalismo y, dentro de él, un nuevo movimiento antisemita que tuvo su epicentro en Francia y luego se desparramó al resto del viejo continente.

En 1881, el presidente Julio A Roca envió a José María Bustos a Europa para que facilitara la llegada de judíos perseguidos por el zar Nicolás I. El decreto firmado el 6 de agosto de ese año lo dio atribuciones para gestionar la migración de hasta 60.000 judíos. La decisión le valió una furiosa crítica del diario La Nación, que juzgó que la inmigración hebrea tenía “…elementos heterogéneos que ni asimilan a él y más bien pueden producir su descomposición o su envenenamiento”. Fue en esa época que ese diario publicó en varias entregas la serie “La Bolsa”, una historia de clichés antisemitas escrita por Julián Martel bajo el seudónimo de José María Miró.
"Plan Andinia"

Incluso Domingo Faustino Sarmiento, que en principio había defendido su llegada, escribió en 1886 que “…el pueblo judío, esparcido por toda la tierra ejerciendo la usura y acumulando millones, rechazando la patria en que nace por un ideal que se baña escasamente en el Jordán y a la que no piensa volver jamás…”.
El decano de la medicina argentina, José Ramos Mejía, pasó a acusarlos de traer con ellos epidemias como la del tifus y por un tiempo los inmigrantes judíos tuvieron que pasar una cuarentena en la isla Martin García antes de ser autorizados a ingresar a Buenos Aires.

En esos días, comenzó a difundirse uno de los textos antisemitas por excelencia: Los protocolos de los sabios de Sion. Fue escrito y publicado a instancias de la policía secreta zarista hacía 1902 con el fin de justificar ideológicamente los pogromos. En los Protocolos se habla por primera vez de la tan famosa “conspiración judía internacional”, que se esgrimió tantas veces y sirvió a los fines más atroces.
Aunque el libro no tardó en revelarse como una inmensa fabulación, muchos antisemitas prefirieron darlo por cierto. Entre ellos, algunos integrantes de la derecha católica argentina que necesitaban darle un toque europeo a su furia contra los inmigrantes judíos.
 
Para el comienzo del siglo XX, el antisemitismo estaba asentado firmemente. El obispo de Buenos Aires, Miguel de Andrea, fue uno de los que le dio impulso a la idea de una conspiración judía contra la argentina y la religión católica en su territorio. Las palabras del monseñor eran repetidas en los boletines parroquiales y en los textos escolares. La Editorial eclesiástica “Hermanos de la Escuelas Cristianas”, distribuyó libros a los alumnos de las escuelas católicas en los que se decía que los judíos eran “un elemento que encierra en si un verdadero peligro moral y económico”.

Tanta retórica antisemita iba a tener tarde o temprano una consecuencia violenta. El 14 de mayo de 1910 una huelga general se derivó en una incursión de grupos antisemitas al barrio porteño de Once, donde un grupo al mando de Antonio De Marchi destrozó la “Biblioteca Rusa” y el diario comunitario “Avangard”, luego de apalear a cuanto judío encontraran a su paso.

El asunto se volvió más dramático en 1919. En el contexto de la huelga obrera y la represión contra los ocupantes de la fábrica Vasena, los grupos antisemitas volvieron a atacar a los barrios judíos. La “Guardia Blanca”, formada por ciudadanos de la clase alta y media porteña, avanzó sobre los distritos de Once, Villa Crespo y Caballito donde se concentraba la comunidad judía. La policía, acordonó la zona y se dedicó a observar la masacre.

Ancianos arrastrados con sus barbas atadas a las monturas, antisemitas que saltaban sobre las piernas de los judíos hasta reducirles los huesos a astillas, violaciones masivas, robos, incendios y ejecuciones fueron parte del paisaje mientras la Guardia Blanca llevó adelante la matanza. En la esquina de Corrientes y Junín, mientras tanto, el sacerdote Dionisio Nespal arengaba a los atacantes al grito de “Los judíos son los únicos culpables”.

Al terminar el día los barrios judíos presentaban un paisaje desolador. Nunca hubo una cifra oficial de víctimas. El embajador norteamericano reportó 1.356 muertos y 5.000 heridos en un informe enviado a sus superiores en Washington. Su colega francés citó las palabras que le dijera un dirigente radical, el partido de gobierno, que se había jactado de haber matado 40 judíos antes de que terminara el pogrom.

Todo esto sucedía cuando aún faltaban años para que llegara la “Noche de los Cristales” en Alemania de 1938 y en tiempos en que todavía Hitler era un soldado desmovilizado de las trincheras de la Primera Guerra.

Marchas de grupos piqueteros contra Israel
El antisemitismo llegó al gobierno a partir del golpe de 1930. El escritor judeófobo Gustavo Martínez Zuviría fue puesto al frente de al biblioteca nacional y el ministerio del interior fue dejado a Matías Sánchez Sorondo. Otros hombres de la derecha que venía atacando la existencia de judíos en la argentina aparecieron como interventores provinciales, decanos y asesores. Con su llegada, se inició el despido de maestros y empleados judíos de la administración nacional. La Legión Cívica, el grupo paramilitar del golpe que llegó a tener 34.000 integrantes, estaba comandado por el secretario de la presidencia, el general Juan Bautista Molina, que opinaba queen nuestro país los judíos suman 800.000. Verdadera máquina infernal destinada a establecer el más grosero materialismo, la tiranía del oro sobre el mundo” Y su periódico, el diario “Combatte”, repetía en sus ediciones el sutil slogan de “Guerra al judío. Odio al judío. Muerte al judío”.

En la era conservadora, en lugar de matar a los judíos, los funcionarios argentinos se dedicaron a evitar salvarlos del exterminio. Durante la gestión del canciller Carlos Saavedra Lamas, curiosamente nuestro primer Nobel de la Paz, se negaron casi todos los pedidos de visas a judíos alemanes que pedían emigrar para no terminar en los campos de concentración. La política de ignorarlos se extendió en los años siguientes mientras los nazis avanzaban sobre Europa capturando judíos para asesinarlos.

Fue la época de oro de los pasquines antijudíos como “Clarinada”, que no escondían su propósito al imprimir tapas con la imagen de un monstruo con la Estrella de David amenazando a la Argentina y contenidos que llamaban a eliminar a los hebreos. “Azul y Blanco”, “Cabildo”, “Crisol”, “El Pampero” e incluso la revista de la curia “Criterio” llenaron sus páginas de odio antisemita. Que esas revistas tuvieran un público masivo – “El Pampero” llegó a tirar 70.000 ejemplares semanales - y que muchas de ellas fueran sostenidas con fondos de la embajada nazi en Buenos Aires, no eran una casualidad.

Más demostraciones contra Israel
Por esos años que también se empezó a difundir la idea que los judíos querían apoderarse de la Patagonia Argentina. Se basaban en una propuesta real del Baron Hirsh de llevar a los judíos dispersos a esa región para alentar sus suposiciones. Pero, aunque luego esa idea fue descartada a favor de la radicación en Medio Oriente, a los antisemitas no les importó y siguieron adelante con sus elucubraciones conspirativas.

La idea, que muestra que esos delirios llegaron intactos al presente, se fundamentaba en la presencia de “extraños viajantes judíos en la zona”, como denunciaba Crisol en su edición de julio de 1935. Esa revista incluso llegó a publicar una nota en la que daba por cierto un plan judío liderado por un comerciante de Zapala de apellido Ortega – cuyo verdadero nombre era “Orteguinsky” para los trasnochados redactores de la nota – cuyo objetivo era apoderarse de la Patagonia argentina y declarar un estado independiente. Avancemos por un instante y recordemos que el 12 de septiembre de 2003 el entonces jefe del ejército argentino, el general Roberto Bendini, denunció la presencia de “mochileros israelíes” en la Patagonia para notar que aunque parezcan delirios provocados por la ingesta de LSD, tales historias no son para nada intrascendentes.

La influencia del antisemitismo se repitió en el golpe de 1943, cuando la flor y nata de los admiradores del nazismo llegaron al poder. El GOU, el grupo de oficiales que facilitó el golpe, estaba poblado por algunas figuras del antisemitismo y admiradores del régimen nazi que para ese momento era conocido por la matanza de millones de judíos. En las reuniones del GOU participaron Gustavo Martínez Zuviría y Juan Queraltó, el jefe de la Alianza Libertadora Nacionalista, agrupación que solía tener como lema “Haga patria, mate a un judío”.

Con Juan Domingo Perón en el gobierno en los primeros días de 1946, el antisemitismo mutó en la bienvenida a lo peor de la inmigración de criminales de guerra. Nunca pudo probarse que Perón fuera antisemita, pero sí que se rodeó con la flor y nata del nazismo que representaba fielmente la peor cara de esas ideas. El grupo de asesores que formó para importar a cientos de asesinos de judíos provenientes de Europa estaba formada por hombres tales como el croata Branco Benzón, médico personal del presidente y ex embajador del régimen ustasha que asesinó al 94 por ciento de los judíos de Croacia, por el ex oficial de las SS Carlos Fuldner y el director de migraciones Pablo Diana que escribió libros justificando el exterminio de los judíos. Es cierto que Perón estuvo entre los primeros en reconocer la existencia de Israel, pero no menos cierto es que durante su gobierno el antisemitismo militante de los funcionarios que elegía impidió el ingreso legal de muchos hebreos que buscaban refugio en la Argentina mientras sus victimarios entraban en masa y eran recibidos con protección y contratos estatales.

No menos llamativo es que se alentara y protegiera la presencia en Argentina de algunos nombres paradigmáticos de la masacre judía como Adolf Eichmann y Josef Mengele. Éste último, pese a su prontuario, llegó a comer con Perón, que nunca podría haber ignorado que se trataba del símbolo del nazismo prófugo.
En los años que siguieron al derrocamiento de Perón el antisemitismo no se quedó quieto. De tanto en tanto, los grupos antisemitas lanzaron ofensivas contra personas e instituciones de la comunidad judía local. En 1957 nació la agrupación Tacuara, formada por un grupo de jóvenes de la derecha eclesiástica argentina. De inmediato definieron entre sus adversarios a los judíos. Su jefe, Alberto Ezcurra Uriburu, dijo en un discurso que “…pretenden mandar en esta tierra los sucios judíos de Libertad y Villa Crespo, que ellos o sus padres vinieron de los infectos guetos y los infectos prostíbulos de Nivers y Paris. Los judíos se infiltraron en todas partes…”.
Los miembros de Tacuara comenzaron a vestirse con correaje militares y camisas pardas similares a las de los nazis. El saludo con el brazo extendido y la ceremonia de iniciación que usualmente consistía en atacar a los judíos, no dejaban duda sobre su calidad de herederos de los discursos judeófobos de décadas anteriores. Tacuara desapareció en 1964 cuando sus integrantes fueron asimilados por el peronismo o por grupo de la derecha e izquierda más radicalizada esparciendo aún más estas ideas antisemitas. Su despedida fue el 20 de noviembre de ese año, cuando tomaron el Cabildo porteño y desplegaron banderas nazis y de Tacuara mientras posaban con el saludo nazi ante las cámaras.

En los años siguientes el antisemitismo se vio en los atentados contra sinagogas y colegios judíos de las grandes ciudades argentinas.
En 1969 entró en escena Walter Beveraggi Allende, un profesor universitario que denunciaba – otra vez – una estrategia judía para apoderarse de la Patagonia denominado “Plan Andinia”. El libro es una verdadera joya del conspiracionismo de baja calidad. Pese a ello, muchos argentinos toman su contenido como cierto y en los días de la crisis del 2001, las páginas de internet se inundaron de referencias al Plan Andinia. Beveraggi Allende construyó un delirio de reuniones secretas, ejércitos judíos listos para tomar las ciudades del sur argentino e incluso locuras tales como el uso de la cordillera como heladera gigante para guardar alimentos y venderlos a precio vil. Incluso se arriesgaba a decir que Bahía Blanca sería la capital del futuro estado hebreo cuya protección sería responsabilidad de la ONU, los británicos y EEUU. Confrontado por el juez tucumano Lucio Vallejo que quiso saber si eran ciertas sus afirmaciones, el fabulador tuvo que admitir en mayo de 1972 que no contaba con pruebas de la conspiración. Aun así el libro sigue siendo una biblia para los antisemitas locales.

El antisemitismo volvió a organizarse en 1973, esta vez desde el estado. El Comisario Alberto Villar, rescatado del retiro por el presidente, fue la cara visible de los grupos paramilitares que formaban la Triple A. Villar no sólo era un confeso admirador del nazismo sino que además formó una plana mayor integrada por antisemitas convencidos como él. En los cursos políticos que dictaban a los policías y civiles que iban a integrarse a la Triple A, se regalaban llaveros con la esvástica como regalo de egreso, solo para dar un indicio de la ideología que los animaba.
Ese antisemitismo siguió cuando la Triple A pasó a integrarse en los grupos de Tareas de la dictadura militar que gobernó a la Argentina desde el 24 de marzo de 1976. Aunque la cúpula militar no expresaba antisemitismo – de hecho Israel tuvo una relación estrecha con ese gobierno – en las patotas, el odio a los judíos era tan usual como extendido. Abundaban historias de varios centros de detención clandestinos en donde los miembros de esa comunidad recibían el peor trato posible e incluso la existencia de murales con símbolos nazis.
La detención y desaparición del periodista Jacobo Timerman fue un ejemplo de ello. Su captor, el general Ramón Camps, lo interrogó largamente sobre el Plan Andinia, como si aquellas denuncias de Clarinada en 1935 y las posteriores de Beveraggi Allende hubieran tenido algo de cierto.
Con la llegada de la democracia el antisemitismo no se replegó. Por el contario, logró institucionalizarse en el Partido Alerta Nacional, una escisión de una agrupación del Partido Justicialista liderada por Alejandro Biondini. Años antes, Biondini había sido designado dentro de la cúpula del peronismo porteño y entró en contacto con los grupos judeófobos que habían sido parte o alentado a la Triple A. Biondini y José María Rosa, quien había estado ligado a la embajada nazi durante la guerra, fundaron en 1980 la revista “Línea”, que entre artículos de análisis político deslizaba conceptos con “la sinagoga radical” para aludir a la presencia de funcionarios judíos en el gobierno del radical Raúl Alfonsín.


Ataque terrorista contra la AMIA en 1994
La persistencia del discurso antisemita volvió a expresarse en forma violenta el 17 de marzo de 1992 y el 18 de julio de 1994 cuando dos explosiones arrasaron la embajada de Israel y la sede de la entidad comunitaria AMIA en el centro porteño. Aunque aún no se tiene certeza de los autores del atentado, no existe ninguna duda que los ataques no podrían haber sido perpetrados sin la existencia de cómplices locales y, además, que el naturaleza antijudía de los actos descartaba que se trataba de grupos o personas que militaban en el antisemitismo.

Llegando al presente, comienza a quedar claro que el antisemitismo no es, como podía ser en el siglo pasado, un asunto de la derecha política. También la izquierda adoptó un discurso contra los judíos potenciados por el conflicto en Medio Oriente y la situación de los palestinos en Gaza.
El dirigente piquetero Luis D´Elía, es quizás quien expresa mejor esa postura. Amparado en la solidaridad con los palestinos, no esconde el nerviosismo que le provocan los judíos y expresa ese sentimiento amparándose en una presunta militancia contra el sionismo, tal como lo vienen haciendo generaciones sucesivas de antisemitas.
Fue durante una marcha en apoyo a los palestinos en agosto de 2005 que D´Elia le reclamó a los judíos argentinos que “le reclamaran a su gobierno”, haciendo referencia a una supuesta lealtad de los argentinos hebreos hacia el gobierno de Tel Aviv, una acusación que es una constante entre los antisemitas desde el nacimiento del Estado de Israel. Es el mismo dirigente que no dudó en calificar despectivamente como “paisanos” a los miembros de la comunidad judía, afirmación que le valió una demanda por discriminación.
La postura de D´Elía contra el judaísmo se reflejó también en otros actores políticos que usaron la causa palestina para expresar su antisemitismo como sucede con la agrupación Quebracho y otros grupos de dudoso origen y vínculos con los servicios de inteligencia. Si bien los reclamos por un territorio para las palestinos que se amontonan en Gaza o están exiliados en diversos puntos del planeta es totalmente racional, aquella demanda de los que dicen defender a un grupo nacional en apuros no se repite para otros pueblos similares como el kurdo o, si se prefiere, para las etnias de pueblos originarios que fueron desalojados de sus territorios en la argentina.

La muerte del fiscal del caso AMIA, Alberto Nisman, el 18 de enero de 2015, disparó una nueva ronda de aseveraciones cargadas de tensión hacia los judíos. Desde la presidente Cristina Kirchner que hizo una imprecisa alusión al texto de “El Mercader de Venecia” de Shakespeare – en donde aparece el estereotipo de judío usurero en la figura de Shylock - y la actividad de los “fondos buitres” liderados por miembros de esa comunidad, hasta la abierta acusación de algunos de sus subalternos sobre la posible existencia de un plan sionista ejecutado por el Mossad israelí detrás de la denuncia del fisal, la idea de que existe un poder hebreo secreto mundial que se opone a la existencia o el bienestar de los argentinos, volvió a demostrar su vigencia.

Es evidente que, lamentablemente, la sociedad argentina parece ser permeable a los absurdos del antisemitismo. Una encuesta del 2011 para la DAIA del Instituto de Investigaciones “Gino Germani” –dependiente de la UBA-, mostró datos preocupantes. Según el sondeo: el 30 por ciento de los encuestados no quería tener vecinos judíos, el 82 por ciento creía que lo más importante para estos era hacer buenos negocios y ganar dinero y el 65 por ciento consideró que tenían demasiado poder en los mercados financieros internacionales. El 23 por ciento de los encuestados los culpaba de la muerte de Cristo. El 39 por ciento veía como algo negativo que los judíos desempeñen cargos políticos de importancia y el 45 por ciento afirmó que no se casaría con una persona de origen hebreo. El estudio fue elaborado a partir de encuestas a 1.510 personas de ambos sexos, entre los 18 y 65 años, incluyendo a todas las clases sociales, habitantes del Área Metropolitana bonaerense y de otras siete ciudades del país. Mendoza es la provincia con mayor percepción negativa de la población judía, ocupando Tucumán el segundo puesto del indocto podio.
Como señala Umberto Eco en su libro “El Cementerio de Praga” “es necesario un enemigo para dar al pueblo una esperanza” y en caso de que no exista se lo inventa o pueden atribuírsele pruebas falsas. Así, el pueblo judío cumplió el injusto papel de “chivo expiatorio” a lo largo de la historia, en el seno de diversas sociedades. La Argentina no es una excepción. Y lo que es quizás peor, en su afán de crear enemigos útiles a sus propósitos políticos, algunos grupos locales han incluido a los judíos dentro de un cóctel de adversarios de la patria junto a “buitres”, corporaciones imaginarias u otra clase de clichés. Y eso no es algo novedoso, sino que ya sucedió muchas veces y tuvo un enorme costo, que parece no haber servido para aprender hacia dónde condujo siempre el antisemitismo en nuestra historia.
 
En Twitter: @EliminandoV

126 comentarios:

  1. Muy interesante descripción para alguien que no conocía nada sobre el tema. Felicitaciones

    ResponderEliminar
  2. Yo me acuerdo de las barbaridades que dice la presidenta que rozan el antisemitismo. Muy mal asesorada o lo hace de bruta?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Deberíamos estar mejor representados ante el mundo, si...

      Eliminar
  3. insisten con la inútil esta? No sabe un carajo y encima le dan espacio? Que te pasa que le das tanta cabida Montes de Oca? Es obvio, no?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un buen escote siempre te hace entrar a los mejores blogs... lo recomiendo!! Y tacos, no olvides los tacos!

      Eliminar
    2. Che! si no les gusta el blog, armen uno nuevo, ganen las elecciones y... ah no, pará! Esa frase prefabricada es de uds.
      Bueno, armen un blog nuevo y dejen de seguir a este. @eletergarca

      Eliminar
    3. Y? Cual es el problema si quien escribe tiene banca del que maneja el blog?
      No es una entidad publica estatal donde tiene que concursar.
      Si quiere puede escribir una receta de cocina o el Martin Fierro en arameo. O vos pagas el hosting?
      Anda a quejarte de la hija de Rossi pedazo de papanatas.

      Eliminar
  4. No creo que este mal asesorada, posiblemente tenga algún prejuicio antisemita aunque no se reconozca como tal, con el añadido de un total desconocimiento sobre muchos temas. Excelente nota. Pensar que esto no se enseña en los colegios y eso que la educación esta en manos "progres" hace décadas. El amiguito Zamba tendría que contarlo como muchos otros antes y después que el. Saludos!

    ResponderEliminar
  5. Respuestas
    1. Gracias! Es mérito de Montes de Oca en gran medida también, che!!!

      Eliminar
  6. No se entiende tanto antisemitismo de la Presidente, cuando es bien sabido que su origen materno es judío como así también el de su difunto esposo (o estoy equivocada???). Gracias por desaznarnos en este tema ya que pocos hablan de ello, éxitos!!

    ResponderEliminar
  7. Muy buena la nota. Algunas precisiones:
    1) En alemán es Kristallnacht, pero en castellano se llamó "Noche de los cristales rotos"
    2) Fray Mocho también un antisemita explícito; en al menos dos libros hace comentarios despectivos contra los judíos.
    3) Más actual y menos célebre es Marcos Ghio, el Rosenberg local, cuya ausencia me extraña en la nota.

    ResponderEliminar
  8. Excelente nota, el antisemitismo tiene larga data y su brazo horroroso se extiende hasta nuestros dias lamentablemente

    ResponderEliminar
  9. Muy buen recorrido histórico. Yo le agregaría algunos datos, si no lo toman a mal:
    _Que el peronismo desde sus inicios contó con el apoyo de grupos filo-nazis, como la Alianza Libertadora Nacionalista o la Unión Nacionalista de Estudiantes Secundarios. Si no me equivoco el primer "mártir" peronista fue el estudiante Darwin Passaponti, miembro de este último grupo, asesinado el 17 de octubre.
    _Uno de los mayores referentes del antisemitismo argentino es Adrián Salbuchi, habitual columnista de la versión en español de Russia Today
    _La Presidenta no solo acusa a la comunidad judía de haber conspirado con Nisman y los buitres. También acuso a los dirigentes de "cierta comunidad" de haber deteriorado la salud del canciller Timerman.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias! Es verdad, se pueden agregar perfectamente!

      Eliminar
    2. Hay una agrupacion "Nueva República" si no me equivoco el líder es Salbuchi , antisemita y antikirnerista , alguien me lo explica?

      Eliminar
    3. Por eso aclaramos que hay cepas del virus antisemita en todas las fuerzas politicas

      Eliminar
  10. Esta piba es una bruta porque hasta hace un rato decía Hugo Timerman y no Jacobo. Echenlá a patadas a la analfabeta esta. Stella y Montes de Oca, pensé que tenían un blog en serio

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fue un error de tipeo nomás. Un poco dura tu aseveración por cambiarle el nombre a una persona, no?

      Eliminar
    2. Imaginate si se hubiera olvidado de firmar la nota y la hubiéramos tratado de cobarde por no hacerse cargo de lo que dice...

      Eliminar
  11. Me gusta mas esta Kalipolis que la del diario mendocino donde escribe. Es más profunda y cuenta cosas más interesantes. Saludos cordiales

    ResponderEliminar
  12. "Clarinada". ¿De dónde salían estos "medios"?. ¿Quién los bancaba?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eran medios de la derecha y eran bancados por la venta de ejemplares o publicidad y luego, muchos de ellos, por la embajada alemana en Argentina.

      Eliminar
  13. no se porque bardean tanto a la chica. es linda y es inteligente, ademas escribe muy bien

    yo te banco gordita!!

    ResponderEliminar
  14. Muy buena nota porque recuerda casos históricos que muchos desconocen. Mis felicitaciones a Luciana Sabina y a los chicos de Eliminando variables por sumarla.

    ResponderEliminar
  15. Ratas! Cortenlá de escribir mierda

    ResponderEliminar
  16. Nunca discuten o rebaten ideas, siempre descalifican a quien las expresa. Y más si es mujer, y muchísimo peor si es linda. Como si belleza e inteligencia fueran incompatibles. No alcanzo a comprender si quienes se expresan así lo hacen por envidia o temor de sentirse inferior. Creo que a la ley de femicidio le faltó un capítulo destinado a violencia intelectual.
    Saludos, Alejandra.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Alejandra, son una turba de niños muy mal educados.

      Eliminar
  17. Muy completo. Faltaría alguna inquietud, dato u opinión acerca de este supuesto rechazo de nuestra actual Presidente y su apellido materno "Wilhelm".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El origen de su madre es probablemente mucho menos importante que la razón de sus dichos.

      Eliminar
  18. Hacé el mismo porcentaje que hiciste sobre el anti-semitismo pero aplicado a los dueños de medio y de las esferas financieras mundiales a manos de judios. Es un cinismo total aplicar el término "anti-semita" a los que no estamos de acuerdo con que la OTAN decida de facto que un pueblo en particular pueda estar en su "tierra sagrada" a costa del usufructo del territorio y la violación de los derechos humanos. Yo soy anti sionista, el territorio donde se encuentra Israel debería ser un estado pluri-nacional y laico donde puedan convivir distintas etnias y grupos religiosos. No tengo ningún problema con la religión judia y sus practicantes, y de hecho yo quiero luchar al lado de los judios oprimidos, pero jamás voy a dejar pasar por alto a los que por "mandato divino" creen que son un "pueblo elegido" en donde las verdaderas víctimas son los ciudadanos comunes mientras que hay una elite sionista encargada del manejo de todas las relaciones geo-políticas en contra del progreso de la humanidad. Ayer fue la hegemonía cristiana, hoy es la hegemonía sionista. Me parece justo que si sos sionista, entiendas que la Argentina no te quiere porque Israel siempre votó en contra de todos los intereses del pueblo Argentino, como la Resolución 2065 que trata sobre la resolución del conflicto de Malvinas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi nombre es Ignacio Montes de Oca, recuerdo con orgullo algunos de mis ancestros judíos y me hago cargo de lo que escribo. Vos sos un anónimo antisemita, que tiene vergüenza de firmar lo que dice. Es otro modo de plantear las cosas.

      Eliminar
    2. Interesante, no? Y pensar que alguna vez hubo nazis que respondían de la misma manera a los que eran opositores a su régimen dominante. Ignorando el contenido, etiquetando bajo un parámetro que satisface a la pereza intelectual, la necesidad emocional, reforzando el miedo (es más fácil responder con un simple "antisemita", no?). Pensalo, la próxima vez que recuerdes a tus ancestros judios, hacelo para no repetir las mismas injusticias que seguro ellos sufrieron.

      Eliminar
    3. No puedo creer que estando en 2015 lea algo como "jamás voy a dejar pasar por alto a los que por "mandato divino" creen que son un "pueblo elegido" en donde las verdaderas víctimas son los ciudadanos comunes mientras que hay una elite sionista encargada del manejo de todas las relaciones geo-políticas en contra del progreso de la humanidad". Eso es un argumento de la Rusia Zarista de 1902, avisanos cuando te pases a este siglo y seguimos discutiendo! Saludos!

      Eliminar
    4. El antisemita se esconde en un supuesto "antisionismo" para disimular su masturbación nazi y en el anonimato para tratar de tratar de ofender. Incluso, llegan tan lejos en sus desvaríos que luego de plantear un plan de dominación judío - como Clarinada, como Beveraggi Allende - siguen agachados pretendiendo que uno los tome en serio cuando no son capaces de poner nombre y apellido conscientes que están tirando fruta. "Roforzando el miedo", manda el pichón de Eichmann mientras ignora que el miedo está instalado después de los dos atentados mas grandes que sufrió la Argentina, cuya responsabilidad y complicidad le cabe además y justamente a los anónimos que con la idea de defender a la patria acabaron con cien personas, siendo la mayoría de ellos sus compatriotas. Es realmente raro que un antisemita pretenda ser considerado seriamente. Pero mas raro aun es que se anime a abandonar la cobardía y dar la cara para hacerse cargo de la violencia e ignorancia que transpiran sus elucubraciones sin asidero y sin otra derivación que una recomendación a un buen psiquiatra. no puedo contestarte ni tomar en serio conceptos tales como "hegemonía sionista" y "dueños de las esferas financieras mundiales" sin recordar a las víctimas del antiseitismo. Por ellos y por respeto a tu padecimiento emocional, es que prefiero seguir considerando que sos un ganso fascista. Eso si, sin ofender. Es sólo una clasificación zoológica objetiva.

      Eliminar
    5. Holiiis, como miembro de la comunidad judía te comento que no pensamos ni pregonamos tu concepto de pueblo elegido. Lo que algunos si comparten es el concepto de pueblo elegido tal y como aparece en el Antiguo Testamento (leer está re bueno, de vez en cuando); el pueblo elegido para recibir la ley. No hay mucho control mundial por ese lado... Pero bueno, la mayoría de nosotros creo, ni siquiera compartimos eso.
      Finalmente me parece muy curioso que por una sesgada visión (Israel fue el único país que le vendió armas a la dictadura durante Malvinas, pésima decisión) creas que un país no tiene derecho de existir. Qué pensarías si un rumano dijera que Argentina no tiene derecho de existir porque una vez votaron contra ellos en el Consejo de Seguridad de la ONU.

      En fin, excelente artículo Luciana e Ignacio, gracias!

      Eliminar
    6. Ignacio, Luciana: felicitaciones! Es un excelente racconto de la mayor parte de las bases y fuentes del antisemitismo clásico que en el tiempo adopta distintas formas como las de este anónimo (nada original, por cierto), las de la Presidente y tantas otras -desde un punto de vista racional, increíbles y ridículas pero que están tan profundamente arraigadas que lo racional se esfuma para dejar todo el espacio a lo límbico-. En este sentido, creo que el comentario de este personaje resulta fantástico justamente para graficar lo que ustedes fantásticamente exponen en vuestro artículo.

      Gracias por tomarse el trabajo y el tiempo para realizar este aporte.
      Saludos!
      Guido

      PD: honestamente, no los conocía. Serían tan amables de brindarnos sus datos de Twitter, Facebook o aquellos lugares donde los podamos seguir?

      Eliminar
    7. Por nuestros nombres en ambas redes. Gracias por tus palabras

      Eliminar
    8. Facebook: https://www.facebook.com/eliminando.variables
      Twitter: @EliminandoV @nachomdeo (Ignacio Montes de Oca) @StellaJoseM (José M. Stella) @Kalipolis (Luciana Sabina)

      Eliminar
    9. Muchas gracias Ignacio y José! Ya los estoy siguiendo...
      Cualquier cosa, estoy a vuestra disposición.
      Saludos!

      Eliminar
    10. Nazi, fascista, anti-semita. Digan lo que quieran. Que hagan un pozo catártico con un anónimo habla de la debilidad que tienen en concepto de debate. Lo entiendo, ya que la derecha israelí está familiarizada con matar y acallar a los disidentes del fundamentalismo sionista. Mataron a Isaac Rabin. Cómo no harían lo mismo, o peor. con un simple goy?
      El sionismo aprendió de las peores tácticas nazis para utilizarlas a favor de su selecto pueblo. Fueron los delegados en Oriente Medio de Estados Unidos, Obama les falló al crear el ISIS y el EI y ahora Peter Kann, Mortimer B. Zuckerman, Gerald Levin y Katherine Meyer Graham, entre otros dueños de los medios hegemónicos, están haciendo lobby a la peor escoria humana encabezadora del Partido Republicano, Donald Trump. Veanlo por ustedes mismos, fíjense quienes son las personas que estoy nombrando.

      Eliminar
    11. Te olvidaste de culpar a los judíos del hundimiento del Titainc (¿Acaso no fue un Iceberg?), de la primera y segunda guerra mundial, del crack del 29, de las minifaldas, de los métodos anticonceptivos y de masacres como la que afectó a las tribus Seminoles, a los punjabíes, a los matacos y por que no acusarlos de la invención de la milanesa de soja. Todo eso es parte del sionismo que quiere dominarnos a todos nosotros y a tu rebaño de unicornios azules. No te preocupes, ya viene Arianman a defenderte. Esperá sentado en Casa Patria.

      Eliminar
    12. Chapó Ignacio!

      Soy de la idea que no tiene ningún sentido responder a las pavadas como las de este anónimo ya que no se las puede denominar de otro modo. Son un excelente reflejo de los más rancios y falaces argumentos antisemitas buscando sólo una confrontación sin sentido que permita promover estas falacias entre los desprevenidos, incultos, ignorantes o indiferentes.

      Sin embargo, reconozco que en este caso leo lo que respondés porque tanto la altura como el humor con el que lo hacés no tiene desperdicio. Simplemente brillante. jajaja

      Eliminar
  19. Excelente nota, lamentablemente deja en claro que los métodos, personajes y canales de la agresión van variando, pero el fondo no...

    ResponderEliminar
  20. Era cantado que en esta nota saldríanlos antisemitas como ratas por tirante. Afloran. Penoso lo de estos tipos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Publicar un texto denunciando al antisemitismo llama a los fachos de manera automática.

      Eliminar
  21. Lo que me parece criticable es la ignorancia de los autores. No pueden hablar de judíos, semitas y sionistas como si fueran sinónimos. En Israel hay muchos judíos antisionistas, muchos sionistas que no son semitas y muchos semitas que no son judíos. Creo que tendrían que haber estudiado un poco más el tema antes de ponerse a escribir sobre una cuestión delicada que ha sido muy bien investigada por grandes eruditos y de la que por lo visto, saben muy poco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Antisemitismo" no es una figura exacta, como tantas otras en nuestra lengua o las otras. Pero todos sabemos a que se refiere.
      A buen entendedor pocas palabras.
      Muy buena la reseña, faltan muchos. Mamerto Esquiú "Una cosa es la tolerancia a los no católicos, y otra la "nefasta libertad de cultos" que quieren meter en la Constitución.
      Y la historia del cura Minvielle en los años 50 y 60, de mucha influencia.

      Eliminar
    2. Decile a los eruditos que aporten argumentos. Mientras tanto, seguí pensando que todo es una cuestión de la semántica. Sólo me pregunto si los que atacan a los judíos andan preguntando antes de lanzar una bomba, romper una lápida en un cementario comunitario o hacer una pintada nazi en una calle se preguntan "¿Es sionista, es judío o todo lo contrario? ¿Cuál es la hermenéutica que rodea nuestro planteo de acción directa". No querida, esas elucubraciones son las que esconden la cultura antisemita y sirven para desviar el sencillo hecho que odian a los judíos sin hacer distingos.

      Eliminar
    3. El ridículo y gastado argumento de este anónimo es otro vil y típico ejemplo del antisemitismo de esta época.

      Lamentablemente está tan difundido que en lugar de destacar la falta de conocimiento sobre el tema de quien lo esgrime , alimenta el derrotero de falacias de los ignorantes.

      No me tomaré el trabajo de aclararlo porque no creo que valga la pena -los que plantean estas cosas están tan convencidos que recurrirán a cualquier artilugio para sostener sus ideas- pero cualquiera que quiera desasnarse al respecto encontrará una importante cantidad de artículos, ensayos y libros de excelentes autores para hacerlo. Entre ellos puedo recomendar a algunos como: Pilar Rahola (http://www.pilarrahola.com/3_0/INI/default.cfm), algunos artículos de Marcos Aguinis como "Trampas de la memoria" (http://www.lanacion.com.ar/381895-trampas-de-la-memoria) y tantos otros.

      Eliminar
    4. El antisemitismo es a la fuerza emocional, porque cuando trata de fundarse en lo racional, se muere.

      Eliminar
    5. A mí la nota me pareció buena, solo aclaré que tendrían que haberse informado mejor. Y no se trata de una cuestión semántica. Preguntale a un judío mizrají o sefardí si en el estado sionista de Israel lo tratan igual que a un judío azquenazí. Y, por supuesto, estoy siempre del lado de los perseguidos y oprimidos y en contra de cualquier discriminación.

      Eliminar
    6. Si por un instante dejaras de pensar al judío y te concentraras en la violencia del antismeitismo, entenderías la nota.

      Eliminar
  22. Les informamos a los pichones de Biondini que esta página no es la correcta para hacer sus heces mentales. Les recomendamos seriamente acudir a las letrinas de las páginas antisemitas en donde serán tratados como pares.

    ResponderEliminar
  23. Demasiado comentarista con bigotito recortado debajo de las narinas por acá.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Parece que hemos tocado un nervio importante de la comunidad fascista argentina.

      Eliminar
    2. Si solo la mitad de todos esos fueran al psicologo, tendriamos una gran escases de taxis.

      Eliminar
  24. VIVA PERON CARAJO! VIVA CRISTINA MIERDAS!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En Suecia se realiza anualmente un Festival en donde la gente aporta mantas hechas con antiguas frazadas y cosidas al estilo macramé y en Tailandia está permitido fumar desde los ocho años, ya que tiramos conceptos que no tienen nada que ver con la nota.

      Eliminar
    2. Mierdas, Cristina y Perón en una frase... me parece muy acertado! Gracias por participar!

      Eliminar
  25. Hablar de pureza racial y ser racista en el siglo XXI deberia considerarse como signo de alguna patologia socio-psicologica.
    6000 años de migraciones, invasiones, mestizajes, cambios de nombres y apellidos hacen que sea imposible que una persona sea pura y exclusivamente de una sola raza.
    Da risa que justamente los españoles se pongan en puristas, igual que los criollos, o mas cerca los mismos argentinos.
    Tenia un amigo en mi adolescencia, el Negro Arias, que se creia "Ario" (seria por la similitud gramatical de su apellido) y admiraba a los nazis, y era un morocho de pelo duro.
    Tanto decir que los argentinos descendemos de los barcos termina haciendoles creer a algunos que no tienen ascendencia originaria de estas latitudes, piensan que Mate, Cancha, Che, Pampa vienen del latin.
    Ni mencionar que el morochaje y tonos oscuros no son productos del sol que tomaron los bisabuelos en las cubiertas de los barcos en sus viajes desde Europa.
    En fin, buen articulo.
    Cuando puedas amplia sobre la epoca colonial, hay mucha data ahi.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ni hablar de la Faraona, que bajo las nefastas influencias del funesto Hugo Chávez, acusaba y sostenía que Cristóbal Colón era un cabal símbolo del colonialismo; justo ella con ilustre apellido querandí o cualquier tribu que haya habitado cerca de Tolosa. Y de apellido Fernández...

      Eliminar
    2. En su afán por forzar su pertenencia al racismo, los mestizos - que somos el 99,9% de los descendientes europeos - son capaces de caer en un abismo muy ridículo.

      Eliminar
  26. Excelente nota. No hay que olvidarse, dado que los autores lo citan, que el Gral Perón consolidó su admiración y amor al fascismo - y por carácter transitivo a muchas actitudes u métodos nazis - siendo agregado militar en la embajada argentina en Roma. Según sus propios relatos sostenía que "... viviendo en Roma no iba a perdonarse a si mismo conocer personalmente al Duce..." Reitero, excelente notón.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Leo. Es lamentable, pero el legado más terrible de Perón a este país fue su fascismo, del que no nos libramos y que sigue hundiéndonos en el barro tercermundita.

      Eliminar
  27. "Creo que tendrían que haber estudiado un poco más el tema antes de ponerse a escribir sobre una cuestión delicada que ha sido muy bien investigada por grandes eruditos y de la que por lo visto, saben muy poco". <-----Firmado: El profesor Adolf Caradura, nazi!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es obvio que no hay mejor sordo que el que no quiere oír. Imposible razonar con alguien que no puede salirse de su maniqueísmo: yo señalé una imprecisión de la nota (que no es menor) y ya me tildaron de antisemita. A quien le interese informarse sobre el daño que les ha hecho a los judíos de todo el mundo que se los confunda con sionistas pueden leer a algunos eruditos como Noam Chomsky, Illan Pappe o Tom Segev. Quédense tranquilos, los tres son judíos.

      Eliminar
    2. No señalaste ninguna imprecisión ni aportaste nada verificable, solo hiciste catarsis de tu fascismo con tan mala suerte, que ahora te miramos con cara de "ajá, mirá vos"

      Eliminar
  28. Notaza, ya nos vamos acostumbrando a elogiar a @kalipolis
    Datito de color, Tacuara fue e campo de entrenamiento de buena parte de a cupula de Montoneros, alli, como catolicos de ultraderecha Firmenich y Galimberti (No recuerdo otros, por eso no los menciono) hicieron sus primeras armas rompiendo testas judias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso está muy bien contado en un libro de Gutman sobre Tacuara, gracias

      Eliminar
  29. Así fue y sigue siendo, el odio al judío. El artículo, además de cierto desorden e imprecisión en la acumulación de datos, olvida la cuestión originaria de uno de los crímenes más antiguos y perversos, al menos en occidente: la determinación anti judía del vaticano desde los comienzos mismos de la iglesia católica. Lo que comenzó como una disputa teológica (la "nueva alianza" divina con la nueva fe), se transformó en poco tiempo en persecución. Roma asociada a los "reyes católicos" Isabel y Fernando para repartirse el nuevo mundo, la expulsión en 1492 de los judíos de España, y antes y después de otros países, el diluvio documentado e ininterrumpido de edictos, panfletos, documentos, declaraciones contra el judío; la invención papal del gueto (Venecia, 1521), la señal amarilla para distinguirlos, la prohibición de practicar su fe, la prohibición de alternar con "cristianos", el secuestro de hijos de flias. judías para "bautizarlos cristianos", el apoyo a partidos/movimientos católico-reaccionarios y anti judíos en toda Europa con la excusa de la defensa de la pureza de la fe, la ceguera ante el nazifascismo (con la excusa del anti comunismo) fueron consolidando ese odio profundo; odio que trascendió las generaciones y dejó huella imborrable en la cultura del viejo mundo. 2 000 años de odio disfrazado de razonamiento teológico, caracterizado por la protervia de la que sólo son capaces las religiones y ciertas ideologías. Fue así hasta la IIGM, y se arrastra hasta hoy aun considerando el gesto del polaco Voitiua/JPII que ofreció un tibio, tardío e inútil perdón a los "hermanos mayores" judíos, aunque sin dejar de ignorar a Israel y su derecho a la existencia hasta tal punto que en los documentos del Vaticano y en las declaraciones públicas papales jamás se nombra al país y sólo se alude a "tierra santa". En síntesis, un daño difícil de reparar que atraviesa la cultura y las costumbres. Sin conocer los hechos, los judíos del mundo seguirán siendo un "problema", una de las taras culturales más obvias y dañinas de la historia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No vemos desorden ni imprecisión, pero si et parece nos podés mandar una versión tuya de la misma cantidad de caracteres por mail. Eliminandovariables@gmail.com. De todas maneras tu comentario se centra en el contexto mundial y el nuestro en las expresiones locales, lo cual los hace comentarios. Gracias.

      Eliminar
    2. La versión enlazada con el pasado medieval la tenés en un libro que publiqué hace un par de años

      Eliminar
    3. en efecto, el conocimiento del odio al judío como fenómeno mundial es imprescindible para entender los escenarios. o sea, diría que coincidimos en lo esencial. slds.

      Eliminar
    4. Qué gran nivel de aporte se está produciendo en el Blog.

      Luciano, coincido 100% contigo. Lo que planteas es fundamental para comprender el fenómeno. También coincido con Ignacio en que es complementario. No es sencillo plasmar tanta información y tan densa en pocas páginas tal que genere interés y se lea. Además, si la gente ni siquiera puede comprender el fenómeno Israel-Palestina (en términos del "pueblo palestino" que nunca existió hasta su creación en los ´60, y por una organización terrorista como la OLP, en el contexto del panarabismo y para forzar la destrucción del estado de Israel) mucho más complicado resulta que puedan comprender el rol tan fundamental de la Iglesia en el fenómeno.

      Pero bueno, lo importante es que aún habemos algunos a los que nos interesa seguir conociendo hechos y/o interpretaciones que se puedan aportar como lo están haciendo ustedes en este blog.

      Eliminar
    5. Coincido con el recorrido que hace Luciano por la historia, pero el mismo debería llegar hasta la actualidad. A partir del Concilio Vaticano II la Iglesia modificó su enseñanza sobre los judíos y el judaismo, hasta llegar al día de hoy en que podemos leer documentos, como Nostros Recordamos, en el que reconoce la responsabilidad de las enseñanzas cristianas en la indiferencia del mundo ante lo que ocurría durante el holocausto, al que llama con su expresión hebrea "la Shoa"

      Eliminar
  30. ...como lo demuestran las manifestaciones de "anónimo", trivial odiador de judíos escondido con el último disfraz del género, la falsa diferenciación entre judíos e israelíes usada como coartada. Hijo de la ignorancia y heredero del odio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En esos casos, podemos decirles que no sabemos si son antisemitas o judófobos.

      Eliminar
  31. Es rara esa pasión argentina por buscar culpables de los propios fracasos. Que la culpa es de los judios, la ubicación geográfica, los países desarrollados, las multinacionales....y si alguna vez se fijan en quienes nos gobiernan? Ahh no, claro que ahí el responsable directo es el propio pueblo...Muy buen artículo, aunque falto también la pata de la Iglesia Católica Romana en esta barbaridad del antisemitismo. O acaso fui el único a quien, de chico en el catecismo, nos enseñaban que a Jesús lo habían matado los judíos, y eran responsables de todos los males?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es absolutamente cierta tu observación. Una de la spublicaciones antisemitas junto a Clarinada era Criterio, la revista de la Curia y entre los judeófobos mas furiosos estaban los padres Nespral, Menvielle y Castellani. Esto sin hablar del obispo de Buenos Aires, Monseñor De Andrea, un antismemita y admirador del fascismo.

      Eliminar
  32. Esta bueno el artículo, más práctico ver lo que escribe acá que en Twitter, donde le dedica el 90% de los tuits a posar en selfies y calentar japis. Unfollow.
    Nena, sos linda y lo sabés, necesitás asegurarte todos los dias con los comentarios jeropas de tus seguidores ? Saludos y espero que pases a la etapa siguiente

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creía que era sólo una cara bonita. Ahora resulta que además tiene cerebro...

      Eso es muy excitante, hermanito.

      Eliminar
    2. Creía que era sólo una cara bonita. Ahora resulta que además tiene cerebro...

      Eso es muy excitante, hermanito.

      Eliminar
    3. Aprecio tu consejo, pero hay algo que vos y un montón de personas no entienden: mientras no perjudiquemos a nadie la vida esta hecha para hacer lo que se te canta y algunas personas somos libres de mostrar todas nuestras caras.

      Eliminar
    4. Gracias Deivid, ademas ya se caminar y masticar chicle al mismo tiempo.

      Eliminar
    5. Ya no poses nena, todo eso es en vano, como no dormir

      Eliminar
    6. Ya no poses nena, todo eso es en vano, como no dormir

      Eliminar
    7. Ya no poses nena, todo eso es en vano, como no dormir

      Eliminar
    8. Juan, el formulario de seguidor obsesivo de Luciana no tiene porqué ser presentado por triplicado, no somos burócratas.

      Eliminar
  33. Excelente artículo.

    Hubiese esperado una mayor y más virulenta catarsis judeofoba en los comentarios. Así que me declaro gratamente sorprendido.

    Sobre el "Anónimo" que nos refriega a los judíos que hablan mal de los idem (Chomsky, Pape, etc), y bueno, el judío es cuestionador por naturaleza, por qué no cuestionarse a sí mismo? Lo viene (venimos) haciéndolo desde hace siglos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como dijo en su momento Borges, ante el ataque a un judío me declaro uno de ellos.

      Eliminar
    2. Tomándolo en contexto, resulta genial desde el punto de vista de la defensa de los DDHH ya que entiendo que te referís al ataque generalizado o basado en esta típica irracionalidad de la que hablamos.

      Como judío, aunque sé que probablemente nunca suceda, me encantaría que se comprenda que en términos de individuos somos como CUALQUIER otro con sus más y sus menos, defectos y virtudes, etc. Y como pueblo tenemos las características que cualquier otro puede tener en función de su historia, sus valores, etc.

      Si eso sucediera se podría notar lo infundado de todo este delirio pero supondría algunas cuestiones como, entre otras: se acabaría un gran chivo expiatorio para muchos y una de las excusas para sostener muchos conflictos y, tengo la idea no muy fundamentada ni desarrollada aún, que existiría también la posibilidad de que nos iguale en términos de eliminar el incentivo que tenemos a sobre-desarrollarnos permanentemente como necesidad para subsistir ante la permanente amenaza de desaparición -sólo en los últimos 100 años existen dos amenazas concretas, permanentes, sostenidas y explícitas de esto: el nazismo y, en sus diversas conformaciones, islam "fundamentalista" / el panarabismo / ISIS / Irán o como se le quiera llamar-.

      Eliminar
    3. Poco que agregar luego de tu aporte, gracias

      Eliminar
  34. Excelente trabajo. Felicitaciones Luciana e Ignacio. Hay que profundizar la investigación de los movimientos antisemitas en la génesis del peronismo y de sus grupos. Un dato: Alberto Ezcurra Uriburu, ya sacerdote, fue el encargado por el menemismo de la recepción de los restos del tirano Rosas. Otro: Montoneros se formó con militantes de Tacuara, como Ramus y Abal Medina. En mi opinión aquél fue una continuación de éste. Hasta en las denominaciones se puede observar eso. Luciana, seguí por favor con las selfies. Es lejos lo mejor de Twitter.

    ResponderEliminar
  35. Gran artículo.
    Ya lo habrán dicho, pero el antisemitismo es el socialismo de los imbéciles. Saludos

    ResponderEliminar
  36. no borren mis comentarios. le hice un comentario constructivo a kalipolis para sus fotos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es el lugar para eso Ruperto, ya lo discutimos.

      Eliminar
  37. Excelente artículo.

    Acertijo: ¿Qué diario de gran tirada tiene un nombre parecido, pero sin "ada"?

    ¿Casualidad? Si rebuscan entre toda la mugre que tiene la historia de Argentina, se van a llevar una sorpresita...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La suciedad nacional es inmensa, no nos alcanzan ni con 25 blogs.

      Eliminar
  38. Una pregunta: ¿La revista Cabildo también destila nazismo o solo son católicos-nacionalistas-anticomunistas?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un house organ del anrtisemitismo local hace muchos años

      Eliminar
  39. El racismo es también un fenómeno psicológico.
    Hay un libro de Raphael Ezekiel muy interesante sobre el tea en EEUU, "The Racist mind"
    https://en.wikipedia.org/wiki/The_Racist_Mind

    ResponderEliminar
  40. Establecido que el odio a los Judios existe..es grande..y casi se da en todas las naciones...
    Cual seria la razon de ello?
    Una forma práctica de disminuir ese odio..bien podria ser pagar la medianera que se usufructua del vecino.
    Cuanto costaria indemnizar a cada palestino con unos pocos miles de dolares..invertir en actividades productivas en sus vecinos...ser fuente de bendicion y progreso para ellos.
    Seguramente el 5% de lo que gastan militarmente en mantener a raya a "enemigos"que quieren volver a sus tierras.
    Inteligencia no les falto nunca...
    Ahora..luego de tanta sangre derramada..no se si es posible alguna solucion verdadera.
    Las ventanas de oportunidades son siempre escasas..asi como las mentes con poder e inteligencia para percibirlas..una gran pena...😔

    ResponderEliminar
  41. .
    La nota es aceptable, dentro de lo que cabe acerca de un tema sobre el cual podría escribirse una biblioteca, y asumiendo que los autores no tienen una postura crítica, sino parcial, sobre el tema.

    Pero las respuestas de los autores a las objeciones de los comentaristas sí que son incecentes, desaforadas y obtusas.

    Por ejemplo, la que dan a Anónimo del 24 de agosto a las 15.03, quien les informa, buenamente, que judío, semita y sionista no son sinónimos.

    Una persona honesta e inteligente agradecería esa indicación tan justa y la tendría en cuenta en lo sucesivo. Los autores dejan claro, en cambio, que no son personas de ese tipo: le contestan que introducir cuestiones semánticas les hace el juego a los que atacan [¿semitas?] judíos y sirven para desviar el foco sobre el odio a los [¿semitas?] judíos.

    Rechazan la objeción, pero la aplican ante la certeza de que si usan la palabra que emplean en el texto y en todas las respuestas, quedan en offside.

    Las "cuestiones semánticas" son las que nos permiten pensar con rigor y claridad. Y comunicarnos fructíferamente mediante un código de validez intersubjetiva con otras personas honestas y precisas.

    Ustedes, montes de oca y Sabina, pueden prescindir de dichas cuestiones.
    .


    ResponderEliminar
  42. Lindo pais.... Me pregunto en que carajo estaban pensando mis abuelos cuando vinieron a vivir a este pais repleto de nazis y gente bruta...

    ResponderEliminar