miércoles, 23 de julio de 2014

Los uniformes para los soldados argentinos: Un negocio chino de casi 16 millones de dólares

Por Ignacio Montes de Oca y José M. Stella
El 12 de diciembre de 2013 se firmó un contrato entre el estado argentino y la firma estatal china Norinco (China North Industries Corporation)  para proveer de uniformes y correajes a los soldados argentinos. Se trata de un millonario  convenio por US$ 15.803.580 que comenzará a implementarse en estos días.

Contrato y precio rubricado por Defensa con Norinco 
La cifra, de hecho, no se sabe si es correcta. Sucede que los US$ 15.803.580 dólares, a valor colocado de mercadería en el puerto de Buenos Aires (CIF),  y en donde se incluyen los costos, los seguros y el flete, es el número que figura en “la parte argentina del contrato”. Este número es sustancialmente diferente –como se verá- al que figura en “la parte china del contrato”, en su anexo de exportación, en donde específicamente figuran US$ 15.035.060, también CIF. Es decir, hay un diferencial de US$ 768.520 entre ambos documentos que, en los hechos, tendrían que coincidir.
Pero no sólo el precio difiere en los contratos argentinos y chinos, firmados desde el lado local por el secretario de Ciencia y Tecnología del ministerio de Defensa, Santiago Juan Rodríguez. También hay discrepancias en los productos adquiridos.
Tal como había informado el matutino La Nación en el mes de enero, entre otros elementos, se adquirieron 139.210 uniformes a repartirse entre las tres fuerzas, es decir que servirán para vestir a soldados, marinos y aviadores con el mismo traje. También se compraron correajes y mochilas para equipar a cerca de 50.000 efectivos, una cifra similar a la tropa entrenada y en servicio que puede movilizar  actualmente la Argentina.

Contrato de exportación chino
El esquema de camuflaje descripto en el contrato implica que, en cuanto termine de llegar el cargamento de uniformes chinos, todos los soldados tendrán el mismo camuflaje chino, que quizás no tenga nada que ver con los colores y tramas del desierto patagónico, de los montes selváticos misioneros, el verde furioso de las pampas, los colores de las faldas andinas o la paleta de sepias de las zonas costeras.

Ya en los años 90 el Ejército contrató la compra de uniformes chinos. Se los dejó de usar cuando descubrieron que las costuras se deshacían, literalmente, tras algunos meses de uso y los habituales lavados.


Contradicciones y anomalías
Al analizar las más de 600 páginas del contrato firmado por funcionarios chinos y argentinos, es posible encontrar serias contradicciones y anomalías.
Por ejemplo, se habla de adquirir a Norinco un total de 54.600 calzoncillos, 40.000 remeras y 219.000 pares de medias, contradiciendo las políticas de compre nacional que constituyeron la columna vertebral del modelo económico de  la década kirchnerista. Sin duda, por tratarse de prendas de escasa complejidad, bien podrían haberse encargado a empresas nacionales o a alguna de las miles de cooperativas que dan servicios al estado nacional.
Carátula del acuerdo entre Defensa y Norinco

Además, existe una cuestión de precios. Cada par de medias será abonado 2.29 dólares norteamericanos. De acuerdo a consultas realizadas por (Eliminando Variables), comprar las mismas medias en el portal de ventas online chino AlíExpress, el mismo producto es vendido a 10 dólares por el paquete de 10 piezas, en decir a un dólar por unidad.

En otra parte del contrato (foja 478), los burócratas chinos describen los colores de las prendas usando la denominación “marrón nutria”. En la página siguiente, los inspectores militares argentinos le informan que no existe  tal color en las fuerzas y el asunto se pierde en la intrascendencia de la falta de respuesta a la observación.
En donde no se hace una observación es en la composición de las telas usadas para los uniformes. Por lo general, explican los especialistas consultados, se  utilizan telas con tecnología Gore Tex desarrolladas para mantener la temperatura del cuerpo en condiciones extremas y disminuir la visibilidad de los soldados en entornos donde se usan visores nocturnos infrarrojos. Los uniformes chinos que vestirán los soldados argentinos se harán con tecnología “Rip Stop” pensado para garantizar la durabilidad de las telas y con una protección térmica más adecuada para deportistas que para hombres combatiendo en una batalla real.

Dibujo de las remeras adquiridas a Norinco
Sin embargo, la mayor irregularidad está en la letra misma del contrato. Se sabe que las negociaciones internacionales entre países de diferente lenguaje, se sellan con la firma de contratos escritos en idiomas diferentes. En este caso, se cerró con la rúbrica de un contrato en castellano e inglés.

Pero en el caso de la venta de uniformes y correajes chinos a la Argentina, se descubre que la traducción reserva una sorpresa bastante impresionante. En el folio 1100 que corresponde a la versión en castellano, se describen los elementos adquiridos y se enumeran camisolas, pantalones, casquetes, fundas de casco, medias, trajes de protección climática y telas. Obsérvese que nada se dice de los correajes, botas, mochilas y porta cargadores que luego se describen con lujo de detalles en el contrato. El total de los materiales son valuados en 15.803.580 dólares descriptos en el contrato.

A fojas 1487 se observa un permiso de exportación a nombre de China Xinxing Import and Export Corporation en la que se describe el material a enviar a la Argentina. Allí, desaparecen los uniformes y son reemplazados por 68.000 boinas, 109.200 remeras de manga corta, ,126.430 botas de combate y algunos miles de kits de correajes tácticos por un valor de 15.035.064 dólares.

Es decir, que de algún modo misterioso los chinos afirman que han vendido algo y los argentinos dicen que han comprado otra cosa, y a precios diferentes. Considerando que los contratos deben ser traducidos de manera fiel para ser válidos, es previsible que en algún momento un auditor militar o civil ponga la lupa sobre este contrato que empezó a ser negociado en la gestión del ministro Arturo Puricelli y fue rubricado en la administración del ministro Agustín Rossi.
Alguno de los dos deberá explicar cómo funciona el milagro chino, que hace que en el camino entre uno y otro país, las boinas se convierten en uniformes o que las medias se materialicen de la nada y se vuelvan tres veces más caras por el solo hecho de haber sido compradas por funcionarios que actúan en nombre del estado argentino.

En Twitter: @EliminandoV

lunes, 21 de julio de 2014

Carne para todos y todas a bordo

Por José M. Stella e Ignacio Montes de Oca

En 2014 el consumo anual de carne promedio de un argentino es de unos 53 kg anuales. Esto significa  un kilo semanal por cada habitante. Pero existe un territorio argentino en donde el consumo cárnico podría alcanzar hasta 1 Kg diario. Sucederá en el territorio soberano de la Fragata Libertad, la nave que recibirá un inmenso cargamento enviado por un frigorífico perteneciente a un empresario ultrakirchnerista apodado “el padrino”.

Detalles de la adjudicación de la Lic. Privada 05-2014
Se trata de una de las maniobras más extrañas e inexplicables que hace la Armada Argentina para abastecer a una de sus naves en el extranjero. En pocas palabras, se trata de exportar 9.127 kilos de carne al noreste de Brasil, a más de 630 mil pesos, con el único propósito de cargar las bodegas de la fragata que, solo 30 días después, atracará en Puerto Madryn en donde podría abastecerse sin necesidad de hacer una operación tan compleja.

Esa solución hubiera hecho innecesaria la maniobra de carga de un camión frigorífico con la carne, para luego recorrer 4.800 kilómetros hasta Salvador de Bahía o 2.600 kilómetros hasta Río de Janeiro, los puertos señalados en la licitación,  en donde podrían encontrarse con la Libertad. Estos destinos, de hecho, se encuentran a distancias del doble o hasta el triple que las que existen con Puerto Madryn.

Los viajes de la fragata
El periplo de entrenamiento de los jóvenes guardiamarinas se dividió en dos etapas: la primera, para la promoción 142 (68 alumnos), que no pudo hacerlo en 2013 por la detención del navío en Ghana a raíz del embargo por parte de los fondos buitre. La segunda, para la promoción 143, egresados en 2014. Esta promoción cuenta con 77 alumnos que embarcaron el 21 de junio pasado en el puerto de Veracruz, en México.

Los viajes de la Fragata Libertad durante el 2014
En rigor, el viaje total de la Fragata se inició en Itajai, en Brasil, a comienzos de febrero, como parte de un evento conocido como “Velas Latinoamérica 2014”. En esta parte, hicieron puerto en Uruguay, Chile, Perú, Ecuador, Colombia, Venezuela, República Dominicana y México. Desde el 24 de junio y hasta el 1 de noviembre, en el viaje de regreso, la embarcación escuela desembarcó y tocará puertos en Cuba, Haití, Venezuela, Surinam, Brasil, Chile y Uruguay.
La licitación privada 05/2014, el Frigorífico Penta SA y Don Corleone
En abril de este año se realizó la licitación privada 05/14, con expediente DIOB VB9 4/14, de la Dirección de Obtención de la Armada.  Se trató de un acto administrativo mediante el cual se invitó a una única empresa, al Frigorífico Penta SA, a competir consigo misma para proveer de carne a la Armada Argentina.
En esos momentos la Fragata Libertad se encontraba en  el puerto chileno de Valparaíso, desarrollando  parte de la primera de las dos etapas de su viaje en el 2014.
Carátula de la licitación 05-2014
El 9 de abril del 2014 se hizo la apertura de la licitación. Por supuesto, el único oferente que se presentó fue designado ganador. Penta facturó por la compra y envío de las 9.1 toneladas de carne en $632.030,28. Es decir, 77.265 dólares (a valor dólar oficial de 8.18), impuestos incluidos.
El Frigorífico Penta SA, de acuerdo a sus papeles societarios, pertenece al empresario Juan Carlos Delaney. No obstante, según lo publicado por el diario Clarín a fines de septiembre del 2013, el kirchnerista Ricardo Bruzzese, se sumó a Penta debido a los problemas financieros y reclamos de AFIP y ARBA que tenía el frigorífico. Penta maneja el 15 por ciento del movimiento en el mercado de Liniers y factura unos 900 millones de pesos anuales.
Detalles de documentos pidiendo carne
Bruzzeze, de 43 años, es experto en sipalki y  tae kwon do, y lo apodan “el padrino”. Es, además, dueño de las carnicerías “El Padrino de Don Corleone”, ahora denominadas La Kriolla. Se hizo conocido años atrás tras sacarse una foto con la presidente Cristina Fernández de Kirhcner en su “visita” a un camión que oficiaba de carnicería frente a la Casa de Gobierno. Esta idea de Bruzzese, muy vinculado con Guillermo Moreno, fue el lanzamiento del fallido programa “Carne para Todos”, que ofrecía carne barata, de dudosa procedencia y calidad. Es que, precisamente, los dos camiones del programa, ploteados con propaganda oficialista, pertenecían a Bruzzeze.
A mediados del 2013 Bruzzese pretendió adquirir un frigorífico llamado Yaguané, en el cual estuvieron al frente,  según un artículo de Pagina12  tanto el ex menemista Mera Figueroa  como Alberto Samid, este  último acusado de ser responsable de la quiebra. No obstante, en el 2010, los miembros de la cooperativa de 457 empleados que se hizo responsable de Yaguané (Coo. Tra Fi.Ya  en los 90, acusaban a Moreno y a otros cooperativisas de inventarle una deuda millonaria con la AFIP, ONCCA y el INAES. A comienzos del 2013, Yaguané comenzó a funcionar de nuevo de la mano de inversores y 170 cooperativistas
Bruzzese, según otro artículo publicado en junio  desembarcó en Penta con el fin de solucionar problemas sindicales, pero los embargos judiciales y juicios laborales complicaron la operatoria del frigorífico que absorbe el 15 por ciento de la hacienda de Liniers y tiene una facturación de unos 900 millones de pesos.
Por lo tanto, al existir riesgos judiciales y financieros, se desconoce si los envíos de carne a Brasil para abastecer a la fragata se podrán realizar en agosto o septiembre (dependiendo si el puerto es Salvador o Río de Janeiro), ya que la licitación se realizó en el mes de abril de este año. Actualmente, según declaró el amigo de Moreno, hay 1.200 puestos de trabajo en peligro.
Detalles de la licitación
Los 9.127 kilos de carne exportada por Frigorífico Penta SA para abastecer en Brasil a la Fragata LIbertad, incluía y costaba (medido al mes de abril): 1.200 kilos de bife angosto congelado (a $83.5 el kilo); 500 kilos de bife de chorizo congelado (a $83.5 el kilo); 950 kilos de bola de lomo congelada (a $53.55 el kilo); 500 kilos de colita de cuadril congelada (a $78.25 el kilo); 322 kilos de carnaza cuadrada congelada (a 59.10 el kilo); 500 kilos de cuadril congelado (a $62.3 el kilo); 500 kilos de lomo congelado (a $92.25 el kilo); 500 kilos de matambre congelado (a $79.9 el kilo); 1000 kilos de nalga congelada (a $61.20 el kilo);  500 kilos de bife congelado (a $83.8 el kilo); 600 kilos de peceto congelado (a $76 el kilo); 400 kilos de picada común congelada (a $38.20 el kilo); 400 kilos de roast beef congelado (a $43.9 el kilo); 500 kilos de tapa de asado congelada (a $ 48.4 el kilo) y 800 kilos de vacío congelado (a $72.6 el kilo).
Bruzzese operaría su carnicería Carnes.ar junto a las del director del Mercado Central, Alberto Samid. Lo curioso es que allí se ofrecen precios muy inferiores a los de la licitación de la Armada.

Corte
Precio por kg para la Fragata
Precio por kg en Mercado Central
Bife angosto
$83,5
$35
Bola de lomo
$53.55
$45
Cuadril
$62,3
$48
Bife de chorizo
$83,5
$53
Matambre
$79,9
$46
Lomo
$92,95
$70
Roast Beef
$43,9
$39

Los precios minoristas que cualquier ciudadano podía conseguir para estos productos, medidos a abril,  eran mucho menores que la cifra pasada por Penta para abastecer a la Fragata, impuestos y traslado incluido. Incluso, según pudo averiguar (Eliminando Variables), los costos de eventuales compra en Brasil resultaban inferiores al costo final pasado por el frigorífico. Al respecto, pareciera ser que no hubo descuentos por volumen de carne exportada.
Considerando los 300 tripulantes de la nave y los treinta días de navegación, si se decide consumir toda la carne equivaldría a comer un kilo de carne por persona a bordo. Solo para hacerse una idea de lo que significa esa cantidad, un bife de chorizo pesa entre 350 y 400 gramos. Si hay vegetarianos o veganos entre los marineros, el promedio sube.
Todavía quedan algunas semanas antes que los camiones de Penta salgan con destino a Brasil. Se está a tiempo para sondear la posibilidad de mandar a algunos de los empleados de la embajada y de los consulados argentinos en Brasil a averiguar si es posible obtener buenos precios mayoristas en los frigoríficos locales. Se puede discutir la cuestión de la calidad y el sabor de la carne, pero nunca la necesidad de hacer un esfuerzo por ahorrarse semejante movida logística para llevar carne a miles de kilómetros de distancia. Más aún, luego de comprobar que los precios a pagar por la Armada ameritan mandar a un par de funcionarios al carajo, el punto más alto de la nave desde donde pueden otear el horizonte en busca de mejores negocios para el Estado.

En Twitter: @EliminandoV

martes, 15 de julio de 2014

La inflación y el relato: En lo que va del año la propaganda oficialista se incrementó en más de 500 millones de pesos

Por José M. Stella e Ignacio Montes de Oca

Son tiempos difíciles para el kirchnerismo. No sólo debe hacer frente a los fondos buitre, la inflación, el riesgo de un default, el derrumbe de la actividad económica y de los precios de las materias primas que exporta sino que, además, debe lidiar con un gabinete nacional atravesado por tensiones, internas y procesamientos judiciales.

Incremento en gastos de propaganda oficial (Junio del 2014)
Como sucedió en otros momentos de crisis, el gobierno kirchnerista decidió buscar una solución en la propaganda oficial. Por eso el gasto adicional presupuestario en comunicación gubernamental se incrementó, en siete meses del 2014, un total de 501 millones de pesos, de acuerdo con un relevamiento realizado por (Eliminando Variables), basado en documentos oficiales.

La suba en los costos se destacó en particular durante los dos últimos meses, en concordancia con el Mundial de fútbol de Brasil. El rubro publicidad, propaganda y difusión de actos de Gobierno, en el lapso junio-julio del 2014, alcanzó un total de $310.000.000, es decir, casi unos 38 millones de dólares a valor dólar oficial.

En paralelo, las empresas de comunicación del Gobierno (RTA SE –Canal 7, Radio Nacional-. Telam SE, Educar SE, entre otras), desde comienzos de año, requirieron del tesoro nacional 154 millones de pesos extras, o 19 millones de dólares a valor oficial. El rubro Fútbol para Todos (FPT), por último, se llevó 37 millones de pesos adicionales al ya abultado presupuesto con el que cuenta.

Más gastos en propaganda oficial (Julio del 2014)
Esta cifra no tiene en cuenta el gasto que hicieron organismos estatales o controlados por el estado como YPF y el Anses. Estas entidades regaron la pauta mundialista con avisos progubernamentales memorables, como la pieza protagonizada por el actor ultraliberal Carlos A. Dománico, cariñosamente recordado como el “abuelo Quique”.

¿Cuál era el presupuesto original de los medios estatales de comunicación?.

La distribución de recursos del Presupuesto 2014 realizada por el Jefe de Gabinete Jorge Capitanich, mostraba a comienzos de enero de este año que el Gobierno había dispuesto que todo su arsenal de medios comience con un gasto inicial de $3.911.302.640. La cifra era un 21.2 por ciento superior respecto a lo asignado por Juan Manuel Abal Medina, ex jefe de Gabinete, a comienzos del 2013.

Los $3.911 millones surgían de sumar los gastos asignados al Programa Fútbol para Todos (y su hermano menor Automovilismo para Todos), a la Secretaría de Comunicación Pública (Publicidad y propaganda), a Radio y Televisión Argentina SE (TV Pública, Radio Nacional y RAE), las señales pertenecientes a Educar SE (Paka Paka, DeporTV, Encuentro y sitios de Internet), la Radio y Televisión de la Universidad Nacional de Córdoba, la Radio de la Universidad Nacional del Litoral, Telam SE y el INCAA. Todos los medios y programas citados incluyen casi exclusivamente en sus contenidos una constante prédica oficialista y contratan casi exclusivamente a los artistas que confiesan públicamente su afinidad con el partido de gobierno.

Incremento en gasto en medios oficiales (Junio del 2014)
La administración de Cristina Kirchenr ya había destinado $1.410.026.837 para el FPT, cifra que equivalía originalmente al 25.6 por ciento de todo el presupuesto de la Jefatura de Gabinete para el 2014. Sumada la cifra nueva, el gasto actual del FPT totaliza $1.437.026.837.

En el caso de la Secretaría de Comunicación Pública, cuyo titular es Alfredo Scoccimarro –que también es el responsable del FPT-, este año tuvo a disposición inicialmente $952.734.803. Si se le suman los nuevos gastos, el costo de propaganda oficialista para los primeros siete meses del 2014, trepa a $1.262.734.803.

Es previsible que de continuar la cadena de eventos negativos, el gasto en propaganda se vuelva más y más prioritario. Y si la escalada inflacionaria no es conjurada, habrá motivos adicionales para desviar más fondos a sostener el relato. Pareciera que ganar la pulseada de la comunicación se ha convertido en el objetivo urgente cuando las ideas para cerrar otros frentes parecieran haberse acabado.

En Twitter: @EliminandoV

jueves, 3 de julio de 2014

El relato ninja: Cómo gastar 5.2 millones de pesos en libros de literatura japonesa y poesías póstumas

Por Ignacio Montes de Oca y José M. Stella*

Es sabido que la cultura japonesa influenció exageradamente en nuestras costumbres cotidianas, nuestras recetas e incluso en nuestro idioma. Es fácil hallar rastros de la disciplina de los ninjas en el arte de trenzar chinchulines, los giros idiomáticos del lunfardo inspirado en los “haiku”, y sin olvidar, por supuesto, la cercana relación entre los métodos para elaborar el sushi y el modo de preparar el asado con cuero o el choripán.

Carátula de la contratación directa 40-2013
No menos importante es la influencia del poeta judío rumano Paul Celan, cuyos versos seguramente inspiraron a  grandes de la literatura local como Cortázar, Borges, Sábato e, incluso, a Fontanarrosa y Quino.

Al menos, esta fuerte impronta de lo japonés y la obra de Celan es lo que explica el desembolso de $5.200.560 que realizó el Ministerio de Educación para comprar 12.000 ejemplares de “Autores Varios Poesías Clásicas Japonesas” y un número similar para “Los Poemas Póstumos” de Paul Celan. Los 24.000 libros se pidieron para ser entregados a “escuelas secundarias e institutos de formación docente” en donde se descuenta que se necesitan tales títulos.

Detalles de la contratación directa 40-2013
La contratación directa benefició a la empresa Promoción Exportación y Marketing Proeme SL SRL (Proeme), una compañía que ya logró numerosos contratos con el gobierno nacional, la administración porteña, universidades e incluso con el Consejo de la Magistratura.

El trámite de contratación directa lleva el número 40/2014 y se fundamenta en el expediente 1737/14 de mayo de 2014. No hay otros oferentes que Proeme y se especifica que los ejemplares se deben confeccionar en talleres locales.

Las compras de libros a Proeme y otras editoriales

El negocio con Proeme por parte del Ministerio de Educación de la Nación, a cargo de Alberto Sileoni, no fue el único durante el 2014. Otras editoriales también fueron beneficiadas. De hecho, las compras de libros a editoriales mediante contrataciones directas habían sido reveladas a comienzos de abril del 2013 por el sitio La Política Online. Allí se informaba que la editorial Colihue, propiedad del miembro de Carta Abierta Aurelio Benito Ramón Narvaja, había recibido unos 18.3 millones para la adquisición de libros. LPO, además, revelaba que Ediciones del Sol, que estaría vinculada con el hijo de Narvaja, también habría sido beneficiada con unos 9 millones de pesos en compras.

Cotización de Proeme para la contratación directa 40-2013
En abril del 2013, en una entrevista con Radio Nacional, Sileoni justificó la adquisición de 54 millones de libros para el 2012 y de 67 millones de libros para el 2013, afirmando que los procesos de adjudicación eran “absolutamente intachables porque eran un ejercicio de federalismo”.

En rigor, según se informó en el 2013, el negocio total por las compras de libros treparía a unos 400 millones de pesos. En el 2014, una de las beneficiarias de esas contrataciones directas fue la empresa Proeme SRL, cuyo fin será entregar los libros sobre la poesía de Celan y la literatura nipona.
La última actualización en la base de datos de proveedores del Estado (SIPRO) de la sociedad comercial Proeme SRL corresponde a octubre del 2010, es decir, casi cuatro años atrás. En esos documentos, de hecho, la empresa española presentó un balance del año 2009, firmado por el contador Juan Carlos Chaker, en donde afirma que el total de ventas de ese año había sido de $3.713.811,93. Desde entonces, el portal no ha publicado nuevas ediciones con los datos actualizados de esa empresa.
Entre los principales clientes del 2009, Proeme referencia al Ministerio de Educación de la Ciudad de Buenos Aires (con ventas por $6.483), Cúspide Libros SA y Grupo ILHSA SA, estos dos últimos, clientes privados que -de acuerdo con la última declaración jurada que figura en el SIPRO-, facturaron en conjunto $197.450.
Proeme SRL en la Argentina
La empresa, en esa declaración jurada presentada al Estado, afirmaba que  el “administrador” de la compañía es el español Juan María Mateos Villega. De hecho, la editorial no modificó sus integrantes en el directorio desde su arribo a la Argentina en 1999, y la fecha de finalización del mandato de Mateos Villega es “indefinida”. A su vez, la representante legal en el país, de acuerdo con esos papeles, era María Antonieta Dellaere.
Según documentos a los que accedió (Eliminando Variables), Mateos Villega fue presidente de la sede central de Promoción Exportación y Marketing Editorial Proeme SL en España hasta el 15 de marzo del 2012, cuando cesó en sus funciones. Según el perfil público de María Antonieta Dellaere en la red social Linkedin,  fue directora de Proeme SL, en la Argentina, hasta mayo del 2012. Actualmente el presidente de esa compañía en España es Alejandro Sierra Benayas.
Proeme posee dirección en la calle Rodríguez Peña 744, en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, la misma que tiene la Librería Guadalquivir.
Preguntas para un maestro
Dado que el documento de la última contratación referida a libros de literatura japonesa y poemas de Celan no especifica el valor unitario de cada ejemplar, debe suponerse que los 5.2 millones de pesos arrojan un precio individual de $216 por cada libro, el mismo que tiene un ejemplar nuevo del poeta alemán en los portales de venta online argentinos y bastante menor que el que sale un texto de literatura japonesa. Expresado en otros términos, de nada valió hacer un pedido al por mayor ya que la bonificación no alcanzó para lograr una ventaja significativa en favor de las arcas del estado.
Un libro similar sobre literatura japonesa puede comprarse en México a 14 euros, equivalente a $155 argentinos, tal como puede verificarse aquí . Para el caso del libro de Celan, el costo minorista en la misma plaza es de 25 euros o $277 pesos argentinos, mayor que el logrado por Proeme.
No menos llamativa es la ausencia dentro del catálogo de la Comisión Nacional de Bibliotecas Populares de títulos como la poesía quechua de Tawantisushu, las historias guaraníes recopiladas por León Codogan o libros de autores provenientes de pueblos originarios con los cuales Celan y los poetas japoneses puedan compartir los anaqueles.
Sea cual fuera el criterio seguido por los funcionarios para destinar casi media decena de millones de pesos a la compra de tantos ejemplares de estas dos obras, es complicado saber qué tipo de razonamiento les hizo llegar a la conclusión que se trataba de títulos que ameritaban realizar una contratación directa y por un monto de 641.000 dólares o su equivalente, en euros, de 454.000. A todas luces resulta extraña como la imagen de Juan Moreira enfrentando a sus enemigos con una katana o las idea de encontrar el influjo de la tradición húngara de Celan en los relatos de compadritos escritos por Borges.
La respuesta a este enigma la tiene, sin duda alguna, el Maestro Sileoni-San. 

 *Colaboró con este artículo, Andrés Ballesteros (@gilmourde9)
En Twitter: @EliminandoV