martes, 30 de diciembre de 2014

Julio De Vido, el gran mecenas de la industria del entretenimiento argentina (2da Parte)

Por José M. Stella e Ignacio Montes de Oca 

En tiempos de los emperadores romanos, el auge del circo solía coincidir con los periodos de turbulencias económicas y políticas. Incluso se le atribuye al César una frase que siglos después quedó incorporada a la cultura política argentina: “Pan y circo. Si no hay pan, más circo”.  

Es lo que pareciera suceder en la Argentina, en momentos en que la situación se complica por inflación de dos dígitos, los problemas que acarrea la delincuencia callejera y de cuello blanco, el default seguido del freno al crédito internacional, los indicadores estadísticos negativos, los apagones de energía, los hospitales sin insumos ni equipamiento; el listado de problemas que enfrenta la administración de Cristina Fernández de Kirchner en su tramo final resultan complicados de resolver en el corto plazo.

Tablita con los valores de los Artistas, según Planificación
Y mientras tanto, circo, ya que el ministro de Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios, Julio de Vido, lanzó un plan para que en el 2015 el Estado se convierta en el mayor promotor de espectáculos artísticos de la historia argentina. Esa cartera prepara 200 shows para la primera mitad del año con un presupuesto de un millón de dólares mensuales sólo para el pago de cachets a los artistas.

Todo parece indicar que para esta escena final del kirchnerismo se convocará nuevamente a la crema y nata de la colonia artística afín a sus ideas. Las universidades dominadas por partidarios del gobierno servirán para canalizar los cientos de millones de pesos que demandará el show continuado. 

Un posgrado en gasto público

Entre enero y junio del 2015, el Ministerio de Planificación, a través de la Universidad Nacional de Tres de Febrero (UNTREF), contratará al menos 457 artistas, con cachets que van desde los 20 mil hasta el millón de pesos, para realizar recitales y eventos en todo el país, en el marco de los denominados “Calendario Cultural del Plan Nacional” y “Calendario Cultural del Plan Nacional Igualdad Cultural”.
Calendario cultural de la CD 33-2014


En total el organismo a cargo de Julio De Vido, destinará nada menos que $99.970.000 para la realización de recitales y espectáculos. Ese gasto incluye el pago de cachets a artistas y la “técnica” a utilizar durante este lapso en cada presentación, de acuerdo a lo que  surge de los datos pertenecientes a dos  “Contrataciones Directas por Adjudicación Simple con Universidades Nacionales”, que firmó Planificación a fines de noviembre del 2014, y a las que accedió en exclusiva (Eliminando Variables).

Los casi 100 millones de pesos a pagar por estos artistas, en plena campaña electoral presidencial, significa una erogación de unos 16.6 millones de pesos para pagar estos eventos por mes  durante los días que duren los calendarios culturales. O si, si se lleva a dólares, casi US$ 2 millones a valor oficial cada 30 días.  

Sí sólo se contabilizan los cachets, el costo a pagar durante los 6 meses que duren los calendarios culturales, la cifra alcanza los $49.550.000, o US$ 960.271 mensuales con un valor del dólar de 8.6 pesos. Los artistas contratados, vale aclarar, no serán sólo músicos y bandas. Además habrá espectáculos de teatro, danza, muestras plásticas e infantiles.

Sin embargo, el valor de cada artista está tipificado en un curioso tarifario de cachets realizado por el Ministerio de Planificación, en donde le sugiere a la Universidad de Tres de Febrero el pago por “monto referencial” y hasta “un tope”, según la experiencia, trayectoria, convocatoria  y reconocimiento a nivel mundial.   La “tablita de cachets” realizada por los hombres de Julio De Vido, clasifica a los artistas como clase “A Internacional”, “A”, “B”, “C”, “D”, “E”, “F” y “G”.

Carátula de CD 32-2014 de Planificación
En igual sentido, también existe otra “tablita de gastos técnicos” que ordena a los artistas de acuerdo a sus necesidades de escenario y la cantidad de público convocado al evento. El detalle de estas “tablitas” se encuentran dentro de las contrataciones directas 32/2014  y 33/2014, en donde se co-contrató a la Universidad Nacional de Tres de Febrero con el objeto de “prestar servicios de producción, asistencia técnica y artística a los fines de realizar eventos culturales de diferente índole”, como así también el “desarrollo de proyectos de asistencia en la producción de eventos culturales y gestión de proyectos de fomento cultural diverso, inclusivo y federal”. 

Nuevamente, resulta llamativo que le entreguen a una universidad el armado y logística de semejante cantidad de espectáculos, habiendo empresas que podrían hacerlo luego de un proceso licitatorio normal. Existen compañías de espectáculos en Argentina con jerarquía internacional que pueden acreditar mucha más experiencia que los administradores de una universidad.  No es posible dejar de preguntarse entonces sobre el motivo que llevó al ministerio a tercerizar la contratación en la UNTREF.

Por tratarse de entes con autonomía, las universidades no están obligadas a hacer rendiciones pormenorizadas ni llamar a licitaciones con el mismo rigor que las oficinas del estado nacional. De este modo, el dinero que se entrega a las casas de estudios entra en una nebulosa en la que solo es posible internarse con éxito si las autoridades universitarias prestan su colaboración para hacerlo.  Este blog, de hecho, reveló semanas atrás que Planificación había contratado el armado de todos sus stands de Tecnópolis a la Universidad Nacional de la Matanza por 25 millones de pesos. 

Pese a que existe un calendario completo de seis meses con eventos, Planificación convino con la UNTREF extender el acuerdo hasta fines de noviembre del 2016; por lo que seguramente quienes accedan en el próximo gobierno,  deberá hacerse cargo de algunos gastos que se generen durante el lapso enero-junio del 2015, ya que el Estado, al no ser buen pagador en término con contratistas locales, prorrogará  el desembolso de dinero para cubrir sus deudas. Los acuerdos con la UNTREF  para el desembolso de esos montos, según los documentos, fueron firmados por Luis Vitullo, el director General de Administración de la subsecretaria de Coordinación y Control de Gestión del Ministerio de Planificación.  

¿Cómo y cuánto se les paga los artistas contratados? 

Desde hace al menos un año y medio, el  ministerio que dirige Julio De Vido se transformó en el principal sostén de los eventos culturales al aire libre o en las denominadas “estaciones culturales” dentro de la Argentina, que incluye recitales y representaciones artísticas de toda índole. Previamente, gran parte de las contrataciones se realizaban desde la entonces Secretaría de Cultura (hoy, Ministerio de Cultura), que dirige Teresa Sellares, más conocida como Teresa Parodi. Tras los datos revelados en junio del 2013 por este blog, sobre los costos de contratación de Fito Paéz y otros artistas, se decidió modificar la metodología, pasando gran parte de los gastos a la cartera del ministro que está en el Gobierno desde el 2003, Julio de Vido.  

Para las contrataciones en ferias y eventos del exterior, por otro lado, se designó como responsable es el Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto, a cargo de Héctor Timerman. Incluso hoy, privada de gran parte del presupuesto de organización de eventos, la ministro Parodi tiene más trabajo tratando de organizar el pago de las deudas que dejó su predecesor, Jorge Coscia, que dinero para ocuparse del armado de nuevos eventos.  

Según los calendarios culturales para el año que comienza, y siempre de acuerdo con la letra de las dos contrataciones directas, durante enero se realizarán un total de 50 shows con la presencia de 110 artistas, se abonará solamente en cachets $16.100.000. En febrero, 52 shows  culturales con 109 artistas, y se pagarán en cachets $15.750.000. En marzo, por 35 shows de 76 artistas, se desembolsarán $7.100.000 en cachets. En  abril, por 31 shows de 67 artistas, se pagará cachets por $5.150.000. En mayo, por 26 shows con 58 artistas, se erogarán en cachets por $3.450.000, mientras que en junio del 2015, por 6  shows con 37 artistas, se pagarán $2.000.000 en cachets.  Sintetizando estas cifras, se realizarán 200 presentaciones a cargo de 457 artistas que cobrarán en total por sus cachets $ 49.550.000 entre enero y junio de 2015. En términos estrictamente matemáticos significan 1.1 shows diarios.

Estos $8.258.333 mensuales que se la pagarán a los artistas seleccionados por el Gobierno equivales a casi un millón de dólares mensuales.
Detalles de la forma de pago propuesta por Planificación


En el rubro “Forma de Pago” de las contrataciones directas, según los documentos en propiedad de (Eliminando Variables), se dice textualmente: “El MINISTERIO DE PLANIFICACIÓN FEDERAL, INVERSIÓN PÚBLICA Y SERVICIOS abonará el importe total del Convenio mediante UN anticipo financiero y el saldo restante será transferido por este MINISTERIO a la Universidad conforme a la realización de los eventos culturales y demás proyectos y contra la presentación del correspondiente “INFORME DE AVANCE DE EVENTO/OBRA/PROYECTO”, las órdenes de pago librada por la Tesorería de la Universidad a cada artista o proveedor y sus respectivos recibos oficiales”. Es decir, antes de salir a escena, cada artista ya recibió un anticipo y el saldo lo tendrá que cobrar en Universidad de Tres de Febrero, quien es la que terceriza los pagos realizados por De Vido a los artistas.

Lo curioso de algunos de estos eventos que se realizaron durante el año en curso, según charlas que tuvo (Eliminando Variables) con los involucrados en el armado de shows y que no necesariamente corresponden a los espectáculos de los artistas mencionados en un párrafo posterior, es que habían sido llamados para realizar la técnica –sonido, video, armado de escenarios, por ejemplo-, pero nunca viajaron al lugar donde se hacía el show; sin embargo, terminaron cobrando la totalidad del contrato. “Vos pasá la factura que igual te pagan”, les informaban.

El Tarifario de De Vido:  El Valor de los Artistas
En anexos de las contrataciones directas 32/2014 y 33/2014, como se informó más arriba, figuran tablitas con los valores en cachets a desembolsar para diversos tipos de artistas. La descripción, de hecho, no se puede aplicar a eventos donde existen grandes aglomeraciones de público, como por ejemplo, los festejos de aniversarios patrios, o bien actos que desde el Gobierno se realizan por diversos motivos. Allí, de hecho, se cobraría aparte.
La otra curiosidad es el método para clasificar a los artistas. En ningún momento se deja en claro si existe un sistema de selección o un concurso abierto para convocar a todos los intérpretes que deseen ser parte del megaevento. Sólo se hace una descripción de su categoría a partir de un recorte ambiguo de la trayectoria del contratado.
Por ejemplo, para la Categoría “A Internacional”,  se explica que en este rubro sólo ingresa un “artista internacional o grupo de artistas o espectáculo escénico o show o espectáculo de artes visuales internacionales con amplia trayectoria y reconocimiento a nivel mundial”. Agrega, además, que debe tener “basta experiencia” y con “referencias acreditables de realización de eventos masivos de convocatoria de público de más de 35.000 personas o bien giras con acceso masivo de público”.  ¿Quiénes ingresan en esta categoría? Según explica Planificación, “aplica a artistas nacionales o grupos de artistas con referenciados reconocimiento a nivel internacional”. Incluso, señala que ejercer disciplinas de “música, teatro, danza, muestras plásticas, fusión, festivales, eventos de gran despliegue, otros”. Por este rubro, se paga $1.000.000 por show.
Más datos del tarifario y tablita de Planificación
La categoría “A” agrupa a artistas con convocatoria de hasta 35.000 personas o bien numerosas giras con acceso masivo de público”. Por este rubro, se paga $600.000. La categoría de tarifario “B”, por otro lado, involucra a artistas o grupo de artistas de “reconocimiento nacional y regional” con “convocatorias de público de hasta 25.000 personas”.  Por esta categoría se paga por uno o más eventos, $350.000. Con posterioridad, se observan las categorías “C”, “D”, “E”, “F” y “G”, en donde el público varía 600 y 15 mil personas, y en donde se abonan cifras que van desde los 20 mil pesos para la categoría “G” hasta los 250 mil en la categoría “C”.
En cuanto a la parte técnica, y siempre con el mismo formato de los cachets, los costos varían de acuerdo a la cantidad, calidad y tamaño de los escenarios y especificaciones que se soliciten para cada show, y el número de gente que participará en los mismos. Por caso, para uno de categoría “A Internacional”, De Vido pagará hasta 2 millones de pesos, uno de categoría “A”, $1.000.000, y uno de categoría “B”, $770.000. Las cifras luego disminuyen, alcanzando montos que van desde los 50 mil pesos hasta los $550.000.
Los detalles de las Contrataciones Directas 32/2014 y 33/2014
La Contratación Directa por Adjudicación Simple 32/2014, expediente S01: 0190993/2014, fue realizada el 24 de noviembre del 2014 entre el Ministerio de Planificación Federal y la Universidad Nacional de Tres de Febrero como co-contratante, con el objeto que la UNTREF preste servicios de producción, asistencia técnicas artísticas para el Calendario Cultural del Plan Nacional.  El otro objeto del contrato es que la Universidad desarrolle proyectos para asistencia en la producción de eventos cultural y gestión de “proyectos de fomento cultural diverso, inclusivo y federal”.
La contratación no especifica los lugares donde se realizarán los shows, aunque sí aclara la cantidad de artistas a contratar como así también las necesidades técnicas de cada show.
Por caso, para este Plan Nacional, se realizarán un total de 125 presentaciones artísticas, que involucrará a 252 artistas (muchos de los cuales, podrían actuar en varias localidades), por un monto total de $57.200.000.
Ejemplo de técnica a contratar en los recitales durante el 2015
En el caso de la Contratación Directa por Adjudicación Simple 33/2014, expediente S01: 0263963/2014, fue realizada el 26 de noviembre entre Planificación y la UNTREF como co-contratante, en el marco del Calendario Cultura del Plan Nacional Igualdad Cultural.
Para este plan en particular, se efectuarán un total de 75 presentaciones artísticas, en la que participarán 205 artistas, y a un costo de $42.770.000.
Durante el 2014, los programas de eventos que gestiona De Vido sirvieron para contratar a artistas como Los Tipitos, Palo Pandolfo, Los Gauchos, Javier Calamaro, Ignacio Copani, Soledad Pastorutti, Ivan Noble,  Juana Molina, Chango Spasiuk,  David Lebon, Hilda Lizarazu, Horacio Lavandera,  Sandra Mihanovich,  Celeste Carballo, Ligia Piro, Arbolito, Palito Ortega, León Giecco,  Peteco Carabajal, Rubén Patagonia, La Colmena del Sur,  Juanse, Juan Carlos Baglietto, Rimando Entreversos, Lito Vitale, Miss Bolivia, El Polaco, Claudia Puyó, La Mancha de Rolando, Sana Berhooz (Pettinato + Superman Troglio + Berhooz), Ignacio Montoya Carlotto y  La Asombrosa Banda de Zamba, entre decenas de músicos locales. En cuanto a grupos internacionales, se contrataron a artistas como Paralamas do Sucesso, Café Tacuba, La Bomba de Tiempo, Gustavo Santaolalla, por ejemplo.  Y en espectáculos infantiles, se contrató a Los Cazurros, Magdalena Fleitas, la compañía de Héctor Presa, el grupo de títeres Los Chikuchis,  entre muchos  otros.
Todo hace suponer que estos artistas también se presentarán en el marco de los programas culturales durante el año 2015.
Con las cifras que se pagan por show, no es raro que una gran mayoría de estos artistas se muestren a viva voz partidarios del gobierno kirchnerista. No existe gobierno en la época reciente del país que haya beneficiado tan abiertamente a un grupo cultural que los apoya, mientras marginaba a los que no comparten la ideología del grupo gobernante.
Vale preguntarse si puede sostenerse la racionalidad detrás de la conversión de Julio De Vido en el principal mecenas del espectáculo en Argentina. Como se hizo mención en la primera parte de este informe, Planificación se trata de una cartera que nunca fue pensada para promover eventos culturales, actividad que sin duda es la prioridad de otras oficinas como el recién creado Ministerio de Cultura. Menos aun si el armado de espectáculos depende de un ministro que está involucrado en temas que necesitan de urgente tratamiento como el suministro de energía, el ordenamiento del sistema de comunicaciones que figura en el tope de las quejas de los usuarios y  el sostenimiento de un plan de obras públicas jaqueado por la falta de fondos.
Ampliando el panorama, comienza a quedar en claro que el último año del kirchnerismo será un derroche de eventos diseñados para entretener a las masas. A los cien millones de pesos que gastará De Vido en espectáculos debe sumarse 327.611.000 pesos aportado a la subvención de artistas audiovisuales a través de fondos asignados para la compra de “obras de arte”, y una suma aun no consolidada destinada a otros rubros como el automovilismo, el armado de Tecnópolis y eventos recientemente anunciados como la disputa de la Copa Davis en el predio de esa feria. Si se le agregan los $1.634.413.883 que se gastarán en el Fútbol para Todos por medio de la Jefatura de Gabinete y otros 244.100.500 pesos para organizar el Dakar, se llega a una cifra varias veces millonarias y que sirve de evidencia para demostrar la importancia que le ha dado el gobierno al entretenimiento público.
Si se tratara de un país que tiene una economía en orden y una sociedad despojada de tensiones, no es posible hacer ninguna crítica a la búsqueda del bienestar común a través de espectáculos masivos y gratuitos. Pero si ese dinero es gastado en un país con problemas sociales irresueltos, utilizando una ingeniería burocrática difusa y con el objetivo de favorecer a los artistas que aplauden fervorosos y sin critica alguna cada medida gubernamental, se corre el riesgo de repetir la suerte de los circos romanos, que hoy yacen en ruinas como recuerdo de lo efímero que es tratar de distraer los problemas reales con distracciones.
En Twitter: @EliminandoV

domingo, 28 de diciembre de 2014

Julio De Vido, el gran mecenas de la industria del entretenimiento argentina (1ra Parte)

Por José M. Stella e Ignacio Montes de Oca

Una “obra de arte”. Así puede calificarse a la ingeniería burocrática que montó el Ministerio de Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios, a cargo de Julio De Vido, para asignar partidas millonarias a artistas afines, comprar videos de Café Tacuba, Onda Vaga y Axel o subvencionar a productores identificados con el gobierno kirchnerista.

Las "obras de arte" de De Vido cuestan cada vez más millones
Por tercera vez en el año, se asignó una cifra millonaria al Centro Cultural Presidente Dr. Néstor Kirchner (Centro Cultural del Bicentenario), que desde hace un lustro se está construyendo en el antiguo palacio del Correo, en Corrientes y Alem, en el microcentro de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

En septiembre de este año, (Eliminando Variables), en un artículo citado por varios medios, había revelado que el gasto  totalizaba poco más de $427 millones. En esta oportunidad, se destinó una partida adicional de $36.600.000 para adquirir nuevamente “obras de arte” que –supuestamente- tendrían como destino el siempre “a punto de terminarse” Centro Cultural Presidente Dr. Néstor Kirchner.

Con esta partida extra, en los últimos 23 meses (es decir, desde enero del 2013 a diciembre del 2014), el gasto en “obras de arte” para ese centro cultural se incrementó a casi 464 millones de pesos. De ese total, corresponden $238.530.000 para el año 2014, mientras que el gasto en este ítem para el 2013 fue de $225.396.000.

Al darse a conocer los primeros indicios de este movimiento de dinero en una nota anterior, los voceros de De Vido intentaron justificar mediante un comunicado que esas erogaciones (que son parte del denominado Programa 59) tenían como fin la adquisición, mediante concursos públicos y con jurados especializados, ficciones y documentales audiovisuales que “están incorporadas al patrimonio del Estado Nacional y debidamente catalogadas” (ver más abajo).

Definición de obra de arte: La clasificación presupuestaria no deja ninguna duda
Sin embargo, no lograron aclarar cómo habían llegado a la conclusión que debían imputarlas como parte del rubro 46 que contempla la adquisición de “obras de arte”. De acuerdo con lo dispuesto en el denominado Manual de Clasificaciones Presupuestarias para el Sector Público Nacional, se define como “obra de arte” a “colecciones artísticas y ornamentales, tales como: pinturas, estatuas, tallas, antigüedades, entre otras”. Es decir, en ningún momento nombran en ese rubro la adquisición de un archivo audiovisual, que sí figura en el código 45, en donde se especifican las compras “de libros, revistas, mapas, películas cinematográficas impresas, discos fonoeléctricos y otros elementos destinados a la formación de colecciones”.

Tweet enviado desde Planificación a (Eliminando Variables)
Lo concreto es que a las pocas horas de publicada la investigación de (Eliminando Variables), Planificación envió un tweet a la cuenta de este blog, afirmando que las “obras de arte” eran más de 3 mil horas de contenido audiovisual disponible en el Banco de Contenidos Universales Argentinos (Bacua). Es decir, según Planificación, los 238.530.000 pesos gastados durante el 2014 eran para potenciar el sitio del Bacua.  

Esta cifra, tampoco cierra si efectivamente fue destinada al Bacua. (Eliminando Variables) realizó un relevamiento en el Boletín Oficial de los gastos asignados a ese Banco de Contenidos en lo que va del 2014, como así también al dinero asignado a producción de diversas clases de series, documentales, animaciones y programas televisivos que Planificación considera como “obras de arte”. En total, los números que De Vido destina al Bacua trepan a $327.610.000. La cifra supera en $89.080.000  al gasto asignado de 238.53 millones de pesos en supuestas “obras de arte” para el año actual, según las diversas partidas presupuestarias.

¿Qué considera como “obra de arte” el Ministerio de Planificación?

Como se dijo, el análisis sobre el Boletín Oficial que efectúo este blog, mostró la existencia de 19 resoluciones del Ministerio de Planificación firmadas en conjunto con el Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (INCAA) y la Universidad Nacional de San Martín, por la cifra de $327.610.000.

Estos acuerdos correspondieron a gastos para realizar:  1 ficción juvenil (costo total $3.200.000);  3 series de ficción costumbristas (costo total $43.500.000); 3 series de comedia (costo total $43.500.000); 3 series de ficción históricas (costo total $43.500.000); 3 series de ficción de temática social (costo total $43.500.000); 6 series animadas federales (costo total $2.496.000); 6 series de animación para productoras con antecedentes (costo total $6.864.000); 7 series de ficción para productoras con antecedentes (costo total $25.480.000); 10 series documentales temáticas (costo total $1.800.000); 14 programas infantiles (costo total $14.700.000); 23 unitarios documentales (costo total $3.680.000); 36 series documentales federales (costo total $27.360.000); 39 series de ficción federales (costo total $67.920.000); 50 animaciones (costo total $10.000) y 50 cortometrajes (costo total $100.000).

Resolución 1980-2014: Llorente y Villaruel Contenidos
Sin ninguna duda, esto demuestra que el ministro de Planificación de la Nación, Julio De Vido, es el principal productor y financista de series, documentales y ficciones televisivas de la Argentina.

¿Y quienes resultaron ganadores de estas resoluciones para la realización de estas series que tan generosamente propone el Gobierno? Por ejemplo, de acuerdo con las resoluciones firmadas por la presidenta del INCAA, Lucrecia Cardoso, la Fundación Octubre de Trabajadores de Edificios, que responde al gremialista ultra kirchnerista Víctor Santa María, accedió a una de las 3 series de comedia a las que se llamó a “concurso”, recibiendo un subsidio de $14.500.000. La comedia que deberá realizar esa fundación se denomina “La Última Hora”.

Sebastián Ortega, a través de su productora Underground Producciones SA (el Grupo Olmos, ultra oficialista, tiene una interesante participación accionaria en esta productora), también se garantizó $14.500.000, para realizar una serie de ficción de temática histórica que se denominará “El Clan, la Historia de los Puccio”. También Aleph Media SA, del empresario de medios Kirchnerista Fernando Sokolowicz, recibirá $14.500.000 para realizar una serie de ficción de temática costumbrista denominada “Olimpia-Camino a la Gloria”.
Resolución 1979-2014: Aleph Media SA

No menos llamativa resulta la adjudicación a Llorente y Villaruel Contenidos SA, productora cuyos titulares son Claudio Villaruel y la mujer del ex canciller argentino Jorge Taiana, Bernarda Llorente, por también $14.500.000  para la realización de “Registrado”, una serie de ficción de temática social. Curioso momento en el que la productora resultó ganadora, ya que en las últimas horas tanto Villaruel como Llorente fueron desvinculados de la gerencia de programación de Radio del Plata y el canal 360TV, pertenecientes al grupo Electroingeniería, uno de los grandes beneficiarios de la obra pública con Julio De Vido.

En ese mismo rubro, también accedió a $14.500.000 la productora Atuel Producciones SRL, cuyas responsables son las hermanas Melina y Julieta Petriella, quienes realizarán “Todos comen”.

Es decir, entre estas cinco producciones, se llevan más del 22 por ciento del presupuesto asignado a “obras de arte” en la producción televisiva ($327.610.000). La fe que los funcionarios tienen en estos proveedores es tan ciega como la que tenía Ludovico Sforza en Leonardo Da Vinci cuando le encargo el mural de “La última cena”. Ya saben que se tratará de “obras de arte” incluso antes de grabarse la primera escena.

Capacitar actores, una tarea propia del Ministro de Planificación

Resulta muy interesante que una de las tareas que tiene el Ministerio de Planificación Federal a cargo de Julio De Vido sea la de capacitar a actores en todo el país. Así surge de los objetivos propuestos por ese ministerio en el Presupuesto 2014. Textualmente, allí se dice que una de las tareas de ese ministerio ser la de “continuar con la capacitación actoral en producción audiovisual formando y perfeccionando a los actores, actrices y técnicos de diferentes puntos y regiones del país en producción audiovisual en forma conjunta con la Asociación Argentina de Actores (AAA) y el Sindicato Argentina de Televisión (SATSAID)”.

Detalles del Presupuesto del Ministerio de Planificación
Ambos gremios están dirigidos por seguidores del actual gobierno. En el caso de la AAA, la figura central es Alejandra Darín, una habitué de los actos en la Casa Rosada y entre sus directivos se encuentra Pablo Echarri, uno de los actores que usualmente defienden al gobierno en los medios de comunicación. SATSAID, por su parte, dedica gran parte de su página Web a ensalzar la gestión de Cristina Kirchner y rendir homenaje constante a su difunto marido. Ese gremio también envía representantes a cada acto oficial y suele ausentarse cuando los reclamos gremiales afectan a medios afines al gobierno, como sucedió con el despido de personal de la TV Pública y en canales de noticias alineados con el kirchnerismo.

El Bacua atesora obras de arte de Axel, Onda Vaga y Paralamas Do Sucesso

Los hombres de De Vido insisten en que el ministerio gasta apropiadamente el dinero público adquiriendo “obras de arte” para el  Banco de Contenidos Universales Argentinos. Ahora bien, al analizar el contenido del Bacua surge una curiosa diferencia entre la mirada de un marchand y la que tienen los funcionarios de Planificación.


Onda Vaga: "Obra de Arte", según Planificación
El sitio de Bacua en Internet muestra que existen sólo 468 videos. Sin embargo, si se cuentan las diversas categorías en los que están agrupados los videos, el número se eleva a 1.113, pero con la diferencia que algunos videos están colocados en dos o más categorías. Un claro ejemplo es el documental “La 40” (código A001264), que puede encontrarse tanto en la categoría “documentales” como en “viajes” y en “arte y cultura”. En algunos casos existen, además, varios videos del mismo tema.

La mayoría de los videos relevados por (Eliminando Variables) son de 26 minutos de duración, aunque en algunos casos existen documentales de 48 minutos y hasta de 52 minutos de duración.

En el “patrimonio del Estado Nacional”, o “acervo de identidad nacional, provincial y regional” del Bacua (NdR: Con “regional”, se refiere a región de Cuyo, Noroeste, etc.), según el relato de Planificación, por ejemplo, figura un clip de 3 minutos de un recital del grupo brasileño Os Paralamas do Sucesso y el del grupo mexicano Café Tacuba (código A006421 del Bacua); los 4 minutos del clip perteneciente al cantante Axel, cuyo código del Bacua es A005681; o bien del grupo Onda Vaga (código A005789).

Paralamas do Sucesso y Café Tacuba: Acervo de Identidad Nacional
Por otro lado, figura la adquisición tanto en el rubro “infantil” como en “informativo” de un corto de 2 minutos de la serie Zamba, en donde se preguntan “¿qué es la democracia?” (código A002249), que fue producida por el Canal Encuentro, perteneciente al Ministerio de Educación.

Cuesta entender como en este y otros casos  los videos son producidos por otros entes del Estado y luego se vuelve a gastar dinero público en adquirirlos cuando es suficiente una cesión no onerosa. Se trata de un trámite simple que no representa mayores inconvenientes que los que insume deslizar dinero del ministerio de De Vido hacia esos destinos.

Más allá de las explicaciones que pudiera dar el Ministerio de Planificación, queda claro que el Centro Cultural Néstor Kirchner se ha convertido en una inmensa maquinaria para justificar gastos y que muchas veces los beneficiarios de ese dinero resultan coincidir con los puntos de vista político de quienes firman las partidas presupuestarias.

En ese trámite, De Vido se convirtió en uno de los grandes – si no el principal -, mecenas de la industria audiovisual argentina.  No es una anomalía menor para un funcionario que que al mismo tiempo debe hacer frente a los apagones de energía, los recurrentes problemas para gestionar la obra pública y reorganizar el mercado de la comunicación.

En la segunda parte de esta investigación, revelaremos otra parte de esta trama de millonarias cantidades de dinero público destinado al entretenimiento. Los contratos son también abultados, las estrategias burocráticas igual de creativas y los beneficiarios reciben también miles de razones para no criticar a sus mecenas.

(Fin de la primera parte)

En Twitter: @EliminandoV

jueves, 25 de diciembre de 2014

Curiosidades: Milani contrata un asesor financiero personal para controlar los números del Ejército

Por José M. Stella e Ignacio Montes de Oca

El  titular del Ejército, el teniente general  César Santos Gerardo del Corazón de Jesús Milani, contrató a un asesor financiero personal externo para que, entre otras cosas, releve y analice al detalle los gastos de la fuerza, y también para que le haga recomendaciones sobre las millonarias compras al exterior que se realizan desde el arma.

Mediante la licitación privada N° 0094/2014,  denominada “Contratación de Servicio Profesional de Asesor”, Milani pretende con esta operatoria relevar los “Cuadros de Organización vigentes en la totalidad de los elementos que conforman los distintos Servicios Administrativos Financieros del Ejército Argentino” (SIC). La licitación es del tipo "privada", lo que significa que el mismo Milani invitó a participar a determinadas personas o empresas de su preferencia. El documento tiene fecha del 26 de noviembre de 2014, y exige muchas cláusulas de confidencialidad para quien resultó seleccionado.

Contratación del asesor financiero personal de Milani  (LP 0094-2014)
Ese acuerdo de confidencialidad en su punto 4), por otro lado, le exige al contratado externo y asesor de Milani, visitar y recorrer instalaciones del Ejército, "vinculadas con la Seguridad Nacional y son por ello de alta sensibilidad para la defensa de la Nación".

La idea de la contratación de una persona ajena a la fuerza, de acuerdo al texto de los documentos a los que accedió (Eliminando Variables), es que este asesor responda directamente al mismo Milani como así también al subjefe del Estado Mayor General del Ejército, el general de división Rubén Oscar Ferrari. Los documentos no indican el nombre ni lo montos a cobrar por parte de la empresa o persona que realizará este asesoramiento a medida hasta, por lo menos, diciembre del 2015. 

El recuerdo de la incursión de The Old Fund como asesor del gobierno de Formosa para la reestructuración de la deuda provincial, supone un antecedente negativo para esta clase de contrataciones. Habrá que ver si el teniente general Milani logra poner sus cuentas en orden o abre las puertas para un nuevo y escandaloso episodio. 

La contratación involucra la Seguridad Nacional
Lo llamativo de esta contratación, es que desde hace décadas existe un organismo dedicado a revisar las cuentas de cada una de las armas. Se trata de la Auditoria General de las Fuerzas Armadas, un ente dependiente del Ministerio de Defensa, y cuya sede se encuentra en el edificio de Cerrito 590, en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.  Por otra parte, el trabajo de contralor de las cuentas del Ejército lo realiza la Contaduría General del Ejército Argentino que en su página web explica que su función es, precisamente, "Dirigir, supervisar y coordinar los sistemas que integran la administración financiera" de ese arma. En la actualidad esa oficina está a cargo del general de brigada Raúl Pedro Ravetti. 

Lo que sí se sabe, según se explica en los documentos, es que quien accedió a esta contratación deberá realizar un análisis muy exhaustivo de la situación financiera del Ejército,  como así también de la “actual doctrina en el área Administrativa Financiera”, y su trabajo será el de modernizar –según los criterios que apruebe Milani- tanto la “normativa como el personal necesario” para llevarla adelante.  

No menos importante es el párrafo en el que se propone "Efectuar un relevamiento, análisis y propuesta del sistema de compras en el exterior por parte del Ejército Argentino...", uno de los ítems en los que los gastos en moneda extranjera han sido fuente de tentación para generaciones de encargados de adquirir equipos en países extranjeros. Recordemos que, pese a que la Argentina tiene uno de los gastos en compra de equipos más bajos de la región, aún siguen existiendo órdenes de compra varias veces millonarias. 

En la actualidad, a cargo de la administración y finanzas del Ejército,  se encuentra el general de brigada Diego Luis Suñer.

Tanto en el Ejército como en el propio Ministerio de Defensa, algunos observan off the record la decisión de contratar a un asesor externo para el área administrativo-financiera como una medida para “intentar tapar desmanejos, desprolijidades y números que no cierran”, en vez de la presentada como de “relevamiento,  análisis y mejoras” del área. Y subrayan que Milani quiere dejar su propia impronta para la posteridad.  “Es claro que su intención es la de controlar donde va cada peso y que no se le escape nada”, concluyen sus críticos.

Otros mejor pensados, en cambio, afirman que el verdadero objetivo del máximo responsable del arma es elaborar un plan para regularizar las remuneraciones del personal del Ejército –algo que es muy solicitado en esa fuerza- y actualizar algunos procesos administrativos “totalmente vetustos” y que dificultarían llevar normalmente el día a día de la fuerza.


Las tareas del Asesor Financiero

Sea cual fuere el objetivo de fondo en la decisión de contratar un asesor financiero, los documentos revelan que el profesional realizará tareas mensuales por un período mensual de “84 horas”, es decir, tres días y medio al mes. La contratación será por 12 meses, lo que significa que  su contrato correrá hasta diciembre del 2015, justo hasta antes del traspaso presidencial.

Las tareas del mismo serán realmente importantes. En el punto 1) del denominado “Detalle del Servicio”, fechado en octubre del 2014, se afirma que una de las tareas que tendrá será el de analizar todos los servicios administrativos financieros para asesorar adecuadamente al “Jefe y Sub Jefe del Estado Mayor General del Ejército”.

Otros detalles de la contratación del asesor financiero de Milani
Por otro lado, en el punto 2), se afirma que el consultor “deberá evaluar y proponer acciones” para actualizar y modificar los diferentes “Cuadros de Organización” que permitan “determinar los efectivos necesarios a destinar en los distintos Servicios Administrativos Financieros de los Organismos del Ejército, en función a la actual organización y sobre la eventual modificación propuesta”. Incluso, se afirma que para darle un panorama completo, el experto deberá tener en cuenta los efectivos actuales del Ejército y aquellos que llegarán al área financiera en un mediano plazo. Así, el asesor deberá analizar quienes ingresan en los institutos de formación como así también quiénes egresan; las bajas y retiros producidas en “determinados períodos” y eventuales incorporaciones, de ser necesarias.

En el punto 3), se explicita que el asesor deberá efectuar un “relevamiento y posterior análisis de la doctrina en el área Administrativa Financiera”, debiendo considerar la totalidad de las normas reglamentarias y realizar las propuestas de actualización que pudieran corresponder.

El 4) punto consiste en que el experto contratado releve y analice el “sistema de compras al exterior” por parte del Ejército Argentino. En el punto 6),  se le pedirá que “releve y analice el sistema de auditorías de liquidaciones de remuneraciones del personal del Ejército Argentino”.

El punto siguiente, el 7), consiste en que el consultor proponga “alternativas para la regularización de las remuneraciones del personal Militar del Ejército Argentino”, solicitándole expresamente que trabaje para tal fin con personal del Instituto de Ayuda Financiera.  En este apartado, Milani colocó especial énfasis, ya que el profesional contratado confidencialmente deberá evaluar el “impacto presupuestario del personal en actividad”, “el impacto del salario de bolsillo”, la “incidencia del impuesto a las ganancias”, el impacto en el IOSE (ajuste de alícuotas en la obra social del arma), y el impacto presupuestario entre los retirados.

Se trata de una decisión de riesgo por parte del general Milani, que apuesta a poner bajo la lupa de una persona ajena a la fuerza los gastos de un organismo que desde hace tres décadas gasta cada día más en personal y jubilaciones y menos en equipamiento y modernización de sus equipos.  Y toda la masa de datos y recomendaciones que recopile el asesor serán confidenciales, lo cual implica que sólo el jefe del Ejército y sus hombres de confianza podrán acceder a ellos. 

El asesor que reportará al general Milani tendrá en total, según las horas contratadas por la licitación, 42 días durante el año 2015 para resolver las cuentas que preocupan al general y cerrar uno de los flancos débiles de su gestión. Se trata de una necesidad urgente,  en días en que el militar recibirá una nueva citación judicial por la desaparición del conscripto Ledo y el rol de sus espías vuelve a las primeras planas en un contexto en el que los sistemas de inteligencia del Estado profundizan su enfrentamiento.

En Twitter:@EliminandoV 

lunes, 22 de diciembre de 2014

Nuevo round de la interna entre espías: Milani prepara un ejército de hackers "éticos"

Por José M. Stella e Ignacio Montes de Oca

Pasaron pocos días desde que la presidente Cristina Kirchner decidió descabezar la cúpula de la Secretaría de Inteligencia (SI) y poner al frente de ese organismo a Oscar Parrilli, un hombre de su extrema confianza y a Juan Martín Mena, un militante de La Cámpora que responde al primogénito presidencial.
Anexo de la LP 93-2014 de la Dirección de Inteligencia del Ejército
Sin embargo, quienes entienden de las internas del área de inteligencia, afirman que quien será el verdadero responsable de la SI no es otro que el titular del Ejército, el teniente general César Santos Gerardo del Corazón de Jesús Milani.
La expansión del poder de Milani queda en evidencia en los documentos públicos a los que accedió (Eliminando Variables). En ellos se describen unos curiosos cursos que la Dirección General de Inteligencia del Ejército Argentino contrata para parte de personal de esa repartición. El objetivo es que se especialicen en “hackeos éticos” de redes y penetración de páginas web, e-mails y redes sociales.
El tema no es menor. No sólo hay temores fundados que muchos de estos cursos tengan como objetivo espiar computadoras personales accediendo a e-mails, redes sociales o rastreo de datos  pertenecientes a  jueces y fiscales que actualmente investigan casos de supuesta corrupción del poder (o incluso, del Poder Ejecutivo y su familia), sino que al ser el 2015 un año electoral,  existen dudas sobre si estos cursos no podrían ser utilizados para espiar a futuros candidatos opositores, como así también a periodistas o dirigentes sociales.
Recordemos que las Fuerzas Armadas tienen terminantemente prohibido por Ley realizar tareas de seguridad interior y espionaje. No obstante, las limitaciones legales nunca fueron un impedimento para que los espías locales ejerzan sus tareas dentro de las fronteras.
De acuerdo con documentos a los que accedió en exclusiva (Eliminando Variables), desde el 25 de noviembre de este año, un total de 23 personas pertenecientes a la Dirección General de Inteligencia del Ejército Argentino realizan cursos sobre penetración de redes (“Hackeo Ético”) y explotación de vulnerabilidades en la red y su impacto, entre otros.
Tales datos surgen de la Licitación Privada 0093/2014, en cuyas especificaciones técnicas (N° 04/CDEF/14) solicita, mediante cuatro renglones, el dictado de cursos a “proveedores que deben demostrar una antigüedad mayor a 3 años de actividad en Capacitación y Certificación de Profesionales, en el mercado de Argentina”.  E, incluso, en los pliegos se exige que el proveedor adjudicado ofrezca la “capacitación presencial " en la CABA y “disponer del hardware necesario para dictar cursos”.
Por ejemplo, en el renglón 1 de esta licitación se pide un curso para cinco personas de Genexus EV3 Para Smart Devices; en el renglón 2,  un curso de test de penetración en redes (Ethical Hacking) para 8 personas; en el renglón 3 un curso de analista programador en Genexus Evol.3 para cinco personas y, por último, en el renglón 4, un curso de explotación de vulnerabilidades e impacto para 10 personas.
Detalles de los cursos a cursar por los miembros de Inteligencia
(Eliminando Variables) no pudo conocer quién fue el o los adjudicatarios de estos cursos, ni el precio que desde el Ejército se pagó por los mismos.
 
Los Hackeos Éticos
El denominado “Hacker Ético Certificado” no es otra cosa que una persona con herramientas para acceder a redes o computadoras utilizando los mismos métodos que un hacker, y cuyo fin es hallar supuestas vulnerabilidades o arreglar la seguridad de los sistemas. A diferencia de los hackers que ingresan en redes y sistemas sin autorización (o “crackers”), los “hackers éticos” cuentan con “permiso” de alguien para acceder a esos sistemas. En palabras más simples, tienen la autorización del cliente para poner a prueba los sistemas informáticos usando los mismos métodos que se utilizarían para vulnerarlos en caso que no tuvieran permiso.
El término de hackeo ético, para muchos especialistas en sistemas, es una contradicción. En general, afirman que “no existe ser un hacker ético, como tampoco existe ser un violador ético”. En última instancia, entrenado en el arte de violentar la seguridad de las computadoras ajenas, no existe forma de saber que uso le dará el hacker a sus habilidades en caso de ser tentado por un cliente poco interesado en los límites éticos utilizados para conseguir lo que necesita. 
Consultado por este blog, Javier Smaldone, especialista en sistemas y seguridad, y un reconocido twittero, afirmó que "muchas veces, tener conocimiento de las herramientas de "hackeo ético" y usarlas adecuadamente,  es absolutamente necesario para darle seguridad informática a empresas, organizaciones o el público en general. Sin embargo, muchas veces se ingresa en un terreno gris, sobre todo cuando se utiliza desde el Estado, con el poder que se tiene desde ahí".  Y concluyó: "Con las herramientas adecuadas, como las que puede a llegar a tener el Estado, es relativamente fácil preparar a gente para acceder a sistemas".
Con los antecedentes de la denuncia de espionaje a instituciones políticas y sociales a través del  “Proyecto X” que maneja la Gendarmería Nacional y las constantes filtraciones de intimidades de personajes públicos que solo pueden provenir del espionaje cibernético, es lícito preguntarse cuál será el uso final que se le dará al ejército de hackers que están formando Milani y sus subordinados.  
 
Los cursos de Milani
Para el denominado “Hackeo Ético”, las ocho personas pertenecientes a la Dirección General de Inteligencia deberán cursar 40 horas cátedras, en días hábiles consecutivos de 9 a 18 horas. En el plan de estudios contratado por César Milani, por ejemplo, deberán aprender sobre “footprinting”, que es una técnica de recopilación de información sobre los sistemas informáticos y las entidades a las que pertenecen. O de técnicas de suplantación de IP, crackeo de passwords, ataques online pasivos y activos, ataques offline,  malwares, troyanos, puertas traseras, denegación de servicios, hijaking de sesiones,  entre otros.
Contenido de los cursos de hackeo
Los especialistas de inteligencia, además, aprenderán sobre “ataques internos”, fraudes online, robos de identidad y ataques de Phishing, como así también la infestación de puertos y dispositivos USB como de CD o DVD’s. Incluso, tendrán herramientas para el “traceo de E-Mails”, las “arañas web (Web Spiders)” e inteligencia competitiva y procesos de obtención de información. En cuanto a la Penetración web, los subordinados de Milani cursarán un total de 24 horas, que se dictarán en días hábiles consecutivos de 9 a 18 horas.
En todos los casos, estamos hablando de técnicas de hackeo que cubren casi todos los métodos actuales para intervenir una computadora ajena con el fin de hacerse de los datos personales, contables o laborales que hay dentro, y la posibilidad de controlar toda la actividad que el usuario realiza desde ella.
Y de nada sirve preparase ante la posible invasión comprando un antivirus moderno; los hombres del ejército aprenderán a evadir firewalls, cracking de cifrados WEP/WPA de redes WIFI, a capturar el tráfico de redes inalámbricas o el hackeo de redes inalámbricas y a realizar criptografías y técnicas de encriptación.
En el caso de los cursos de Genexus, podría  refiere al desarrollo de herramientas para eventual espionaje de teléfonos celulares, otro de los dispositivos en el que los ciudadanos suelen refugiar su intimidad. Considerando el creciente uso de SmartPhones, los especialistas que se graduarán en estos cursos tendrán un enorme potencial para trabajar en aquellos teléfonos que resulten interesantes de ser  vulnerados. 
Si bien la legislación argentina tiene grandes vacíos respecto a la actividad de los hackers, la Constitución Nacional protege la intimidad del individuo en su Artículo 19° y sería razonable preguntarse si los cursos no avanzan sobre ese derecho. Bien puede argumentarse que los que acuden a los cursos se dedicarán a enfrentar peligros cibernéticos externos, aunque la experiencia de las últimas décadas hace esa suposición algo débil.
Puede que la reciente aprobación de la denominada Ley Argentina Digital y su permiso para recopilar información de los ciudadanos con fines de “protección del orden” haya sido la señal que esperaban los espías militares para blanquear sus actividades de hackeo.
En cualquier caso, la ofensiva legislativa es seguida, de manera sugestiva, con este llamado a reforzar el ejército de hackers al mando de la inteligencia militar, cuyo único límite para internarse en las computadoras ajenas será respetar aquella denominación de “éticos”. Es una apuesta riesgosa en un país donde esa palabra tiene un valor cada vez más relativo.
En Twitter: @EliminandoV

domingo, 21 de diciembre de 2014

Curiosidades: “Somo Nosotro”, el nuevo programa de La Cámpora en las redes

Por IMO y JMS

La Juventud Peronista bonaerense que dirige Andrés “el cuervo” Larroque lanzó un nuevo programa en un canal de Youtube. Se llama “Somo Nosotro” y está dirigido por dos jóvenes militantes kirchneristas que se presentan como  “Polo” y “Juli”.

El ciclo, que ya cuenta con 4 ediciones, es difundido a través del canal que tiene la JP Cámpora en la plataforma Youtube y cubre diferentes actividades partidarias y de propaganda en la provincia, además de actos políticos en la ciudad de Buenos Aires.  

No se trata de una producción improvisada ni barata. Cada emisión es grabada con dos cámaras simultáneas, cuenta con una cuidada posproducción, gráfica animada y edición que remite directamente a la estética de los programas 678 y Duro de Domar. Todos los capítulos son realizados en HD y con personal y equipos de primera línea, a juzgar por la calidad de imagen y sonido que se entrega en cada emisión.

El contenido es previsible: muestras de actividades solidarias y de adoctrinamiento político, actos donde La Cámpora está presente, recorridos por locales de La Cámpora en la provincia y la participación en manifestaciones de apoyo a Cristina Kirchner. No menos previsible es la provocación ortográfica del plural incompleto en el nombre “Somo Nosotro”, que mantiene la línea de otras denominaciones partidarias de esa corriente como “Vatayón Militante” y “Kolina”.

El programa no es una actividad ni improvisada, ni marginal. En su cuarta entrega, muestran el respaldo que reciben al mostrarse capaces de colocar dos cámaras propias a metros de la presidente Cristina Kirchner el Día de la Democracia y los DD.HH., ocasión en la que la mandataria debió dar su discurso desde un balcón interno de la Casa Rosada, luego que un temporal provocara  el éxodo de militantes de la Plaza de Mayo, en donde estaban previstos los festejos.

“Somo nosotro” es otro de los intentos de los partidos políticos por actualizar sus estrategias a las nuevas plataformas multimedia. Como otras agrupaciones saben que parte de la lucha por los votos se da en Internet y no quieren quedarse fuera.

En Twitter: @EliminandoV

miércoles, 17 de diciembre de 2014

¿Cuál es el costo del Dakar para Todos?

Por José M. Stella e Ignacio Montes de Oca

Pocas cosas entusiasman tanto a los amantes de los fierros como el paso de los poderosos vehículos que corren el rally más famoso del mundo, el Dakar. El año que viene la famosa carrera volverá en parte a organizarse en la Argentina, y el Estado nacional ya decidió que la competencia será una de las prioridades de gasto para lo que queda del año 2014.

Gasto asignado por la Decisión Administrativa 1106-2014
En lugar de facilitar que las empresas privadas carguen con la mayor parte del costo de la organización por medio de venta de derechos o publicidad, como sucede en otras latitudes, el Gobierno decidió gastar 28.5 millones de dólares para financiar el muy costoso evento.

Amaury Sport Organisation (ASO) es la compañía propietaria de los derechos del Rally Dakar. La empresa ASO es un conglomerado privado francés de medios y espectáculos, que además organiza el Abierto de Golf de Francia, maratones en España y Francia, y otros eventos masivos de similar convocatoria. En la Argentina, ASO opera a través de una compañía llamada Organización Dakar SA (ODASA).

El Gobierno, dispuso mediante dos Decisiones Administrativas (la 1106/2014 y la 1109/2014) asignar un total de $244.100.500 (equivalente a US$ 28.53 millones, con un valor de dólar oficial de 8.55 pesos al 15 de diciembre), en el lapso de 4 días, con el fin de “financiar la organización y participación de la República Argentina” en uno de los principales eventos automovilísticos a nivel global.

Decisión Administrativa 1109-2014
Los 244 millones de pesos son, además, parte del presupuesto del Instituto Nacional de Promoción Turística (INPROTUR), organismo que es co-responsable junto con la Sindicatura General de la Nación de “evaluar la aplicación correcta del presupuesto que aporta el Estado al Rally y el impacto económico del evento en todo el país”.

Entre otras tareas, el INPROTUR tiene como fin la promoción internacional de la Argentina como destino turístico y marca. Este organismo, por otro lado, es la responsable de la denominada “Estrategia Marca País Argentina”, que agrupa también eventos deportivos de carácter nacional e internacional. En años anteriores, este ente estuvo a cargo del Tour de France, el Mundial de Motocross y el Rally7 de la Ruta 40, entre otros. El Tour de France, actualmente, es otro de los eventos organizados por el grupo ASO.

¿De dónde sale el dinero?.

El INPROTUR, según un relevamiento realizado por (Eliminando Variables) inició el 2014 con un presupuesto aprobado por el Jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, de $383.080.000. Sin embargo, a lo largo del año, recibió distintas ampliaciones de presupuesto que llevaron al organismo a tener, al 16 de diciembre del 2014, un presupuesto de 738.356.310 pesos. Es decir, un incremento del 92.7%, lo que podría ser considerado un record en cuanto a la asignación inicial errada de recursos públicos.

Sin embargo, en el detalle del Presupuesto 2014, se aclara que el organismo “financia sus actividades con recursos propios, provenientes de la percepción del 40% de los recaudado por el impuesto sobre los pasajes aéreos, marítimos y fluviales al exterior”. Es decir, los $355.276.310 que el Estado puso de más en el INPROTUR en lo que va del año, tendrían que haber salido de impuestos provenientes de la Ley N°25.997, que debería haber sido la fuente original de financiamiento del organismo no estatal desde que creo en el año 2005.

Gastos del Inprotur asignados por la DA 862-2014
La primera asignación de recursos adicionales al INPROTUR fue el 16 de enero del 2014, cuando por la Decisión Administrativa 104/2013 se le entregaron 4.000.000 de euros a DORNA SPORTS SL (firma propietaria de los derechos de comercialización no deportivos de la Federación Internacional de Motociclismo) para la realización en el país de una carrera perteneciente al Campeonato Mundial de Motociclismo “Moto GP” que se iba a realizar en el Autódromo de Termas de Río Hondo. A pesos en esa fecha, esos 4 millones de euros significaron una erogación estatal de $38 millones.

El 6 de agosto, por otro lado, Decisión Administrativa 837/2014, y en concepto de “saldos de recursos de ejercicios anteriores”, se le entregó al INPROTUR un total de $16.987.710, que iba a ser utilizados en el rubro “servicios técnicos y profesionales”. El 20 de octubre de este año, también mediante la Decisión Administrativa 862/2014, se le asignaron 56.183.600 pesos, asignados a varios rubros como servicios técnicos y profesionales, financieros y de imprenta y publicaciones.

Además, el 11 de diciembre de este año, mediante la Decisión Administrativa 1106/2014, y “a efectos de financiar la organización y participación de la República Argentina en la realización del Rally Dakar 2015 y sus acciones promocionales”, se le entregaron $209.905.000. Cuatro días después, mediante la Decisión Administrativa 1109/2014 publicada en el Boletín Oficial, se autorizó un gasto para la realización del Rally Dakar 2015 por US$ 4 millones en billetes de la moneda norteamericana, para ser transferido la Organización Dakar SA, representación local de ASO. La orden fue firmada por el Jefe de Gabinete de Ministros, Jorge Capitanich y el ministro de Turismo, Carlos Meyer.
 
La Organización Dakar SA
Ese permiso excepcional mientras se sostenía las restricciones para que el público y las empresas locales se hicieran con dólares.

A valor convertido de la fecha, esa cifra equivale a 34.200.000 pesos. En total, sumando ambos gastos, el costo de la realización del Rally Dakar 2015 será de $244.100.500, lo cual equivale a unos 28.5 millones de dólares. Esa número, por ejemplo, involucra la contratación de empresas de marketing y promoción, alimentos y sanidad para los conductores, administración y el apoyo logístico de efectivos de la Gendarmería y el Ejército. Durante todo el 2014 se hicieron licitaciones y contrataciones respecto al Rally Dakar, aunque jamás fueron revelados los ganadores ni los montos adjudicados.

La edición argentina del Rally Dakar 2015 tendrá su bandera de largada el 5 de enero del año próximo y que partirá desde Rosario, Santa Fe. Los competidores harán un recorrido por varias provincias del centro y el este argentino como parte de un trazado que también incluye tramos en Chile y Bolivia.

En varias de esas provincias el rally se encontrará con las denuncias por la falta de insumos médicos elementales en los hospitales locales, situación que en parte se origina por las dificultades que tienen los importadores para hacerse de divisas extranjeras.

Ojalá que la mala suerte no lleve a los corredores a necesitar de los servicios de hospitales que no tienen elementos básicos para atender las urgencias. En ese caso, los médicos podrán explicarles a su modo como funciona un país en donde algunos tienen la suerte de ser alcanzados con excepciones cambiarias y presupuestos gigantes mientras otros deben cumplir su tarea como si estuviesen en alguna localidad del norte de África, como aquellas en dónde se corrieron las primeras versiones del rally más prestigioso del planeta.

En Twitter: @EliminandoV