domingo, 18 de agosto de 2013

Tecnópolis: 23 millones de pesos en baños que no existen

Por Ignacio Montes de Oca y José M. Stella

Algo huele mal en Tecnópolis. Quienes hayan recorrido la megamuestra gubernamental de tecnología, habrán notado las largas filas que se forman para utilizar los baños públicos del predio. Las instalaciones parecen siempre insuficientes, y su cantidad se contrapone con los datos oficiales en donde –en principio- tendría que existir baños para todos y todas. Y la contradicción se hace más grande al saber que desde el 2011, Presidencia de la Nación, a través del secretario general Oscar Parrilli, adjudicó licitaciones por casi 20 millones de pesos para la construcción de sanitarios y que gastó otros 3 millones de pesos para alquilar baños químicos.

La cantidad de sanitarios en Tecnópolis, según un relevamiento realizado de todas las licitaciones en ese rubro desde el inicio de la feria dos años atrás, tendría que superar con comodidad los 400 puestos, número que surge de la contratación para construir un total de 31 baterías de baños, y cuyos detalles figuran en los anexos de los pliegos. Sin embargo, una recorrida por Tecnópolis, sólo encontró una docena realizados, con algunos de estos en proceso de construcción.
La construcción de baños se inició a partir de la licitación pública 77/2011, que pedía la edificación de 11 baterías de baños públicos (196 puestos o cubículos), por un total de $ 6.771.058. Originalmente, la fecha de apertura de esa licitación estaba pautada para el 11 de enero del 2012. El trabajo, específicamente, consistía en hacer 7 baterías con 20 cubículos; 2 baterías con 19 cubículos y 2 baterías con 9 puestos, con un plazo de entrega de 3 meses.
Sin embargo, nunca se supo el resultado de la compulsa. No obstante, el número de expediente de la licitación 77/2011, el 33.489/2011, es exactamente el mismo que el de otra licitación pública, la 12/2012, cuya apertura se realizó el 30 de enero del 2012, y en el que seis empresas (Ingenor SA, Movilare SA, Instlmar SRL, Construcciones Merino, Niro Construcciones SA e Ingear SRL), resultaron beneficiadas para la construcción de esas 11 baterías de baños públicos, por un total de $ 7.604.409,33, es decir, $833.350,59 más que lo presupuestado con la licitación 77/2011. El plazo de entrega de la licitación 12/2012 no estaba especificado.

A su vez, tres extensiones de obra bajo ese mismo número de expediente, fueron adjudicadas a 3 empresas beneficiadas en la licitación 12/2012 (Niro Construcciones SA, Construcciones Merlino e Ingear SRL) en $970.634,87, lo que elevó el costo inicial de la obra de $ 6.771.058 a $8.575.447,20, es decir, $1.803.986,2 por encima de lo presupuestado.
El asunto de los baños en Tecnópolis no quedó ahí. A fines del 2012 se realizó una nueva licitación pública, la 70/2012, en el que se solicitaba la construcción de 9 baterías de baños públicos, que iban a ser divididos entre tres empresas, construyendo cada una 3 baterías. El presupuesto oficial era de $5.745.111,80, y el plazo de terminación debía ser de 90 días. De acuerdo con los planos, el baño de mujeres constaría de 8 cubículos, al que se sumaba un espacio para discapacitados. Las tres compañías beneficiadas por la obra fueron Conibra SRL, Bonaldi Construcciones y Sergio Angel Capecce, quienes cotizaron en conjunto $5.745.021,48, sólo unos pesos por debajo del presupuesto oficial. Existen obras de esta etapa que aún no fueron terminadas
.
Una nueva licitación con el número 68/2012, fue adjudicada a la firma Construcciones Merlino por $5.524.000. El objeto de ese nuevo llamado era ampliar el paquete sanitario en diversos “núcleos húmedos” de la nave principal de Tecnópolis, como así también en las salas de convenciones y en la sala de auditorios, además de construir 460 m2 de sectores gastronómicos y 310 metros cuadrados en camarines y salones de usos múltiples. Específicamente, Merlino debió construir un total de 11 baterías con un total de 91 cubículos y 9 puestos adicionales.
Es decir que la oferta total por las 31 baterías que deberían existir en Tecnópolis fue de $19.844.468,88, lo que equivale a $640.144,15 o 117.457 dólares por cada batería, tanto en el predio exterior como en la nave principal. Pero al acudir al parque sólo se contabilizan 9 baterías funcionando y 3 en construcción. El gasto individual por cada una de esas 9 baterías, que cubren una superficie de 146 m2 individualmente, trepó a $1.5901.163,22 o 294.660 dólares; es el mismo costo que se paga por una propiedad de 4 ambientes en un barrio residencial porteño.
Baños Químicos
La virtual desaparición de los sanitarios prometidos hizo florecer los baños químicos. Así, se recurrió a otra licitación para para satisfacer las urgencias de 200 mil personas que los organizadores estimaban que acudirían a la muestra diariamente.

Según los datos relevados en el Boletín Oficial, desde el 2011 a la fecha se contrataron baños químicos por $3.057.887,10. Su cantidad varía de acuerdo al año. Por ejemplo, en el 2011, se alquiló a la firma Basani SA un total de 240 baños de plástico reforzado con fibra de vidrio resistente a factores climáticos, 20 baños químicos vip/Premium, 20 baños para personas con discapacidad motriz, es decir, 280 baños por $1.206.204. Posteriormente, esta cifra fue ampliada mediante otra licitación, en $334.683,10 adicionales. En el 2013, por el alquiler de 4.660 baños a la empresa Grupo Argensan SRL (4.600 para los visitantes al parque, 60 para el staff de Tecnópolis), se pagará $1.309.000. Y $208 mil adicionales, adjudicados a Basani, por el alquiler de 400 baños para discapacitados. Al menos en los documentos, de los 280 baños de 2011, los cubículos se reprodujeron hasta llegar a los 5.060 de la actualidad.
Un relevamiento realizado el miércoles 24 de julio, contabilizó un total de 103 baños químicos distribuidos en el parque para el uso de los visitantes, aunque media docena de estos se encontraban “clausurados”.
Es así que los baños de Tecnópolis se han convertido en una de los mayores éxitos en cantidad de visitantes, que usan parte de su tiempo haciendo largas filas para visitarlos, tan extensas como las que se forman para los stands de ciencias y otros atractivos del parque. Queda por resolver el misterio de los baños que desparecieron o que quizás se volvieron invisibles gracias a alguna revolucionaria tecnología desarrollada por la Argentina en la década ganada.


En Twitter: @EliminandoV


lunes, 5 de agosto de 2013

La isla de la Fantasía: ¿Avanza el megaproyecto del Polo Audiovisual en la isla Demarchi?

Por Ignacio Montes de Oca

Hubo un tiempo en que la Argentina estuvo en camino a convertirse en una potencia audiovisual. Una época en que los mayores estudios del mundo como Hollywood, Cinecittá y Bollywood se preparaban para darle la bienvenida a un nuevo competidor: el Polo Audiovisual que el estado argentino iba a construir en la isla Demarchi, en la entrada del Puerto de Buenos Aires.

Facsímil de los Pliegos de condiciones del Polo Audiovisual
Su construcción fue anunciada con bombos y platillos por la presidente Cristina Fernández en la Casa Rosada el 29 de agosto de 2012. En esa ocasión, se anunció que el Anses, sería el administrador y financista del proyecto. El 20 de diciembre se informó que las compañías Fernández Prieto y Asociados y FEG Entretenimientos no pasaron la primera etapa, y que las propuestas de CPC de Cristóbal López, el Grupo IRSA y Riva SA. fueron aceptadas. Ésta última agregó al proyecto una torre de 300 metros de altura para integrar estudios, oficinas, viviendas y un casino.

Llevado por el entusiasmo, Diego Bossio, titular del Anses, profetizó que en la isla Demarchi habría además un estadio con capacidad para 20.000 personas preparado para “espectáculos y eventos audiovisuales, shows en 3D y presentaciones musicales”

Luego, el asunto desapareció de los medios.

(Eliminando Variables) consultó el pliego de bases y condiciones que lleva el título de “Concurso abierto de iniciativas y proyectos de inversión para el desarrollo del polo audiovisual – Decreto N° 1722/2012”, para reconstruir como un megaemprendimiento para alojar en un mismo espacio a la industria del cine, el video, la TV y los videojuegos argentinos (Ver jpg adjunto).
Carátula del Pliego de Bases y Condiciones del Polo Audiovisual

Repasemos los puntos más ambiciosos del Polo Audiovisual. Cada propuesta debía basarse en un Plan Maestro de reurbanización que ordenaría un espacio marginal que hoy es sede de la Dirección de Construcciones Portuarias y Vías Navegables, los predios pertenecientes a la desaparecida empresa Tandanor, la Ciudad Deportiva de Boca y el asentamiento Rodrigo Bueno. Parte de estas tierras consisten en relleno de escombros extraídos en tiempos del intendente de facto Osvaldo Cacciatore durante el proceso de construcción de las autopistas porteñas. Por las dudas, en el pliego se adjunta la copia de la escritura de las tierras adjudicadas al proyecto, en un acta protocolizada el 6 de septiembre de 2012, unos días después del anuncio presidencial.

El Decreto 1722 del 20 de septiembre de 2012, le otorgó al Anses el 99% de las acciones de la empresa que administraría el Polo, mientras que la Secretaria de Comunicaciones de Presidencia recibió el 1% restante. En el mismo documento se declara “innecesario” el terreno que ocupa de la Dirección de Construcciones Portuarias y Vías Navegables.
 
En el Anexo II del pliego se afirma que habría 18.000 metros cuadrados de sets de filmación divididos entre unidades grandes, medianas y chicas de 2.500 m2, 1.600 m2 y 1.000 m2 respectivamente. El pliego aclara que además deberían preverse áreas de servicios de casting, maquillaje, vestuario, doblaje, pos producción y efectos especiales. Además se proyectaban dos estudios abiertos de 2.500 m2, que deberían lidiar con el tráfico aéreo de Aeroparque, que por la mañana tiene como cabecera de salida la zona del puerto y por ende los aviones que despegan de allí aceleran sus motores para tomar altura casi sobre la isla Demarchi (ver jpg adjunto).
 
El pliego reclamaba un espacio para la sede del Instituto de Instituto Superior de Enseñanza Radiofónica (ISER), la Escuela Nacional de Experimentación y Realización Cinematográfica (ENERC) y “las organizaciones gremiales, universidades públicas nacionales e institutos privados”.
Facsímil con algunas de las características del Polo Audiovisual

También proponía centralizar en un edificio de 5.000 m2 las cinco sedes del Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (INCAA) y crear otro para albergar al Museo de la Historia de las Artes Audiovisuales Argentinas y la Cinemateca y Archivo de la Imagen Nacional, para el cual se reservaban unos 1.000 m2 de oficinas y 3 salas de proyección (2 para 80 espectadores y una para 150 espectadores). Para el INCAA TV se reclamaba otro edificio de 1.000 m2. El conglomerado urbanístico no estaría completo sino estuviese previsto además un centro de atención médica del gremio de los trabajadores de la TV, el SATSAID.

Además, planteaba que otros 3.000 m2 fuesen destinados a las señales PAKA PAKA; Encuentro TV y Tecnópolis TV. Otro edificio de 3.000 m2 serviría para alojar las oficinas de la Televisión Digital Abierta (TDA). Hasta aquí, la Anses llevaba pedidos al menos 38.000 m2 de edificios y estudios abiertos, pero la cuenta aún no está terminada (ver jpg adjunto).

Más adelante calculaba que las productoras privadas de TV ocuparían 80.000 m2, divididos entre 40.000 m2 de oficinas de empresas privadas, 20.000 m2 para servicios de posproducción, 10.000 m2 para pymes y productoras medianas o pequeñas y 10.000 m2 para empresas de publicidad, videojuegos y productoras de cine.

Luego se le sumaban otros 40.000 m2 de oficinas para canales de televisión y unos 10.000 m2 para que construyesen sus estudios.

La cuenta en este punto ha escalado los 168.000 m2, aunque aún resta describir las obras de urbanización anexas.
 
El pliego estima que la isla Demarchi debía prepararse para albergar servicios para unas 15.000 personas que cada día acudirán al predio a trabajar y un espacio para estacionar unos “1.500 vehículos, desde bicicletas y motos, vehículos particulares, hasta grandes camiones de equipamiento y utilería”.

Luego anticipaba que toda la isla iba a contar con enlaces de fibra óptica, sistemas de emisión y recepción de telecomunicaciones y radiodifusión suficientes para satisfacer las necesidades de 3 radios, hasta 15 canales y señales de TV.
 
El pedido se completaba con la construcción de un puente de doble carril para acceder a la isla, espacios verdes, un paseo para la costanera e instalaciones sanitarias y gastronómicas.

La faraónica propuesta – recordemos que en su anuncio la presidente Kirchner jugó con la idea de ser una reencarnación de “un gran arquitecto egipcio” - debería ser financiada inicialmente con el dinero de la Anses proveniente de los aportes jubilatorios. Las estimaciones más conservadores estimaban que hacían falta unos 500 millones de dólares sólo para poner en marcha el proyecto. Las más críticas, que el proyecto en su totalidad no costaría menos de 5.000 millones de dólares. El Decreto 1722 afirmaba que la inversión iba a provenir en gran parte de privados, pero hasta hoy no se han recibido noticias de algún fondo dispuesto a sumarse a la propuesta.

Luego de conocerse las propuestas, la Anses no volvió a mencionar el tema en su portal y ninguno de los medios o artistas afines a la política cultural del gobierno rescató la idea, incluso durante la reciente polémica por los subsidios estatales al cine argentino.

El Polo Audiovisual, hasta nuevo aviso, será una promesa y la Isla Demarchi un sitio casi olvidado que solo recorren el millar de argentinos que trabajan en ella y poco o nada tienen que ver con el cine y otras artes audiovisuales.

En Twitter: @EliminandoV

sábado, 3 de agosto de 2013

Conflicto en puerta: El Patagonia confisca miles de sueldos de uniformados

Por José M. Stella

Las redes sociales arden a causa de una decisión del Banco Patagonia, cuya mayoría accionaria pertenece al Banco do Brasil. Los denunciantes son miles de personas, la mayor parte de ellos integrantes de la Policía Federal, las Fuerzas Armadas y el Servicio Penitenciario Federal, a los que se les descontaron el dinero de sus cuentas sueldo para cubrir el pago total de las tarjetas de crédito.

Captura de algunos de los comentarios en Facebook
Aunque la legislación establece que no se puede embargar las cuentas sueldo sin dejar al menos el monto equivalente al salario mínimo, los perjudicados aseguran que el Banco Patagonia les dejó una cantidad insignificante de dinero, en otros casos se vaciaron sus cuentas e incluso les han dejado saldo negativo.

En rigor, los damnificados con los que pudo hablar (Eliminando Variables), afirman que se trata de una actitud “de venganza“ del Patagonia tras la decisión del Estado Nacional de mudar las operaciones hacia una entidad oficial: el Banco Nación.  De hecho, todo el tema estaría relacionado con la puesta en marcha del decreto 1187/2012, publicado en julio del 2012 en el Boletín Oficial y firmado por Cristina Kirchner, Juan Manuel Abal Medina y Hernán Lorenzino, en donde se establecía la implementación del pago de haberes del personal de las jurisdicciones y entidades del sector público mediante el Banco de la Nación Argentina.

Facsímil del Decreto 1187/2012
Los afectados, incluso, dijeron que el banco se comprometía a reinstalar la totalidad de los sueldos sólo si el cliente aceptaba firmar un pagaré de 18 cuotas al 18.5% de préstamo con el fin de saldar las deudas contraídas con las tarjetas.

(Eliminando Variables) intentó comunicarse con las autoridades de prensa del Patagonia, quienes hasta el momento no ofrecieron ninguna explicación al respecto.
Los casos se amontonaron durante todo el viernes 2 y sábado 3 de agosto, con insultos hacia las autoridades de la entidad y pedidos a veces desesperados de personas que no de improviso tienen otro ingreso con el cual afrontar los gastos cotidianos del mes en curso.

Algunos de los mensajes dejados, por ejemplo, decían:

  1. Viviana Kasiukevich: “Que le doy de comer a mi hija de 2 años este mes si su padre único sostén de la familia y a quien tengo que apoyar y no dejar que se me decaiga por esta situación, no ha cobrado ni un centavo. ¿Dónde queda la Constitución Nacional y los artículos 14, 14 bis?. ¿Y el 17, donde nadie puede sacar el sustento alimentario obligatorio de cada ser humano?”.
  2. Adri Galleli: “Señores del Banco Patagonia es una vergüenza lo que están haciendo conmigo…Hoy abro la página del banco para ver si me depositaron el sueldo y me encuentro con un saldo negativo de $3,85 cuando mi sueldo de $ 7.082 fue depositado como corresponde…Descontando ustedes los totales de las tarjetas de crédito (Visa, Master y adelanto de sueldo) cuando yo pagaba en forma y término los pagos mínimos…”.
  3. Susana Campos: “Señores del Banco Patagonia una vergüenza lo que hicieron hoy con nuestros salarios. Espero que se den cuenta que es anticonstitucional y que nos den una solución al respecto”.

El Banco Patagonia ha decidido confrontar la Ley de Contrato de Trabajo N° 20.744 y el Decreto 484/87. La Ley, establece en su artículo 129 que “El salario mínimo vital es inembargable en la proporción que establece la reglamentación, salvo por deudas alimentarias”.  El Decreto por su parte establece que sólo puede ser embargado un excedente del 10 al 20% del monto que se percibe por encima del salario mínimo, nunca el total del sueldo percibido.

El malestar en miles de uniformados crece al tiempo que se espera que las autoridades intervengan en lo un conflicto sorpresivo y de consecuencias aún imprevistas.
 
En Twitter: @EliminandoV

jueves, 1 de agosto de 2013

Ley de Doblaje y medios oficiales: ¿Quiénes serán las voces privilegiadas?

Por Ignacio Montes de Oca

El 15 de julio pasado, la presidente Cristina Fernández anunció la firma del Decreto 933/13 que reglamenta la Ley 23.316 de Doblaje, una norma sancionada el 7 de mayo de 1988 por el entonces presidente radical Raúl Alfonsín. A partir de ese acto, todas las piezas audiovisuales presentadas por señales locales deberán ser emitidas en castellano neutro o dobladas al “argentino neutro” por artistas residentes en el país. De inmediato, comenzó una polémica entre los que defienden la iniciativa como un modo de crear trabajo nacional y aquellos que cuestionaron la aplicación de la norma por considerarla oportunista y que se desvirtúa la obra original.
Facsímil de contratación directa para doblaje  al "Argentino Neutro"

(Eliminando Variables) accedió a dos documentos de los canales estatales Encuentro SE y Paka Paka SA, en los que se sugiere que la contratación de los artistas beneficiados por la norma, al menos en lo que respecta a los canales oficiales, no serán todos y todas sino que se concentrará en un grupo de actores que los responsables de las señales oficiales se encargan de identificar.
El primero de ellos es una contratación directa del canal infantil Paka Paka, que anuncia la contratación directa N° 654 vinculada al Expediente 850 de Educar S.E. El pliego es por 52 capítulos de la serie “Wismo´s Little Tales”, de una duración de 3 minutos cada uno. La fecha de anuncio de la empresa ganadora estaba prevista para el 29 de julio pasado a las 15 horas. La serie fue cedida a Encuentro por Operating Eurovision and Euroradio, un conglomerado de contenidos de la Unión Europea y realizada por la productora Nadasdy Film con base en Suiza.

Canal Encuentro tampoco llama a un concurso o competencia de talentos para el doblaje: la elección del proveedor se hace por medio de la contratación directa N° 604 que lleva por referencia el Expediente 783 de Educar S.E.  y cuyo objeto de contratación es “el doblaje al español, versión argentino neutro” de la serie “Engineering The Imposible” de Discovery Channel. El contrato es por cuatro capítulos de 60 minutos de duración.
Estas contrataciones, de acuerdo a dos proveedores que trabajan para ambos canales y prefieren mantener su identidad en reserva, son una práctica habitual en el doblaje desde hace por lo menos dos años atrás. En su momento se realizaban concursos abiertos, pero por alguna razón se optó por dejar de lado la competencia entre productoras y sólo se hace una compulsa de precios.

Allí, no se establece otro criterio que la discrecionalidad del canal para elegir y el solo requisito del cumplimiento burocrático e impositivo del oferente. Tampoco se publicó en medios masivos sino que fue alojado en las páginas de los canales para que lo hallase quien buscara la información específica.
Ya en las “Especificaciones generales” de cada uno de los documentos, se aclara que el canal “podrá proponer voces que ya haya utilizado en doblajes anteriores u otras que considere adecuadas”.

Por si no quedase claro quiénes tiene prioridad, el artículo 10 de la licitación no deja lugar a dudas respecto a quién manda cuando se decide quienes son las voces autorizadas: “Canal Encuentro chequeará y decidirá para cada personaje e informará al adjudicado las voces seleccionadas. (…) Canal Encuentro podrá proponer voces adecuadas para esta serie. Las voces no quedan a libre elección de la empresa adjudicada a no ser que sea un bolo menor, siempre y cuando la voz a utilizar sea acorde al personaje…” (ver jpg adjunto).

Facsímil con las condiciones de contratación de proveedores
En la contratación directa de Paka Paka, se copia el mismo párrafo en el artículo 3 del apartado “Modalidad de Trabajo”.

Partiendo del principio que lo canales aprueban la lista definitiva de voces contratadas, la discrecionalidad es absoluta y no se establece en ninguno de los documentos un parámetro preciso del criterio que se usará para tal fin, aunque se aclara que los artistas que ya doblan las series que están en el aire tienen prioridad sobre los recién llegados.
De manera que los beneficiados de la reglamentación de la ley son en definitiva aquellos que tengan la preferencia de los ejecutivos de cada canal oficial.

Y en ambas contrataciones, se exige una experiencia de dos años en el doblaje al “argentino neutro” para televisión, una especialidad que fuera de los canales Encuentro y Paka Paka no suele estar difundida. Por el contrario, las empresas más activas en el rubro tienen una larga experiencia en el español neutro que las señales regionales suelen demandar para sus producciones emitidas en señales latinoamericanas. A priori, explican referentes del medio, el negocio de quienes trabajan en ese rubro para las señales oficiales está garantizado por al menos 24 meses, que es el tiempo que les llevará a sus competidores lograr ese estatus.
Otra de las regulaciones que podría prestarse para obstaculizar la llegada de productoras díscolas es la obligatoriedad de registrarse en el INCAA, un trámite que algunas fuentes consultadas sugieren puede significar un tamiz para sacar de competencia a las casas que realizan contenidos críticos al gobierno.

En tiempos en que Canal Encuentro y otras señales oficiales se pueblan de artistas que apoyan públicamente cada iniciativa del gobierno nacional y se vacían de “rebeldes”, solo resta preguntarse si la Ley de Doblaje no se convertirá en un coto privado para privilegiar tanta devoción con el lucrativo negocio del Doblaje. Otro de los negocios que rondan la nueva ley es la equiparación de los ingresos por derechos de los adaptadores y traductores locales con sus pares extranjeros en caso de tener la obra a su cargo.
Todas las contratantes de contenido se arrogan en definitiva el derecho a contratar el mejor artista para su doblaje. Los canales oficiales no escapan a esa forma de operar. Si el criterio de selección en Encuentro, Paka Paka y otras empresas oficiales será privilegiar la calidad de la obra, entonces la respuesta será positiva. Si la selección de las voces premia a unos y castiga a otros de acuerdo a sus posturas políticas, entonces el escenario se parecerá en mucho al que denuncian los detractores de la norma.

 

El artículo se realizó con la colaboración de Ignacio Montes de Oca tanto en su redacción como investigación

En Twitter: @EliminandoV