miércoles, 24 de septiembre de 2014

El negocio de la fuerza bruta: Cómo esconderse de Interpol en la Casa Rosada y facturarle 18 millones de pesos al Estado

Por José M.Stella e Ignacio Montes de Oca

El gobierno nacional viene invirtiendo cientos de millones de dólares en sistemas de identificación de sus ciudadanos, y otros tantos en controlar su vida impositiva. Sólo precisa de unos segundos para saber si una persona cumple con requisitos (nunca difundidos) para poder adquirir divisas; y, en breve, el sistema de identificación biométrica hará posible saber al instante el nombre e historial de cada persona captada por las cámaras de seguridad.

Escrito de la CSJ rechazando pedido de Alberto Pampín
Pero todo este esfuerzo pareciera fallar cuando se trata de un empresario ligado al poder que, pese a estar condenado por haber sometido a una menor al proxenetismo, entraba y salía de la Casa Rosada sin que el sistema de seguridad de la sede de gobierno siquiera lo alertara. Y lo que es igual de grave, fue cubierto por la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), aun cuando su nombre figuraba entre los prófugos buscados por Interpol.

Se trata de la historia del empresario Alberto Eduardo Pampín, que en la actualidad cumple una condena por haber sido hallado penalmente responsable de promover la prostitución de una menor, que había sido entregada para proxenetismo por sus propios padres.

El caso surgió a partir de la revelación del diario Clarín, a comienzos de agosto de este año, en donde relataba la historia de abusos que padeció una adolescente, entregada por su familia a una red de prostitución que operaba en dos departamentos de la Ciudad de Buenos Aires. Por este delito se condenó –entre otros- al empresario del rubro de la iluminación, un hombre de fuertes vínculos con uno de los grupos de artistas y shows preferidos en la Casa Rosada: Fuerza Bruta.

Alberto Pampin, por otro lado, se encontraba prófugo, aunque su abogado afirmó que su cliente nunca había sido notificado de tal situación. Lo llamativo era que para ese momento ya existía un pedido de captura de Pampín en la página de Interpol. Y fue la chica abusada durante meses a comienzos del año 2001 quien dio con el paradero del empresario.

El proxeneta logró, mientras tanto, millonarios contratos con el Estado desde el año 2011, incluso cuando ya estaba condenado y con inhabilidad para ejercer el comercio con el Estado mediante su ex empresa, Pampín Luces SRL. Su principal contratante durante ese lapso fue nada más ni nada menos que Tecnópolis, entidad perteneciente a la Unidad Ejecutora del Bicentenario, dependiente de la Presidencia de la Nación.

Esta dependencia atiende dentro de la Casa Rosada, por lo que no resulta aventurado decir que Pampín debe haber entrado más de una vez a la sede de gobierno sin que los controles de seguridad descubrieran que estaban dejando pasar a un criminal condenado.

Una acordada de la Corte Suprema de Justicia de la Nación realizada el 11 de junio del 2013, desestimó -por mayoría y sin tratamiento-, un recurso de queja realizado por la defensa de Alberto Eduardo Pampín. La única firma en disidencia perteneció al doctor Eugenio Zaffaroni. Se trata del mismo magistrado que estuvo involucrado en otro incidente de proxenetismo con unos departamentos a su nombre, aunque su caso fue cerrado luego que el apoderado de sus bienes, Ricardo Montivero, se hiciera responsable de las infracciones ante el juez Carlos Bruniard y pagara una multa de $12.500 para extinguir la causa.

Cuando recibió la copia de la causa de Pompín, Zaffaroni buscó “revivirla” intentando enviarla a la Procuradora General, Alejandra Gils Carbó. El intento de Zaffaroni fue arruinado por la mayoría de los otros miembros de la Corte. No son pocos los abogados consultados por (Eliminando Variables) que vieron como sugestivo este hecho, que hubiese beneficiado al empresario Pampín, muy ligado a la Unidad Ejecutora del Bicentenario con sede en Balcarce 50. No son menores las suspicacias que despierta la cercanía entre la Casa Rosada que contrataba al proxeneta y el juez de la Corte Suprema célebre por sus fallos que beneficiaron en el pasado a personas acusadas de abusos carnales.

Certificados fiscales de contratación de Pampín Luces SRL entre 2011 y 2013
Mientras el recurso en la máxima instancia judicial argentina era rechazado, Pampín continuó realizando negocios con el Estado, al ganar 3 licitaciones públicas destinadas a Tecnópolis, por la nada despreciable cifra de $6.370.180. Es decir que mientras cargaba con la condena, seguía siendo beneficiado con contratos sin que ningún funcionario se molestara en corroborar los antecedentes de uno de sus grandes contratistas.

En efecto, los casi 6.4 millones de pesos ganados en el lapso de dos meses, a la vez, son parte de los $17.953.656 que ganó Pampín Luces SRL con Tecnópolis desde el año 2011 hasta mediados del 2013, cuando Alberto Pampín era aún su titular. De hecho, al momento de iniciar las contrataciones,  el Tribunal Oral en los Criminal N° 17 ya había condenado a Pampín a cinco años de prisión, hecho confirmado por la Cámara Nacional de Casación Penal en noviembre del 2011.

El “inciso D” del artículo 28 del “Régimen de Contrataciones de la Administración Pública” (Decreto 1023/2001), especifica que no podrán contratar con la Administración Pública Nacional y están inhabilitados, “los condenados por delitos dolosos”, quienes no podrán realizar negocios con el Estado por “un lapso igual al doble de la condena”. Según la opinión predominante  tanto en doctrina como en jurisprudencia, la prostitución y corrupción son delitos dolosos. “El dolo consiste en la conciencia del que obra al estar promoviendo o facilitando la prostitución o corrupción. El delito se tipifica también a través de la satisfacción de deseos propios”, explican profesionales del derecho consultados.

Es decir que, desde el 2011, Alberto Eduardo Pampín estaba inhabilitado, como presidente de Pampín Luces SRL, a realizar contrataciones con el Estado por un lapso de al menos 10 años. Sin embargo, las 7 contrataciones ganadas por esta compañía desde el 2011 y a las que accedió (Eliminando Variables), muestran que “alguien hizo la vista gorda” en la Secretaría General de la Presidencia, responsable de las contrataciones de la Unidad Ejecutora del Bicentenario. Y tal como se verá más adelante, no fue hasta bien ingresado el año 2013 que el proxeneta dejó la firma.

Cambio de titulares en Pampín SRL
Incluso, aun procesado y condenado, obtuvo certificados fiscales de la AFIP para ser contratista del Estado en cuatro oportunidades una vez condenado: el 22 de junio del 2011 (certificado 47/13823/2011), el 16 de noviembre del 2011 (certificado 47/27231/2011), el 11 de junio del 2012 (certificado 47/13187/2012) y el 25 de marzo del 2013 (certificado 47/6828/2013).

La AFIP es el mismo organismo que muestra una impresionante efectividad investigativa cuando se trata de evasores, contrabandistas o de negar un permiso de compras de divisas a los contribuyentes comunes. Pero en este caso, le dio certificados a una empresa liderada por un proxeneta sin que sonara ninguna de las alarmas que se disparan cuando un ciudadano común pretende, por ejemplo, comprar algunos dólares para ahorrar. 

 Y no puede argumentarse que la empresa ya estuviera desligada de Pampín. De acuerdo con documentos a los que accedió este blog, el empresario condenado  cedió sus acciones en la compañía Pampin Luces SRL el 6 de agosto del 2013, 56 días después de haber sido condenado y con pedido de captura de Interpol. Lo hizo mediante las escrituras 107 y 108 realizadas ante la escribana Mónica Liliana Sanguinetti. Allí, específicamente, Pampín entregó 7 mil cuotas sociales  a título gratuito, a su hijo Pedro Eduardo Pampín, mientras que vendió dos mil cuotas sociales de la empresa a  Bernardo Luis Doiny y María Gracia Franco. Según el Boletín Oficial de la Ciudad de Buenos Aires N° 4331, publicado el 3 de febrero del 2014, Pampin Luces SRL actualmente pertenece a Bernardo Doiny, y desde julio de este año posee un pedido de quiebra.

Las contrataciones de Pampin Luces SRL con Tecnópolis

Facsímil de fundación de Pampín Luces SRL
La base de proveedores del Estado (SIPRO), muestra que Pampín Luces SRL tuvo su contrato constitutivo el 31 de julio de 1991, con el objeto de realizar iluminación para eventos y espectáculos. El nombre original de la compañía era “Pampín & Pujía Luces SRL”, y fue registrada bajo el número de inscripción en la Inspección General de Justicia  5488, en el libro 94 del tomo de Sociedades de Responsabilidad Limitada, con el expediente correlativo 1540560.

Hasta el 2010, según el SIPRO, básicamente trabajaba con clientes privados. De hecho, entre la selección de clientes dados a conocer por el mismo Alberto Pampín el 2 de septiembre de ese año, afirmaba haber realizado trabajos para los canales de televisión Telefé, America TV, y una agencia de publicidad de primera línea en el mercado.

Alberto Pampín figuró en la mayoría de las modificaciones de directorio publicadas sobre Pampín Luces en el Boletín Oficial, salvo  cuando ingresaron gerentes en la sociedad de responsabilidad limitada. El último “gerente” nombrado durante el año 2012 fue Javier Alejandro Bustos, un monotributista y especialista en la producción de espectáculos teatrales y musicales.

Hoy el destino de la empresa es incierto: Desde el 14 de julio del 2014, posee un pedido de quiebra que se tramita en el juzgado comercial a cargo de la doctora María Cristina O’Reilly.

Sin embargo, como se vio, no todo fue zozobra en la vida de Pampín Luces SRL durante los últimos años, lo cual hace más sugestiva la repentina decadencia de la firma. Entre el 2011 y mediados del 2013, Pampín Luces SRL facturó, solamente para el predio de Tecnópolis del Bicentenario, Ciencia, Tecnología y Art,  un promedio anual de 6 millones de pesos en concepto de alquileres y provisión de equipos de iluminación. Poco más de doce meses después del cambio de accionistas, ocurrido en agosto del 2013, pareciera que el dinero de la compañía se esfumó.
Licitación Pública 40-2011

Por ejemplo, en el 2011, Pampín Luces SRL fue beneficiada con la licitación pública 40/2011, expediente 31.596/2011, por $6.220.000. La misma consistía en la provisión, montaje y desmontaje, en calidad de alquiler, de iluminarias a instalar en Tecnópolis.

En el 2012, Pampín Luces SRL fue beneficiada con al menos 2 licitaciones públicas (más una ampliación) realizadas también en Tecnópolis: la 43/2012 (expediente 34.937/2012), por un monto de $1.240.780, para instalar iluminarias; y la 45/2012 (expediente 34.941/2012), con el fin de realizar un servicio de iluminación ornamental en calidad de alquiler. El monto contratado original fue de $3.435.580, al que un par de meses después se le adicionó una ampliación por un monto de $687.116. Es decir, el total facturado en  la licitación pública 45/2012 fue por $ 4.122.696, alcanzando en el año 2012 unos 5.363.476 pesos.
Licitación Pública 43-2012

Ya en el año 2013, también gracias a Tecnópolis, Pampin Luces SRL ganó 3 licitaciones públicas por un total de $6.370.180. Las mismas fueron las licitaciones 25/2013 (expediente 35.597/2013), 26/2013 (expediente 35.524/2013) y 28/2013 (expediente 38.570/2013). Las adjudicaciones fueron, respectivamente, por $479.160, 4.610.900 y por $1.280.120.

Cabe destacar que en todos los casos, las licitaciones mencionadas en el párrafo anterior fueron realizadas por la Dirección de Patrimonio y Suministros dependiente de la Secretaría General de la Presidencia de la Nación.

Licitación Pública 26-2013
La joven víctima que actuando en solitario logró identificar y poner tras las rejas a Pampín mostró tener más recursos que el Estado nacional para darle un final lógico al caso. Y desnudó la dolorosa realidad de un sistema judicial que no puede atravesar con su mirada los filtros que se construyeron para opacar lo que sucede en ciertos pasillos del gobierno. Queda claro que esos ámbitos, un condenado puede seguir haciendo sus negocios y pasearse cerca del despacho presidencial sin que se active ninguna de las alarmas que protege a la primera mandataria.

No menos importante es la lección impositiva. No es tan grave transigir las normas que impiden contratar condenados por dolo en el Estado y asignarles millonarios contratos; lo importante es que el ciudadano común esté al día con sus impuestos y cumpla a rajatablas las normas si quiere conseguir un permiso para comprar divisas.

Pampín es ahora el ejemplo perfecto de un modo de hacer negocios dónde no pareciera ser relevante tener un historial limpio. Apenas basta con saber dónde esconderse y cómo hacer millones desde la clandestinidad.  

En Twitter: @EliminandoV

26 comentarios:

  1. Díganme que esto es una joda. Por favor

    ResponderEliminar
  2. El tipo se tendría que haber mandado guardar en el mientras tanto. Pero parace que necesitaba facturar. ¡Qué caso!

    ResponderEliminar
  3. No prejuzguen a Zaffaroni. acaso no puede votar distinto al resto?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puede, también puede ser que lo muevan pasiones políticas concretas. No prejuzgamos. Solo presentamos los datos de la causa y la opinión de los que caminan los juzgados.

      Eliminar
    2. Donde está el resto de fallo de Zaffaroni?. Editado, como lo publicaron, queda mal, aviso.

      Eliminar
    3. El fallo tiene cuatro páginas, dos de las cuales son garabatos, y el resto es el facsimil que publicamos y un párrafo con el fallo en disidencia de Zaffaroni que pide intervención de la Procuradora. No hay nada más.

      Eliminar
    4. El fallo está disponible en la red, no solemos poner toda la documentación porque para nosotros queda mal.

      Eliminar
  4. Que ganas de inventar boludeces che. El 90% de esos documentos deben ser fraguados. Tipico de ustedes, ratas pagas de Magnetto!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pelotudo sabés leer acaso? O comprensión de texto no es tu fuerte? Fuiste al colegio siquiera? Imbecil

      Eliminar
    2. Debe ser ? Aportar alguna prueba no, no ?

      Eliminar
  5. Una gran investigación y creo realmente que son de lo mejor que hay en periodismo en este país. Felicitaciones Montes de Oca y Stella

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creemos que exageras, pero de todas formas muchas gracias

      Eliminar
  6. me quede sin palabras. realmente muy interesante este articulo y no los conocía. De ser cierto esto es un gran escandalo. Saludos,

    Miguel

    ResponderEliminar
  7. A esta altura ya no se ni que decir, porque esto es muy grave esto y siempre Zaffaroni dando la nota con sus fallos. Me da vergüenza que estos tipos que manejan el país se autopremien de esta forma inescrupulosa. Ni que decir de el pedófilo. Asco.

    ResponderEliminar
  8. Memoria Nacional y Popular24 de septiembre de 2014, 19:20

    Ah bueno que opereta barata de estos delincuentes. Háganse un favor y cierren esta cloaca urgente

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me Moría Nac&Pop. No sabemos que responderte. Gracias por venir y nos vemos otro día

      Eliminar
  9. En este blog pululan la cantidad de boludos por pixel cuadrado. Caso único.

    ResponderEliminar
  10. Me parece una recolección de datos sin sentido y con claro sentido de opereta. Tipico de ustedes, ratas pagas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me parece o es? porque la duda no llega a nada en tu caso. Vamos, definite, salí del closet onde estás atrapado y jugate. Saludos diversos.

      Eliminar
  11. Desnudan a los corruptos, lógico que les manden los esbirros a criticarlos sin más argumentos que los insultos.
    (imagino a Milani y su poder de fuego residual todavía calientes x lo de las cenas)
    Felicitaciones!

    ResponderEliminar